Brixton Crossfire 500: llegan las bicilíndricas desde 5.999 €

Publicado el jueves 11 de junio de 2020
Brixton Crossfire 500

Hace más de dos años que vimos por primera vez los prototipos de las Brixton 500, pero ahora ya son una realidad. Comienzan a entregarse este mismo verano en dos versiones, cuyos precios arrancan en los 5.999 €.

Brixton ha encontrado la senda del éxito. Desde 2016 que empezaron su andadura hasta ahora han lanzado gamas completas de 125 y 250, y ahora llega una 500 bicilíndrica de diseño propio. Es una de las marcas más importantes de Europa en ese segmento de las retro 125 y no cesan de lanzar novedades, alguna de ellas tan interesante como la Rayburn 125 de estilo ultra-retro que también llegará a lo largo del próximo mes de julio.

No ha habido sorpresas en la presentación virtual que Brixton ha organizado para la prensa de sus nuevos modelos. Las motos son como ya las conocíamos en cuanto a estética y mecánica, pero ya se producen en serie. En agosto llegará la Crossfire 500 a un precio de 5.999 € y unas semanas después la versión Crossfire X, que estará en 6.299 €.



Ambas versiones emplean un motor de dos cilindros y 486 cc de desarrollo Brixton, construido a través de acuerdos con fábricas chinas y control de calidad propio (toda la moto se monta allí). Entrega los 47 CV límite para poder ser conducida con carné A2 en Europa y en el resto de componentes se han elegido proveedores de primera calidad. Así lo demuestran sus neumáticos Pirelli, amortiguadores y horquilla KYB, ABS Bosch y el resto del sistema de frenos J.Juan.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de todos los modelos retro del mercado

Las dos versiones de la Crossfire se han desarrollado a lo largo de los últimos años desde el centro de diseño de la marca en Krems (Austria). Veinte ingenieros han empleado más de 80.000 horas de desarrollo del motor. Posteriormente se han realizado pruebas durante un equivalente de 40.000 kilómetros en banco y otros 40.000 más en carretera y pista de pruebas.



Entre ambas las diferencias son de detalles, pero los suficientes para dar a cada una de ellas una personalidad diferente. La versión X quiere ser algo más off-road que la versión normal y así mientras la Crossfire monta neumáticos Pirelli Angel ST, la Crossfire X emplea los MT60. Otras diferencias son asiento, manillar o la posición del soporte de matrícula.

Las motos tienen buen nivel de equipamiento, con horquilla invertida, frenos delanteros con pinza radial, faro LED, cuadro digital LCD completo, redondo de estilo retro pero de tecnología e imagen muy actual, y llantas de radios. Son motos que visualmente resultan muy llamativas, tanto como sus máximas rivales como son las Benelli Leoncino o las Husquvarna Vitpilen y Svartpilen. En próximas semanas podremos probarlas y contarte cómo van en acción.



0