Propuesta PONS Seguridad Vial: cómo fomentar el uso de la motociclieta tras el coronavirus

Publicado el viernes 01 de mayo de 2020
Moto movilidad urbana

Tras el regreso a la tan comentada "nueva normalidad" en nuestra vía diaria tras la pandemia por coronavirus, ya se están planteando la posibilidad de nuevos escenarios en lo relativo al tráfico, también de motocicletas en la ciudad. Esta es la propuesta de PONS Seguridad Vial.

El período de "desescalada" está cada vez más próximo y el diseño de nuevos hábitos, reglas y normas de conducta en todos los sentidos estarán a la orden del día. Lo mismo cabe decir para el momento en el que podamos volver a utilizar nuestras motos y scooters, sobre todo en la ciudad. Las nuevas necesidades derivadas de las consecuencias de la pandemia por coronavirus, como evitar aglomeraciones de cualquier tipo, requerirá un nuevo concepto de transportes donde ya se prevé una mayor incidencia relativa del privado frente al público.

En este sentido cobra especial relevancia la motocicleta. Por multitud de motivos, como economía, eficiencia en ahorro de tiempo, facilidad de aparcamiento y un largo etcétera, scooters y motos serán grandes protagonistas de esta nueva realidad en nuestras ciudades. La opción de poder llevar una motocicleta de hasta 125 cc con tres años de experiencia con el carné de coche B, sin duda significará un repunte de esta categoría de dos ruedas y una aún mayor popularización en nuestras urbes.



Ante esta inminente demanda, los especialistas en consultoría de movilidad PONS Seguridad Vial han planteado nuevas propuestas para facilitar este paso de usuarios del volante a las dos ruedas. Su principal iniciativa consiste en la reducción de la velocidad máxima en las rondas urbanas de los actuales 70 km/h a 50 km/h. De esta manera se beneficia la seguridad de esos nuevos usuarios que, en teoría, estarían más cómodos circulando a un ritmo inferior en el tráfico. Esta propuesta sería esencial en lugares como la Ronda Litoral de Barcelona y la M-30 de Madrid.

También se propone una nueva norma para el acceso a las ciudades por las grandes vías de acceso. Se trata de permitir a bicicletas y ciclomotores la circulación por los arcenes con una velocidad limitada a 30 km/h. Esta norma facilitaría la fluidez del tráfico de forma significativa. Ahora bien, desde formulamoto pensamos que no hay obstáculo para permitir a las motocicletas de cualquier cilindrada y condición beneficiarse de esta misma reglamentación. Al fin y al cabo, el espacio ocupado por una motocicleta es prácticamente el mismo que el de una bicicleta o un ciclomotor, y se mantendría la misma norma de límite a 30 km/h.

Todas las noticias del coronavirus relacionadas con el mundo de la moto

Las cinco propuestas de PONS Seguridad Vial

a. Limitar a 50 km/h la velocidad de circulación de las rondas urbanas y de los trayectos de acceso entre rondas interurbanas – rondas urbanas. Este hecho garantizaría la protección de los vehículos de dos ruedas más vulnerables en este tipo de vías (motociclistas de vehículo de 125 cc), además del resto de motociclistas. Una velocidad media más baja reduce los riesgos de colisión y, por otra parte, en trayectos internos tan cortos como estos, incluso la velocidad media de desplazamiento podría ser superior ya que una colisión grave hace descender los tiempos medios de desplazamiento del día.

b. Habilitar los arcenes de las vías anteriores para la circulación limitada a 30 km/h para bicicletas y ciclomotores. Se trata de los usuarios más vulnerables que, o bien no pueden legalmente acceder aún por estas vías, o al hacerlo a altas velocidades los riesgos son muy altos. Todos ellos suponen una solución muy interesante para afrontar el transporte privado que viene del transporte público, pero es preciso facilitar su acceso garantizando su seguridad.

c. Habilitar carriles 30 km/ h en grandes ejes interiores de la ciudad para bicicletas y ciclomotores. El vehículo de dos ruedas se convertirá en prioritario en los desplazamientos medianos (alrededor de los 5 km/h). Es preciso habilitar que sean seguros.

d. Duplicar los espacios de estacionamiento para patinetes, bicicletas y motocicletas.

e. Facilitar el transporte de la bicicleta y el patinete en aquellos espacios de transporte público que sea posible. La distancia social y la mejor distribución de personas en el espacio del transporte público son perfectamente compatible con la portabilidad de un patinete o bicicleta plegables.



Según PONS Seguridad Vial, "estas cinco propuestas van dirigidas a reordenar el uso de las infraestructuras, vías y vehículos desde un punto de vista normativo con el objetivo de que las administraciones públicas puedan gestionar con seguridad y eficacia la movilidad durante la fase de desescalada en nuestro país y sienten las bases de la Movilidad Responsable del futuro. Como consecuencia de la normativa sanitaria que previsiblemente impedirá que el transporte público pueda asumir todo el volumen de pasajeros al que tradicionalmente hacía frente y con el objetivo de facilitar soluciones alternativas coche privado, PONS Seguridad Vial prevé un incremento sustancial de los desplazamientos en vehículos de dos ruedas como motocicletas, ciclomotores, bicicletas y patinetes en las vías públicas. Ante este previsible aumento de la movilidad en dos ruedas, PONS Seguridad Vial propone la adopción de las siguientes medidas con el objetivo el poder recuperar la actividad económica y social habitual garantizando la seguridad vial, la movilidad digna y la salud de todos los ciudadanos".


Especial MotoGP2020
0