Cuida de la moto en los días de cuarentena: montaje de accesorios

Publicado el miércoles 25 de marzo de 2020
Accesorios moto

¿A que habías pensado alguna vez en instalar un baúl a la moto? ¿O unos puños calefactables? Un soporte de GPS, la manta del scooter… Hay infinidad de accesorios interesantes para la moto que muchas veces no hemos montado por falta de tiempo. Con el problema del coronavirus, ha llegado el momento.

No te vamos a proponer el montaje de una nuevo kit de aumento de cilindrada para el scooter, o unos árboles de levas nuevos más cruzados ni nada que requiera un taller especializado para hacerlo con mínimas garantías. Pero hay toda una serie de accesorios simples y fáciles de montar en casa, desde baúl, maletas laterales, alforjas en cuanto a accesorios para transporte de cosas, a puños calefactables, soportes de GPS con enchufe o luces accesorias para tu confort o seguridad. En lo mecánico, ¿un silenciador de escape?

Hay otros muchos elementos, lógicamente. Si hablamos de motos custom o trail, la oferta es casi interminable y este escrito sería un libro entero. Vamos a centrarnos en algunos de los más comunes, que ahora puedes conseguir con facilidad por internet y montar sin complicaciones. El propósito, una vez más, es darte ideas de cosas para hacer con la moto en estos días que no puedes sacarla, de forma que cuando nos libremos del coronavirus tengas la moto perfectamente preparada. Vamos a ver las que se nos han ocurrido.

1º- ¿Dónde consigo piezas?

En internet tienes gran cantidad de oferta. Amazon incluso tiene un amplio catálogo si buscas accesorios "universales", como por ejemplo puños calefactados, los consigues con bastante rapidez. Muchas de las tiendas de recambios online tampoco han cerrado y siguen trabajando, si lo que necesitas es más específico.



2º- Baúl y maletas

No es difícil montar un baúl o unas maletas laterales. Necesitarás alguna herramienta, aunque no complicada, como llaves planas, llaves allen, destornillador y poco más. Es importante que compres una de cierta calidad y que tenga el kit de herrajes y soporte específico de tu moto, ya que con kits universales, más baratos, te complicarás la vida porque acabas por necesitar acoples e inventos para instalarlos, mientras que los dedicados a tu moto vendrán ya pensados para, simplemente, instalar siguiendo las instrucciones que traen.

Recuerda que normalmente se vende por separado kit de herrajes y maletas. Y si es un kit de baúl más maletas laterales, son varios kits compatibles, pero separados. Consulta con el vendedor cuáles necesitas para no encontrarte que te faltan cosas cuando te pongas. Si quieres ver más o menos lo que te espera, nosotros hemos montado algunos de estos kit: el de baúl Shad para Yamaha FJR en este video o todo un kit GT de Givi en una Suzuki SV 650 en este otro video.

3º- Puños calefactables

Quizá estamos ya un poco fuera de temporada para esto, pero no te quepa duda que el invierno duro volverá dentro de unos meses y entonces será cuando puedas aprovechar este montaje. No son difíciles de instalar, aunque entra en juego la electricidad de la moto y eso es más delicado. Necesitarás, además de las pocas herramientas clásicas, alguna brida y te aconsejaría que montaras también alguna funda para el cable. La instalación no es complicada: tienes tutoriales para hacerlo y suelen traer instrucciones. Básicamente consiste en tirar una instalación hasta la batería, cambiar los puños que llevas por estos y ajustar al manillar la centralita de control, si la lleva.



Para llevar esos cables hasta la batería tendrás que desmontar bastante carrocería en un scooter y al menos el asiento y el depósito en una moto. Yo metería ese cable paralelo dentro de una funda o macarrón para instalaciones, separándolo lo más posible del motor y sujetándolo con bridas (o cinta aislante) al chasis hasta sacarlo por delante del depósito. De aquí hacia los puños puedes sujetar los cables con bridas a los de la propia instalación de la moto. Comprueba que esos cables o los puños nuevos no tocan con las manetas. Para sacar los viejos, si no los quieres romper (lo más rápido es tirar de cúter), salen bien con aire comprimido, levantando un poco la goma que queda al interior del manillar y metiendo aire por ahí. Para meterlos suelen entrar bien; si no, con jabón y agua o alcohol. No se te ocurra suavizar con aceite, so pena de que quieras que los nuevos puños giren locos sobre el manillar para siempre. Y si deseas una instalación más profesional, intercala un fusible en esa instalación y toma la corriente de los cables del contacto, de modo que cuando apagues la moto no te los dejarás encendidos.

4º- Luces accesorias

Yo que tú no lo haría, que dicen en las películas del oeste, salvo que estemos hablando de kits del fabricante de la moto, es decir, de accesorios originales, en cuyo caso lo mejor es seguir las instrucciones del mismo. En cualquier otro caso hay que tener en cuenta que en las ITV pueden ponerte mil pegas y que son poco amigos de lo que se sale de lo común.

Con la ley en la mano, pues montarlos siempre que sean blancos, vayan por debajo del faro principal de la moto, a los lados, y de forma simétrica al centro de esta. Aun así te pueden pedir certificado de homologación de los nuevos faros y de la instalación en un taller autorizado. Si te quieres arriesgar, tienes que hacer una instalación similar a la de los puños, introduciendo un interruptor para el sistema e intercalando el fusible y un relé que tome corriente del contacto, de forma que se apaguen estos faros si no está el contacto principal de la moto. Puedes encontrar tutoriales que te lo explican detalladamente en internet, pero insisto: no lo hagas por ti mismo sin garantizarte antes de su legalidad.

Precios, ofertas, fichas técnicas y fotos de todos los modelos del mercado

5º- Soporte de GPS o accesorios

El soporte en sí no presenta muchos problemas: suelen venir preparados para el manillar, la varilla del retrovisor o, en algunos casos, de soportes específicos para una moto, donde te diga el fabricante. Algunos genéricos vienen con palomillas, de forma que lo montes y lo desmontes rápidamente. Sustituyendo las palomillas por tuercas normales los dejarás fijos, pero eso no impedirá que te lo puedan robar. Más interesante es sacar, cerca de ese soporte, un enchufe USB o tipo mechero desde la batería. Es igual que esa instalación de los puños, pero más fácil: no necesitas pasar por el contacto ni un relé, ya que este enchufe solo tirará de la batería cuando le enchufes algo.

6º- Silenciador de escape

Ten claras dos cosas: no es lo mismo montar un silenciador nuevo para el escape que una línea nueva de escape, y menos si esta es algo especial, de carreras o similar. Sacar todo el provecho de un escape completo nuevo requerirá más cambios en la inyección y a lo mejor hasta de encendido para aprovechar todo lo que el nuevo escape puede ofrecer. Si es solo el silenciador sacarás poco de la moto. Estos se cambian bien porque el suyo original está roto y es caro, o por estética y sonido, pero nada más. Asegúrate que está homologado para circulación en carretera, no te vayas a encontrar que en la ITV te tiren para atrás al ser un silenciador solo para circuito o uno de fabricación dudosa no homologado. Cambiarlo no suele ser un problema: quitas el original del soporte, la abrazadera que lo conecta al colector de escape y montas el nuevo, con soportes nuevos si trae, tal y como te pidan las instrucciones. Pero ten claro que ni los más sofisticados y caros aportan mucho más que estética y sonido. Te lo contamos en esta comparativa BMW C650 Sport con y sin Akrapovic.

Especial MotoGP2020
0