Prueba Daelim XQ2 300: A la medida de la ciudad

Publicado el lunes 10 de agosto de 2020
Daelim XQ2 300

Daelim se suma a esa corriente que ha transformado todos los scooters de 250 cc a 300 cc, aunque en el caso de la marca coreana no ha sido de la forma habitual. Por eso merece tanto la pena probar el Daelim XQ2 300.

Algunas marcas se sumaron a la tendencia de los scooters de 300 cc subiendo sus antiguos motores de 250 cc hasta una cilindrada mayor, a veces en torno a los 275 cc y otras rozando los 300 cc. Incluso algunos, como KYMCO o Piaggio, pasaron directamente a más de 300 cc para ofrecer sus respectivos 350 que, sinceramente, por precio y prestaciones acaban estando por encima de esta categoría. Otros desarrollaron motores nuevos de esa cilindrada, como Yamaha, que con el XMax 300 consiguió uno de los scooters más equilibrados y completos del segmento medio. Lo mismo cabe decir de rivales como los 300 de Honda.

Pero Daelim ha elegido una vía más rápida: coger el motor de 250 cc y convertirlo, simplemente, en Euro 5, sin tocar nada de cilindrada, aunque cambiando la denominación para que quede bien claro que su motor es capaz de entrar en la lucha de esos 300 cc sin necesidad de pasar de su cilindrada original de 247 cc. Es evidente que parte en esta carrera con algo de inferioridad, pero lo compensa siendo uno de los scooters de la categoría más ágiles y ligeros, lo cual le enfoca de forma precisa hacia el usuario más ciudadano. En esa pelea hasta toma ventaja y es donde el nuevo Daelim XQ2 300 de verdad destaca, como veremos.



Además han conseguido una estética diferente, original y atractiva. Como ves, este scooter ya no dispone de suelo plano, algo que durante muchos años fue una seña de identidad de la marca, pero a lo que poco a poco han renunciado. Si recuerdas, los Daelim de hasta hace 10 años eran todos de suelo plano. Después llegaron algunos modelos con la doble opción: podías elegirlo con suelo plano o puente, algo que sigue sucediendo con el hermano pequeño de este XQ, en versiones "P" o "D" en función de este suelo. En el XQ2 de 300 cc (perdón, 250 cc), prestaciones obligan, y solo existe, al menos por ahora, en esta versión. Y como siempre ocurre con la marca, la relación entre el precio y el equipamiento es sencillamente asombrosa: no encontrarás otro scooter de este segmento, por este precio, con tanto nivel de detalles.

CÓMO ES EL DAELIM XQ2 300

El Daelim XQ2 300 es prácticamente un scooter renovado con el motor que lleva el Daelim S3 250 Fi, con una parte ciclo similar, que es la que se emplea también en el Daelim XQ1 125 de tabique central. El chasis, como es habitual, es una estructura en tubo de acero sin otro particular que demuestra total corrección en marcha. Es más bien corto y bajo, compacto. Pesa 187 kg en orden de marcha, mide entre ejes 1.545 mm y su asiento alcanza los 790mm de altura al suelo. Así está por debajo de la media de la categoría, aunque no es excesivamente pequeño ni mucho menos incómodo. En las suspensiones se monta una horquilla estándar de 35 mm de diámetro y detrás dos amortiguadores con ajuste de precarga, mientras que para frenar se recurre a dos discos de 270 mm y 220 mm delante y detrás, respectivamente, por supuesto con el obligatorio ABS.



El motor ha sido revisado para superar la Euro 5. Sigue cubicando 247,1 cc para una potencia de 23,6 CV a 7.750 rpm, con un par de 22,72 Nm a 6.250 rpm, cifras elevadas para un 250. Por ejemplo, un Yamaha XMAX de 299 cc está en 28 CV, pero con un par de 20 Nm a 6.750 rpm; un KYMCO Grand Dink 300 de 276 cc alcanza los 24,5 Cv a 7.250 rpm, con un par de 25 Nm a 6.250 rpm. Es decir, está en línea con sus posibles rivales. Por supuesto, a estas alturas, se alimenta mediante inyección electrónica, estando refrigerado por agua y con culata de cuatro válvulas y dos árboles de levas.



Pero en un vehículo así es la parte del equipamiento la más interesante y, como te decía antes, en este capítulo sí está por encima de sus rivales más directos y casi a la altura de todo un Yamaha. Incorpora llave de proximidad, con un sistema de seguridad que permite, conociendo su "botón secreto", desbloquearlo para moverlo unos metros si un inhibidor de frecuencias "toca las narices". Añade faro delantero, piloto trasero e intermitentes todos de LED, un cuadro con la mitad digital inspirado en los BMW C 650 y tapón del depósito en el contraescudo con apertura sin llave, desde el pomo de contacto. También manetas regulables en distancia, caballete lateral y central, y una guantera delantera con USB, con otro enchufe del mismo tipo en el hueco bajo el asiento. Este se levanta desde una tecla bajo el pomo de contacto, si está la dirección desbloqueada, con solo pulsarlo. En el hueco entra un casco integral algo justo por altura, dejando espacio delante para un casco semi jet corto o similar. Lleva un amortiguador hidráulico para mantenerlo de pie, moqueta y luz de cortesía. Tan solo necesitaría unos anclajes más sólidos para cuando está abierto, porque en esta posición se mueve bastante. Como ves, buen nivel de equipamiento para el "300" más económico del mercado actual.



Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de todos los modelos Daelim del mercado

CÓMO VA EL DAELIM XQ2 300

Es lógico que este nuevo "300" de 250 cc no es el más rápido de los de su categoría. Como te hemos comentado, sí ofrece cifras cercanas a los 300 cc reales. Y no es pesado, sino bastante compacto. Pero la cilindrada no juega a su favor en este aspecto. Teniendo esto claro, tienes que valorar las cosas que sí te ofrece: es el scooter medio (entendiendo por medio esos 300 y este) más económico del mercado, incluyendo algunas de esas marcas especialistas en scooters baratos. Aun así, el Daelim XQ2 300 pertenece a una marca con larga experiencia en este tipo de vehículos y respaldada por un importador de prestigio, la empresa valenciana Motorien. Además, aparte del precio, mira el nivel de equipamiento y verás cómo es un scooter más que interesante.



Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de todos los scooter de más de 125 cc del mercado

Y si solo fuese por eso no sería suficiente. Es un scooter; por lo que tiene que resultar cómodo, utilizable y versátil. Y lo es. Está a la altura de lo mejor de su categoría en ciudad. Eso sí, en carretera se queda un poco más justo, aunque no demasiado. Alguno de los 300 reales que hemos probado en estos últimos años no corren mucho más que este. El Daelim XQ2 300 supera los 130 km/h reales llaneando y cuando pillas algo de bajada a tu favor es capaz de pasar de ahí un poco más. Es algo que ya ocurría con el S3 250, modelo que Daelim todavía tiene a la venta. Este 250 es un scooter ligero, con un desarrollo de transmisión algo largo -y acertado, en mi opinión- que permite exprimir el motor hasta arriba. Rara vez llegarás al corte de encendido y esto será siempre en bajada larga, ya a mucha velocidad. Ahora bien, a esa velocidad resulta muy cómodo: esa cúpula larga quita el aire de la cara, sin estorbar a la vista ya que queda por debajo de la altura de los ojos siempre. En su instrumentación, solo cabría mejorar la visibilidad del cuentavueltas. Por lo demás, más que correcto.



No es, a pesar de su aspecto, un scooter deportivo ni pretende serlo. Acelera bien, pero el motor se nota bastante pausado, seguramente debido a ese desarrollo largo. Tampoco es duro de suspensión, aunque trabajan bien para un ritmo normal. Los neumáticos de serie agarran lo suficiente en seco, condiciones en las que los hemos probado, y el scooter tumba todo lo que necesite sin rozar. Pero no invita a ese tipo de conducción. Los frenos, con las manetas regulables en distancia, tienen buen tacto y mordiente, si bien durante la prueba si llegamos a fatigarlos y a perder esa buena potencia de detención. A su favor hay que decir que fue probando al límite los frenos, es decir, frenando muy duro, en uno de esos días con una temperatura muy por encima de los 35ºC en la calle. Seguramente en una utilización normal no llegue a ocurrir nada de esto.



Pero en la ciudad todo son bondades a favor del Daelim. En parado se siente ligero. Permite un fácil acceso, con ese puente central no excesivo y sobre el asiento se nota bastante más amplio que el S3, que se quedaba muy justo para los más altos, con el suelo muy cerca del asiento. Este ha mejorado en ese aspecto.

Ya en marcha, es tranquilo, cómodo y ágil. Gira mucho, no se siente pesado en ningún momento y pasa por cualquier sitio. A los retrovisores les damos muiy buena nota: van por delante de la cúpula, son plegables y permiten una visión perfecta de lo que tienes detrás, pero entre coches hay que vigilar que puedan pasar. Y todo ello, sumado a su precio y equipamiento, hace del Daelim XQ2 300 un gran scooter, diseñado a la medida exacta de la ciudad.



LO MEJOR

-Agilidad y manejabilidad

-Equipamiento de lujo

-Precio

MEJORARÍA CON

-Frenos justos

-Anclajes del asiento

-Cuentavueltas poco visible



ASÍ VEMOS EL DAELIM XQ2 300

En carretera: 3

En ciudad: 4

Pasajero: 3

Confort: 4

Equipamiento: 4

Autovía: 3

El Daelim XQ2 300 es un scooter muy ciudadano, a pesar de su nombre de 300 y cilindrada de 250. No quiere esto decir que no sea capaz de rodar en carretera, ya que corre lo suficiente para hacer kilómetros por los accesos a la ciudad y circunvalaciones y mantener el ritmo del tráfico, lo cual es un asunto de seguridad. Pero tampoco tiene prestaciones para ir mucho más deprisa que eso. Sin embargo en la ciudad sí puede presumir de ser muy manejable y cómodo. En equipamiento va muy bien servido, aunque un hueco para el casco donde cabe un integral y un semi jet no es de lo mejor, no obstante sí suficiente en muchos casos. Es cómodo, tanto para uno como para dos ocupantes y en autovía, al igual que en la carretera, tiene suficiente potencia como para recorrer kilómetros a la velocidad máxima permitida sin estrujar demasiado el motor, con comodidad gracias a su ergonomía y cúpula alta.

Fotos: Miguel Méndez



Más información del Daelim XQ2 300

 

Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Daelim.
Precios del Daelim con ficha técnica y equipamiento completo.
0