Coronavirus Tras un robo en EE.UU.

Kawasaki Ninja 400 solidaria: regalo a una enfermera

Publicado el lunes 27 de abril de 2020
Robo Kawasaki enfermera

La pandemia por coronavirus ha puesto de manifiesto infinitas muestras de solidaridad en todo el mundo. Un concesionario de Kawasaki se ha sumado con una iniciativa muy especial: regalar una Ninja 400 a una enfermera a la que le había robado la suya.

El desarrollo de la historia tiene lugar en San Antonio (Texas). En esta ciudad estadounidense se produjo el robo de una moto, un suceso que, desgraciadamente, está a la orden del día. Pero en la situación actual dominada por la respuesta a la pandemia por coronavirus, puede tener una transcendencia peculiar. Estamos hablando de una moto propiedad de una enfermera, uno de los sectores profesionales más afectados por la enfermedad, ya que deben lidiar en primera línea con un virus hasta ahora desconocido y que les plantea el reto de llevar al límite su profesión, incluso con evidente riesgo personal. Además, las jornadas laborales se multiplican, con turnos doblados y horarios muy diferentes.

Esto requiere un medio de transporte ágil y la motocicleta responde a la perfección a esta necesidad, además de ser más segura en lo que respecta al virus que los medios de transporte públicos. En esta tesitura se ha encontrado la enfermera Mercedes Suárez, quien utilizaba una Kawasaki ZZR 250 para trasladarse a su trabajo. El robo de su moto le supuso, al margen de perder a su querida "compañera", un grave trastorno en su vida diaria.



Pero esta historia tiene un final feliz. Dave Sears, propietario del concesionario Alamo Cycle Plex donde se comercializan modelos Kawasaki, conoció su historia y se puso en contacto con Kawasaki USA para ver la posibilidad de ayudar a esta enfermera. Los responsables de la firma japonesa acogieron la iniciativa con entusiasmo y no solo pusieron a disposición del concesionario una Kawasaki Ninja 400 totalmente gratis, sino que añadieron un sistema GPS para que pudiera estar localizada en todo momento. Mercedes volvió a poder disfrutar de su vida en moto.

Y hay más noticias al respecto. Su antigua ZZR 250 apareció, pero en un estado deplorable como es habitual en este tipo de sucesos. Y un taller de su zona se ha puesta a su disposición para repararla. "No hay mal que por bien no venga", reza el refrán. Aunque algo nos dice que después de subirse en la Kawasaki Ninja 400, será difícil que vuelva a utilizar la ZZR 250, ¿no crees?

Especial MotoGP2020
0