46 Reunión Invernal Arguis: solo para los muy moteros

Publicado el viernes 03 de enero de 2020
Reunión Invernal Arguis 2019

En esta edición 2019 de la Reunión Invernal Arguis, la lluvia y el viento, combinados con unas temperaturas inusualmente suaves (1ºC fue la mínima de esta edición) fueron la constante. No se recordaba una edición con lluvia desde 1989, puesto que lo habitual es que las precipitaciones, cuando las ha habido, sean de nieve.

Tan solo un poco de nieve apareció el viernes por la noche, que no llegó a cuajar al caer sobre el suelo empapado. Desde Fórmula Moto resolvimos acudir a la reunión motorista más antigua de España sobre una Yamaha TZR 80 RR de 1992. No fuimos los únicos que hicimos el viaje con artefactos peculiares. Viajar a Arguis sobre este tipo de moto (2T, 17 CV, 27 años) es una experiencia única que, desde estas páginas, recomendamos encarecidamente.

Las motos más antiguas de esta edición fueron dos sidecares BMW R75 WH "Afrika Korps" de 1942, pero el muestrario de Montesa, Vespa, MZ, Bultaco, Ural, BMW, trail y maxitrail así como de motos 2T era rico y variado. Dos participantes, a pesar de la lluvia, hicieron el viaje completo desde Barcelona por pistas forestales, mientras que tres jóvenes de 16 años acudieron con sus enduro 125 atravesando las montañas. El resto de participantes optaron por acudir por la antigua y mítica carretera C-136 que atraviesa el puerto de Monrepós, el mágico Stelvio Español, que se llenó de motos durante todo el fin de semana.

La afluencia (especialmente de gente de Zaragoza y Huesca que se acercan a pasar el día) se vio indudablemente afectada por el mal tiempo reinante. No ocurrió lo mismo con el número de inscritos, que se mantuvo en las cifras habituales pese a una climatología que no dio tregua en todo el fin de semana. El dato destacable es que el 70% de los participantes de la Reunión Invernal acudieron desde fuera de España. Multitud de franceses, un número muy importante de portugueses, así como andorranos, italianos, suizos, belgas, ingleses, holandeses, alemanes y hasta un participante llegado de Rumanía, otro de la Isla de Man y otro (andorrano) que partió desde Guinea Bissau para finalizar su viaje en Arguis, convirtieron de nuevo a este precioso pueblo de montaña en el faro que ilumina el mototurismo europeo bajo la bandera de la amistad.



Un año más, el idioma francés se convirtió en la "lingua franca" de la Reunión Invernal. Traspasar los muros de Casa Lafoz era introducirse en la esencia de la historia común del motociclismo europeo frente a cualquier moda. El mal tiempo convirtió este año a Casa Lafoz, más aún si cabe, en el centro de operaciones de la Invernal, puesto que las condiciones atmosféricas dificultaron mucho permanecer en la calle junto a la gran hoguera. Una edición que, además, se realizaba en memoria de Oliva Ara, alma mater de esta mítica posada de montaña, fallecida recientemente. Entre sus muros de piedra, bajo las vigas de madera y con el calor de la chimenea, lo vivido en Casa Lafoz durante el fin de semana no puede explicarse con palabras, porque hay que estar ahí para entenderlo. La permanente sonrisa de satisfacción y la felicidad en el rostro de los participantes fue la mejor prueba de que Arguis está en otro plano paralelo.



A media tarde, una trompeta traída por el Moto Club Les Bombardiers entonaba La Marsellesa, que todo el mundo cantó a coro bajo el techo de Casa Lafoz. Parecía el rodaje de Casablanca; no en vano, fuera estaban aparcadas motos de la época del III Reich como si se tratase del Rick's Café Americain de Humphrey Bogart. Todas ellas son tradiciones de la Reunión que propugna la amistad sin fronteras, mientras especialidades típicas de media Europa se compartían y degustaban. El Moto Club Monrepós en su conjunto, junto con sus delegaciones en Francia y Portugal dirigidas, respectivamente, por Pascal Lamotte y Joao Penedo, realizaron un trabajo impecable para dotar a Arguis de ese ambiente distintivo y absolutamente delicioso imposible de encontrar en otro lugar.



Una nutrida representación del Moto Club La Leyenda Continúa con Mariano Parellada al frente (uno de los moto clubes habituales de la Reunión Invernal), acudió a Arguis para otorgar al Moto Club Monrepós el diploma de concesión del premio "Leyenda de Honor 2020", lo que provocó momentos muy conmovedores.



Por otro lado, una delegación del célebre Moto Clube Faro encabezada por Steven Sousa se desplazó hasta Arguis para entregar un trofeo de reconocimiento al Moto Club Monrepós por su labor, junto con un emotivo acto de hermanamiento que incluye el compromiso de trabajar en común para la puesta en valor y promoción de los valores del motociclismo europeo. De este modo transcurrió la 46ª Reunión Invernal de Arguis, el Camino de Santiago de los más viajeros. ¡VIVA ARGUIS! ¡ULTREIA!





Especial MotoGP
0