Concentraciones Moteras PENITENTES 2016 en acción

Triumph Street Twin: Para mi sorpresa

Comentar Publicado el miércoles 25 de mayo de 2016
Triumph Street Twin

A los "800 kilómetros, 20 puertos y más de 5.000 curvas" que reza el subtítulo de Penitentes 2016, yo le sumo una nueva cifra... Más de 100 veces respondiendo con frases que empezaba con: "Pues para mi sorpresa...".

Pues para mi sorpresa, muy cómoda. Pues para mi sorpresa, bastante rápida. Pues para mi sorpresa, súper divertida. Pues para mi sorpresa, perfecta para Penitentes... Así empezaban buena parte de las conversaciones que disfruté, y mucho, cada vez que hacíamos una paradita durante la XI edición de esta ruta convertida ya en una de las imprescindibles del calendario motociclista anual.

¿Que por qué esa ´sorpresa´? Pues porque, lo confieso, en un principio mostré cierto escepticismo sobre la idoneidad de la moto con la que nos enfrentamos al reto. Y todo porque la siempre inquieta mente de Ramón López elucubró que una aventura tan auténtica como Penitentes debía hacerse a lomos de una montura de carácter igualmente auténtico. Y las elegidas para satisfacer esa necesidad de autenticidad fueron dos Triumph Street Twin ante las que, empiezo por el final, acabaría ofreciendo mis disculpas por haber dudado si quiera un instante sobre sus capacidades.



... eran ellas

Una más una, en este caso no es igual a dos. Porque las reacciones de la gente al ver dos de estas Triumph igualitas e inseparables desde el día previo a la ruta y durante toda ella, tenían algo de mágico. Una Street Twin más una Street Twin igual a... imán para participantes y curiosos que no se resisten a acercarse para preguntar la razón de esa elección. Y la verdad es que me encantó sentirme tan protagonista aunque, no me engaño, las protagonistas... eran ellas. ¿Celoso yo?

Las dos Triumph irradian tanta personalidad que, siendo solo dos, tienes la sensación de estar participando en una concentración ´only for Triumph´ o asistiendo a una reunión monomarca. Lo digo en serio, un grupo de seis maxi-trail de la misma marca paradas en una gasolinera no parecían despertar especial atención, pero llegábamos nosotros con las dos Triumph Street Twin y no tardaba en acercarse alguien a interesarse por nuestro hermanamiento Triumphero, recibiendo algún halago extra la versión Black que llevaba Ramón, con su asiento en cuero marrón, depósito negro mate y escapes Vance & Hines. ¿Celoso yo?

Casi 2.000

Entre el sábado de ida, ruta del domingo y lunes de vuelta, casi un par de miles de kilómetros les regalamos a las Triumph Street Twin y, entre mis "para mi sorpresa", se encuentra el uso en autopista. Cierto es que a velocidades un poco "alegres" te obligan a pasar por el surtidor con algo más de frecuencia, pero se compensaba con la comodidad que ofrecían tanto la suavidad de su motor como la posición de conducción, que ni siquiera hacía echar de menos algo de protección frontal. Es más, su contenida talla y la ausencia de carenado, hizo más fácil lidiar con el insistente viento –por llamarlo de alguna forma– que nos acompañó desde que entramos hasta que abandonamos la provincia de Zaragoza.

La ruta, por hermanarnos aún más, la hicimos acompañados por otras dos Triumph, las Tiger de los Cornejo brothers y, para darle el toque exótico, la GS de Agus, que han compartido aquí mismo su aventura con nosotros. Y en la ruta fue donde pusimos a prueba de verdad la versatilidad de las Twin, porque en lo que a carreteras se refiere hubo de todo. Casi de circuito como la del Cotefablo, difíciles pero de ensueño como la del Añisclo, de tierra como la de Nocito, para disfrutar como la de Ansó y Roncal o "para sufrir" como la de Jaca a Borau. En cada parada comparábamos sensaciones con nuestros compañeros de ruta y lo cierto es que no envidiábamos nada especialmente de sus motos, en principio, más ruteras. Vale, los puños calefactables de Agus no me hubieran venido mal, y me consta que a Ramón no le hubiera importado disfrutar en algún momento del mullido más blandito de mi asiento... La ruda estética custom es lo que tiene.

Las twin Twins

Fueron juntas, rutearon juntas, las aparcábamos juntas, las fotografiamos juntas, volvieron juntas y me dolió cuando hubo que separarlas al llegar de vuelta a Madrid. Tan inseparables fueron durante esos tres días que me hice a la idea de que el nombre de nuestras Twin no venía por su bicilíndrico en paralelo, sino porque efectivamente eran dos gemelas viajando juntas por la Península. Precisamente, dotarles de esa personalidad tan humana me puso más fácil pedirle perdón a las dos por haber recelado de que eran unas auténticas devora-carreteras que, para mi sorpresa, se marcaron todo un Penitentes haciendo gala en todo momento de su personalidad británica y un elegante carácter.

0
Nuestros vídeos en

Las 10 principales novedaes de 2018
Estas son las mejores novedades desveladas en el pasado Salón de Milán

Especial MotoGP