¿Qué deberías hacer nada más comprar tu nueva moto?

Publicado el miércoles 17 de abril de 2019
Comprar moto nueva

Si te acabas de comprar una moto nueva, seguro que estás viviendo uno de los momentos mejores de tu vida y estás deseando disfrutar de tu vehículo. El siguiente paso a la compra, es esperar a que el vendedor te entregue la moto y te explique de forma pormenorizada cómo funciona el vehículo.

Aunque no suele resultar complicado, os vamos a explicar todo lo que os tiene que dar el concesionario cuando acudáis a recoger el vehículo y también algunos consejos sobre lo primero que se debe hacer después de recoger una moto nueva.

Otra cuestión que un conductor habitual de moto no puede nunca olvidar es la seguridad. Por ley es obligatorio contratar un seguro de responsabilidad civil para indemnizar los daños personales y los daños en los bienes que pueda ocasionar en un accidente de circulación. Puedes encontrar seguros para tu moto de 125cc aquí e informarte de todo necesario para tu seguridad en todo momento.

La recogida de una moto nueva

Aunque seamos conductores habituales de estos vehículos, el vendedor nos tiene que explicar cuáles son los principales mandos de nuestra moto nueva y cómo funcionan. Incluso nos puede dar trucos, pistas y consejos de conducción en seco y también en momentos de lluvia o con curvas peligrosas.

El concesionario nos debe entregar siempre con el vehículo la factura y la documentación completa de la moto. Esta debe incluir la Tarjeta de Inspección Técnica de Vehículos del Ministerio de Industria, el Permiso de circulación del Ministerio del Interior y la declaración de alta en el Impuesto sobre vehículos de tracción mecánica (IMVTM). Si no nos lo ha entregado el concesionario debemos solicitarlo antes de que nos den la moto nueva y de empezar a circular.

También nos deben entregar los detalles de la garantía legal y la comercial adicional, su cobertura, sus limitaciones y exclusiones. Es importante además que nos proporcionen el Manual del usuario del vehículo, el libro de revisiones y los datos de contacto en caso de problemas y a efectos de las revisiones oficiales. Con nuestra moto nueva nos tienen que entregar normalmente otro juego de llaves y uno de herramientas.



>

Los primeros consejos a la hora de rodar una moto nueva

Una vez que salgas del concesionario con tu moto nueva es fundamental ir a la primera gasolinera que encuentres y llenar el depósito. En el concesionario le habrán puesto una cantidad indeterminada de gasolina para poder circular, pero es mejor completar el depósito para evitar sorpresas. Quedarse sin gasolina suele resultar siempre una mala experiencia y es mejor no vivirla nada más estrenar nuestra moto nueva.

Aunque hayamos tenido motos anteriormente y nos consideremos conductores experimentados de estos vehículos, es fundamental tomarse con calma los primeros kilómetros hasta que nos familiaricemos con nuestra nueva moto. No sabemos cómo funcionan sus mandos ni sus posibilidades y podemos tener problemas inesperados.

Tampoco sabemos cómo se comportan los neumáticos que al estar nuevos llevan una cera especial que es muy resbaladiza. Es importante conducir de forma moderada en los primeros trayectos y sobre todo en situaciones con lluvia o nieve. Tenemos que dedicar unos días a conocer a fondo el funcionamiento de nuestra moto nueva y familiarizarnos con sus mandos.

Si eres además eres un poco olvidadizo, lo mejor es guardar toda la documentación importante de la moto en una funda protectora de plástico. Incluso una buena idea es hacer una fotocopia compulsada de todos los documentos y guardar en casa los originales de estos.

También se deben llevar en algún compartimento de nuestra nueva moto las facturas por orden cronológico de las revisiones. Es importante anotar cualquier anomalía o avería que hayas observado para comentarla en la próxima revisión. Los concesionarios suelen ofrecer la posibilidad de realizar estas revisiones programadas en servicios técnicos de su confianza, pero también se puede elegir un taller cercano que nos ofrezca seguridad.

Por último, otra buena idea es guardar una de las dos llaves originales, junto con la chapita con el número de serie de las llaves, en un lugar seguro de nuestra vivienda. Es mejor no tener las dos llaves en uso al mismo tiempo y guardar una de ellas por si se nos pierde en algún momento. Y por supuesto disfrutar de vuestra nueva moto con nuevos viajes y trayectos.

0