0
Brixton Visitamos KSR Group

Construyendo el futuro

Publicado el martes 16 de julio de 2019
KSR Group

En plena I Guerra Mundial, el bisabuelo de los actuales propietarios de KSR Group fundó una empresa dedicada al comercio. Hablamos de 1916 y durante muchos años se dedicaron, fundamentalmente, a los cuchillos. Esa empresa se convirtió, a inicios del siglo XXI, en una empresa ya con cierto tamaño y se concentraron en las posibilidades del comercio con Asia, lo que llevó a abrir una oficina en Taiwán. De ahí a la fundación de KSR Moto solo pasaron dos años. En 2003 ya eran una empresa que vendía sus propias motos y se podía considerar un fabricante más.

Entre 2006 y 2015 fueron ampliando su red con filiales para sus propias marcas en Francia, España y Bélgica, a las que posteriormente se añadirían más. También trabajaron en el sector de la distribución, siendo importadores para varios mercados europeos de Royal Enfield, Niu, Benelli o CF Moto. Todo este entramado de distribución y fabricación se complementa, además, con otra de las secciones de la empresa que se dedica a la comercialización de bienes de consumo (electrónica, cocina, etc), lo que les ha dado un crecimiento casi exponencial en pocos años. De facturar 28 millones de euros en 2010 con 57 empleados, han ascendido a 88 millones el año pasado con 136 empleados en todo el mundo, y creciendo. Pero vamos a lo nuestro, a las motos.



Son importadores de varias marcas para media Europa y de concesionarios o distribuidores de otras cuantas dentro de Austria, su país natal. Como fabricantes disponen ya de cuatro marcas propias, diferentes y con mucho potencial, que te explicaremos a continuación. Nosotros ya los conocíamos. Hace un año asistimos a la presentación de su gama donde probamos algunas de sus motos. Ahora, para darse a conocer de forma más clara, han invitado a la prensa española a visitar su sede central en Austria junto a las personas que han hecho posible este crecimiento y en las que se apoya su plan de futuro. Muy interesante.

La sede de KSR Group en Krems, Austria

¿Conoces Krems? Yo no, hasta ahora. Es un lugar precioso, una pequeña ciudad a las orillas del Danubio a unos 80 kilómetros al oeste de Viena. Allí se encuentra la nueva sede central de este grupo, una nave nueva, que no ha parado de crecer (ahora siguen con obras, duplicando el espacio prácticamente). Se construyó, en su primera fase entre 2016 y 2017. Allí se concentra la gestión general de la empresa, compras, marketing, recambios, garantías y el control de la extensa red de ventas internacionales. Por supuesto, tienen una exposición, taller y almacén que sirve tanto para clientes de la zona como para mostrar a concesionarios y a su red de distribución. Se extiende por 12.000 m2, con dos naves de 1.152 m2 cada una. Ahora, en la nueva expansión se añaden más de 2.000 m2 de almacén, gran parte ya automatizado, para gestionar la gran cantidad de referencias de la que deben hacerse cargo entre tantas marcas más sus otros negocios. Uno de los detalles que se han tenido en cuenta en esta última expansión física ha sido crear un centro de diseño propio que cuenta incluso con una fresadora para arcilla controlada por ordenador para el desarrollo de nuevos modelos.

Dispone también de oficinas propias en Bélgica para todos los mercados de los Países Bajos, Francia, España, Italia y Suiza. En Asia cuentan con cinco oficinas para la relación con proveedores. Eso les permite un control total de la calidad y medios de producción, y no solo a través de reuniones periódicas con la dirección de las fábricas, sino "a pie de cadena", cuando es necesario. Aún así, en la sede de Krems hay técnicos y diseñadores en contacto constante con las plantas para poder garantizar todo el control. En este diseño intervienen también agentes exteriores. Por ejemplo, es conocida su relación con los también austríacos KISKA, el famoso estudio de diseño de donde nacen las líneas de las KTM desde hace años.



