Chollos Fórmulas financieras para comprar

¿Renting, alquiler o financiación de moto?

Publicado el martes 09 de abril de 2019
Renting moto

Renting a particulares, financiación con valor residual y recompra, leasing... en los últimos años las fórmulas financieras para comprar una moto se han multiplicado. Algunas de ellas son parecidas a otras, pero no iguales. Y no es fácil diferenciarlas y comprender qué ventajas e inconvenientes tienen cada una de ellas.

Es bastante frecuente que confundamos algunas de ellas con otras, incluso personas que están vinculadas dentro del negocio. No es lo mismo un renting (en el que realmente alquilas a largo plazo una moto) que una financiación con recompra a un plazo determinado. De hecho, esta segunda es mucho más frecuente que el renting tradicional, aunque solamos oír mucho más lo de "me he comprado una moto por renting, solo pago la mitad y luego puedo cambiarla, devolverla o quedármela".



Además, existen otras opciones. Una financiación normal, un alquiler normal (cada día hay más oferta) e incluso el extrañísimo en el mundo de la moto, pero existente, leasing o, más técnicamente "arrendamiento financiero". Muchas de estas fórmulas -por no decir todas- proceden del mercado del automóvil. Algunas, como los conceptos renting y leasing, de la gestión de flotas y de vehículos industriales para empresas. E incluso otros bienes de equipo, no solo vehículos, se compran mediante estas fórmulas, como equipos informáticos, maquinaria o muebles de oficina. Por ello, algunos de estos sistemas de financiación son extraños en el mundo de la moto, porque habitualmente implican que el comprador sea una empresa o, al menos, un autónomo, quien tiene que justificar que el uso de ese bien -en este caso, la moto- es para su trabajo. Y no es fácil justificar que necesitas una Yamaha R1 o una Ducati Multistrada en tu trabajo. Vamos a dar un repaso a cada uno de estos sistemas y vamos a ver qué ventajas e inconvenientes suponen.

1º Financiación clásica

Todos conocemos la financiación clásica: pides un préstamo a tu banco para comprar la moto que quieres y punto. Deberás cumplir con los requisitos que el banco te pida para que te concedan el crédito y, legalmente, deberías decir que es para comprar una moto. Pero lo cierto es que muchas entidades ponen más problemas y hasta encarecen los créditos porque le otorgan un mayor riesgo que a un crédito para otro tipo de compras como, por ejemplo, reformar la cocina.

Otra solución es recurrir al crédito que te gestionan las propias marcas. Casi todas tienen acuerdos con financieras, suelen ser más baratos (pregunta en tu banco, ya que no siempre es así) y, sobre todo, tienen esos riesgos mejor calculados. Por tanto, es más fácil de obtener. En algunos casos las propias financieras pertenecen a la marca (BMW, Honda o Ducati a través del grupo VW) tienen su propia financiera, constituida precisamente para dar créditos a sus clientes.

-Ventajas:

. La moto es tuya totalmente, desde el principio al final

. Facilidad de tramitación

. Fórmula muy conocida

. Puedes negociar con varios bancos, financieras, etc.

-Inconvenientes:

. Flexibilidad "cero": te has comprometido a pagar una cuota mensual hasta el final



2º Financiación multi-opción

Es el sistema de moda, también llamado financiación con cuota final diferenciada e incluso confundido a veces con el famoso "renting a particulares" ya que, precisamente, deriva de las operaciones de renting que comenzaron a plantearse para gestión de flotas en los años 90. Básicamente es una financiación normal unida a un contrato de re-compra por parte del vendedor de la moto. Este último ha calculado el valor de la moto al final de la financiación y se compromete a volverla a comprar al final de ese periodo por ese precio, siempre que se cumplan dos condiciones básicas: que el estado de la moto sea el debido (prácticamente, perfecta) y que los kilómetros que tenga no sean más de los pactados. Si no se cumplen estas condiciones también se quedará con ella (si tú quieres), pero descontando un precio por kilómetro superado y los costes de reparar lo que esté mal. No obstante, te peermite decidir si quieres seguir con ella. En ese caso deberás pagar tú ese valor residual al vendedor o, incluso, escoger otra moto nueva y seguir con otra financiación igual o parecida.

Este sistema lo implantó BMW, con gran experiencia en renting y en financiación de coches. Ahora también disponen de sistemas similares Ducati, Honda y Yamaha, aunque cada vez más marcas, conscientes de las ventajas de este sistema, lo irán implementando. También hay empresas externas a las marcas que pueden ofrecerte contratos similares. Existen muchas para coches (Banco Santander, por ejemplo), pero no será fácil convencerles de que te hagan una operación así para una moto... por ahora.

