Estado de alarma: ¿cómo pasan el tiempo los pilotos del BMW Motorrad WorldSBK?

Publicado el martes 07 de abril de 2020
Estado de alarma: ¿cómo pasan el tiempo los pilotos del BMW Motorrad WorldSBK?

Tom Sykes y Eugene Laverty están cumpliendo con el confinamiento en casa para prevenir que aumenten los contagios por coronavirus. A pesar de eso, ambos se mantienen ocupados, aunque de diferentes maneras.

La crisis mundial provocada por el virus COVID-19 también está afectando y mucho al mundo de la competición. Las ruedas de las motos se han parado y aún no se sabe cuándo será posible reiniciar el campeonato WSBK, que tuvo su primera cita en Phillip Island. Mientras esperan, los dos pilotos del equipo BMW Motorrad WorldSBK, Tom Sykes y Eugene Laverty, permanecen en casa.

Mientras Sykes, como padre, tiene ahora más tiempo para estar y disfrutar con sus hijas, Laverty hace cosas que le interesan hace tiempo, como la música y los idiomas.

"Es una situación extraña y mientras no esté relativamente bajo control, por lo que veo aquí en Portugal, mi esposa Pippa y yo hemos optado por quedarnos encerrados siguiendo la consigna de 'Quédate en casa'", dice Laverty, que vive cerca del circuito de Portimão. Sykes añade: "Es un momento difícil para todos a nivel mundial y parece que los gobiernos quieren tener este virus bajo control pero mientras siga estando es mejor quedarse en casa y esperar que esto pase más pronto que tarde".

Por lo general, los pilotos del WorldSBK viajan mucho. Así que para la familia de Sykes, el descanso obligado trae consigo la parte positiva, ahora puede pasar mucho más tiempo con sus dos hijas, que están con él en su casa de Leamington Spa, Inglaterra. Los tres están en contacto con el resto de su familia por teléfono. Según Sykes, en general no ha cambiado mucho para el: "Soy muy afortunado, ya que desde que era joven uno de mis objetivos era trabajar para conseguir establecerme y crear una familia. Le doy gracias a mi buena estrella ahora más que nunca". La casa tiene una buena cantidad de terreno, lo que permite que los tres pasemos mucho tiempo fuera, pero siguiendo en casa.

"En el exterior junto con un gran tobogán hay un montón de juguetes, por lo que el jardín lo estamos usando mucho", dice Sykes. "Hemos tenido la suerte de tener buen tiempo, casi como el principio del verano. A mis dos hijas les encanta bailar, así que pongo la música fuera y les monté un pequeño escenario de madera para que las niñas bailaran. Me sirve para entretenerme yo también". Y cuando hace frío fuera, el juego continúa dentro. "Pintamos, hacemos manualidades, vemos películas y comemos dulces de vez en cuando. Podemos seguir siendo bastante normales, con la excepción de no ir a la escuela", por lo que con este panorama, Sykes ha asumido un nuevo rol de maestro para sus hijas y les ayuda con las tareas de la escuela durante este tiempo.

Además del jardín y la sala de estar, Sykes también pasa mucho tiempo en la cocina. "Siempre he sido el que cocina, pero mi lado chef ha salido ahora con más fuerza", sonríe. "Siempre pienso en una buena alimentación para mí y mis hijas porque quiero que tomen comida sana y fresca, pero obviamente ahora no es tan sencillo darse ese lujo, así que mi congelador está lleno ya que intentamos que la despensa nos dure más para ir lo menos posible al supermercado". Sykes se está esforzando como manitas, realizando algunos trabajos de bricolaje en la casa.

Cursos de guitarra, idiomas y primeros auxilios




Por su parte, Laverty también está lejos de aburrirse en Portugal. Una de las primeras cosas que hizo, fue coger unos rompecabezas de 1.000 piezas. El primero ya está terminado. También se ha inscrito en un curso de guitarra online. "La música y el lenguaje son dos cosas que desearía haber aprendido desde niño, y ahora lo estoy compensando". Y es muy bueno para mantenerte la mente activa.

Junto con su esposa Pippa, Laverty participa en un curso de primeros auxilios online. Están aprendiendo qué hacer, por ejemplo, en caso de un paro respiratorio, un ataque al corazón o hemorragias, como el masaje cardiovascular y la posición de recuperación. "Son lecciones básicas importantes que pueden salvar vidas", subraya Laverty.

Laverty también es muy activo en sus canales de redes sociales y está preparando cosas para sus fans. Entre ellas, su podcast, que ahora graba desde casa. Y, gracias a la magia de las redes sociales, también se enfrenta a varios retos diferentes junto con otros pilotos del mundo de los deportes de motor de dos y cuatro ruedas, desde rompecabezas hasta desafíos de fitness.

Hablando de fitness, el entrenamiento físico obviamente ocupa todavía mucho tiempo para los dos pilotos del equipo BMW Motorrad WorldSBK. Como pilotos profesionales, se preparan para el momento en que la competición se reanude. Para Sykes, la situación actual no ha cambiado nada en este aspecto. "He estado entrenando en casa desde 2011", explica. "Siempre planeé estar en casa por varias razones, pero principalmente para aprovechar mejor el tiempo, así que tengo la suerte de tener un gimnasio completo en casa. Eso significa que estoy muy bien organizado y no tengo que preocuparme por el aspecto del entrenamiento. La único que no estoy haciendo en este momento es salir en bicicleta".

Laverty también ha tenido que poner su gran hobby, el ciclismo, en espera. "Todavía está permitido, pero la realidad es que hay 100.000 accidentes de ciclismo al año y ahora no es el momento de añadir estrés". Y así su bicicleta 'se queda en casa'. Para pasar el tiempo mira viejos documentales de competición o revisa otras temporadas. Además, Laverty sigue trabajando en su fuerza y sus condiciones físicas. "Echo de menos pilotar motos," dice Laverty. "Pero la ausencia hace que el corazón se encariñe aún más, ¡así que estaré más que listo para volver a la acción!"

 


Especial MotoGP2020
0