Bultaco Nuevo grupo inversor

Bultaco podría volver a producir sus moto-bicis

Publicado el viernes 14 de junio de 2019
Bultaco

El juzgado mercantil nº3 de Madrid, responsable del concurso de acreedores de Bultaco Motors, tiene sobre la mesa un plan de relanzamiento de la marca presentado por un nuevo grupo inversor. Hasta el momento, y desde que la marca cesó su actividad hace meses, es el único plan con visos de salir adelante.

Sainberg Investments, grupo inversor detrás del que están Jaime Bergel (presidente de Gala Capital y socio del fondo HIG en Europa) y Pedro Sáinz de Baranda (antiguo consejero delegado de Zardoya-Otis y consejero en otras empresas), ha presentado en el juzgado un plan para relanzar la marca, a la que ven posibilidades a pesar del estado financiero en el que se encuentra.



Bultaco Motors, la empresa que nació de la unión del proyecto nacido en la universidad Carlos III de Leganés, LGN Tech de moto eléctrica con los derechos sobre la marca que poseía todavía la familia Bultó, lleva parada desde abril de 2018, cuando llegó a una situación donde se debían más de 11 millones de euros a proveedores y trabajadores. Problemas de gestión, así como un optimismo desorbitado en el planteamiento de objetivos, llevaron a esta situación a la empresa, a pesar de contar todavía con proyectos interesantes en cartera, tales como un nuevo scooter eléctrico que debería haber estado en producción, según nos comentó la propia directiva durante la presentación de la Bultaco Albero en otoño de 2017. Otros proyectos más ambiciosos, anunciados desde el principio de esta historia, tales como la sport eléctrica Rapitán, no habrían pasado de la fase de proyecto todavía.



El nuevo grupo ofrece 3,5 millones de euros para desbloquear esta situación. Según el administrador concursal, Ignacio Alonso Cuevillas, "la empresa se veía abocada a la liquidación inminente, resultando del todo punto inviable la continuidad". Jorge Montull, titular del juzgado que lleva este concurso, está cerca de aprobar la operación, ya que acepta los argumentos del administrador. Esta operación pasa por hacerse cargo de la fábrica de Montmeló y contratar inmediatamente a 20 personas para reorganizar la producción, con un nuevo equipo directivo, ya seleccionado por Sainberg. Según su plan de viabilidad, quieren alcanzar los 20 millones de euros de facturación en 2023.

Sainberg tiene ya experiencia en situaciones empresariales tan delicadas como esta, recuperando de situaciones de concurso a empresas como la heladera la Ibense Bornay o la marca de aceitunas Internacional Olivarera con éxito.

0