-Ventajas:

. La moto es tuya, pero pagas solo por lo que la vas a usar

. Si te gusta una marca, puedes probar sucesivamente varios modelos

-Inconvenientes:

. Marcas restringidas: será difícil si no es de una de las marcas que lo ofrecen directamente

. Kilometraje y uso limitado



3º Alquiler a largo plazo

Es una opción cara, pero la más flexible. Hay cada día más empresas que se dedican a alquilar motos tanto a corto como a largo plazo. De este modo, puedes alquilar una moto para un fin de semana o para un mes, pero también puedes alquilarla por uno o varios años. Lógicamente, también tienes que cumplir unos requisitos mínimos, empezando por los típicos, como carné y tarjeta de crédito para un alquiler normal, corto. Pero si es a largo plazo la cosa se complica un poco, ya que la empresa querrá asegurarse de cobrar todos los meses la cuota de alquiler, por lo que harán un cálculo del riesgo financiero (que dejes o no de pagar, hablando claro) durante el tiempo que dure el contrato. Cooltra, MotoFly, Moto-rent, Moto&go, Blafer, etc, cada día aparecen más empresas que se dedican a este negocio y podrás buscar por internet alguna con la que negociar contratos de este tipo.

-Ventajas:

. Flexibilidad: puedes negociar la devolución de la moto

. Si tienes claro que solo la vas a emplear una época, puedes pagar solo ese periodo

-Inconvenientes:

. No siempre dispondrás de la moto que quieres: tendrás que negociar si ellos tienen que comprarla para ti, a bastante plazo

. La moto no es tuya realmente: no puedes montar accesorios o realizar modificaciones sin autorización



4º Renting

El renting es una operación de alquiler de un bien a largo plazo. Se diseñó como una herramienta financiera que facilitaba la gestión de las grandes flotas. Si tú tienes una empresa de repartidores y empleas 50 vehículos, estar pendiente de revisiones, impuestos, seguros y averías es un problema. Por consiguiente, necesitas a alguien que se dedique casi en exclusiva a estos menesteres. Si lo que haces es un contrato de renting con una de estas empresas, ellos ponen los 50 vehículos en tu puerta y tú los usas. Cuando hay algún problema, les llamas, te lo solucionan y tú te preocupas únicamente de tu negocio.

Ofrece otra ventaja financiera y contable. De esos vehículos es complicado saber qué parte puedo desgravar y cual no, qué gastos aparejados son desgravables o no y en qué porcentaje. Con un renting hay una sola cuota que incluye todo, toda ella es un gasto de la empresa y se desgrava todo. Esa cuota incluye el coste del vehículo, el seguro, impuestos, mantenimiento e incluso se negocia cuántos neumáticos vas a gastar en ese periodo. Y, por supuesto, el tiempo de uso: hay un valor de esos vehículos al final del periodo de renting que no pagas, al igual que en el caso de la financiación multi-opción.

De esta manera, el renting suele ser interesante solo para empresas. Suele confundirse con la financiación multi-opción a particulares, generalmente mejor estudiada para la gente común y, por tanto, más interesante, aunque legalmente se pueda hacer un renting a particulares, que es prácticamente lo mismo que un alquiler de larga duración.

-Ventajas:

. Control de costes total

. Solo pago por uso y desgaste

. Ventajas fiscales

. Multitud de empresas especializadas en esta fórmula

-Inconvenientes:

. La moto no es tuya

. No es barato



5º Leasing

No es común el leasing de motos, pero por poder, puede hacerse. Lo ofrecen las entidades bancarias, algunas financieras y empresas dedicadas a la gestión de flotas y renting. Consiste en un arrendamiento financiero: tú le pides a esa empresa que compre la moto por ti a cambio de unas cuotas mensuales con las que les vas devolviendo ese dinero más los intereses correspondientes. Puede o no incluir el mantenimiento y esos otros costes que se incluyen en el renting, pero no es lo habitual. La moto será propiedad de la empresa de leasing durante la duración del contrato, pero este tipo de contratos tiene un matiz importante: el fin natural es que pagues el valor residual pactado y la moto pase al final a ser tuya, a pesar de que suelen añadirse cláusulas por las que puedes renunciar a esa compra. No es, como ves, muy diferente al renting y no tiene sus ventajas fiscales tan claras, aunque también las tiene a nivel contable.

-Ventajas:

. Multitud de empresas especializadas en esta fórmula

-Inconvenientes:

. Es una herramienta poco habitual para comprar una moto

. No es barato

0
Nuestros vídeos en

Las 10 principales novedaes de 2018
Estas son las mejores novedades desveladas en el pasado Salón de Milán

Especial MotoGP