Las marcas de KSR

Dejemos a un lado las marcas que venden para su mercado interno u otros mercados europeos, ya que en el caso de España KSR solo trabaja con sus marcas propias. Brixton es una firma que comenzaron desde cero para vender motocicletas de estilo retro y con un gran futuro por delante. A ella se añade su marca inicial, KSR Moto, que vende motocicletas a precios ajustados, básicamente en las cilindradas de 50 cc y 125 cc, con una gama bastante amplia. Y se suman las dos marcas que han relanzado en los últimos tiempos: Lambretta y Malaguti. Otras marcas menos conocidas y que no sabemos si llegarán a nuestro país son A-TO, que vende patines eléctricos y similares, y Doohan, como el famoso pentacampeón del mundo de 500 cc. Esta última es la marca que emplean para vender un curioso aparato mezcla de un scooter tres ruedas con un patín eléctrico y que descubrimos en esta visita a Krems. De todo este entramado cabe destacar las siguientes tres emblemas a través de las cuales KSR se convertirá, en el futuro, en un grupo muy a tener en cuenta.




BRIXTON

Brixton es una marca muy especial, nacida desde cero hace pocos años para ser la marca del grupo de estilo neo-retro. Exhiben un especial cuidado en el diseño y los detalles, con luces LED, cuadros digitales y otros detalles. Tanto el nombre de la marca como toda su identidad visual (logotipos y demás) fueron desarrollados en Londres en colaboración con Kastner, una de las agencias que dirige la publicidad de Red Bull. Querían darle cierto aire británico tanto al nombre como a la imagen de marca y, desde luego, lo consiguieron. Se venden en 13 países directamente a través de KSR y en 26 países más a través de importadores en los cinco continentes.





Su gama comenzó con las BX 125, una neo retro ya bien conocida de las que se han entregado ya más de 10.000 unidades en sus diferentes versiones. Acaban de comenzar la comercialización de las nuevas 250, en dos versiones muy interesantes, y ya habíamos visto en el Salón de Milán EICMA 2018 (y ahora en este viaje, en sus instalaciones) el prototipo de la nueva 500 bicilíndrica, una moto muy atractiva y llamativa que llegará a las tiendas en la primera parte del 2020. Según sus creadores, llegarán más novedades pronto, incluso en cilindradas superiores. Más de 600 concesionarios por toda Europa, con 84 en España, apuestan ya por el futuro de Brixton.



LAMBRETTA

La marca de scooters seguramente más reconocible después de Vespa ha pasado por momentos difíciles a lo largo de su historia. Una serie de pleitos sobre la propiedad de la marca y varios intentos de relanzamiento con varios impulsores detrás que al final no llegaron a nada, pusieron en duda su supervivencia. Hasta ahora.

De la mano de KSR Group mediante una "joint venture" con Innocenti SA, propietaria de la marca, se ha creado con sede en Austria la nueva Lambretta GmbH. El primer proyecto, ya en la calle, lo suponen las nuevas V-Special en cilindradas de 50,125 y 200 cc que fueron diseñadas en colaboración con KISKA y el propio Vittorio Tessera, fundador del museo Lambretta. También intervino la familia Innocenti e incluso miembros de la comunidad italiana de aficionados a Lambretta. Se quiso hacer un verdadero scooter heredero de las Lambretta de siempre. Como aquellos, es de chapa casi completamente, pero como entonces, también puedes cambiar los paneles laterales. Incluso si a lo largo de la historia clásica de Lambretta hubo versiones de aleta delantera móvil sobre la rueda o el famoso "pico de pato" fijo desde el escudo, en las nuevas V-Special también puedes elegir el tipo de guardabarros delantero que quieres, fijo o "flex".



Se presentó al público en Eurolambretta 2017. Se inició la fabricación en abril del año pasado y está ya en venta con el objetivo de ser otra vez el rival de la Vespa. Para ello han diseñado un scooter de alta calidad, rápido y con buen equipamiento. Se está vendiendo en más de 13 países a través de la red KSR y en otros 35 con importadores privados. La red de concesionarios es ya de más de 300 en toda Europa, 54 en España.

MALAGUTI

Seguramente muchos de vosotros recordareis Malaguti. Fue una marca italiana muy activa desde los 70 y hasta hace pocos años. En los 80 y 90 sus ciclomotores de marchas y automáticos fueron muy apreciados y se sigue recordando la gama de scooters deportivos Phantom. Malaguti cerró la fabricación de motos en 2011, aunque la marca continuó en Italia con el negocio de venta de motos y, sobre todo, recambios y accesorios. KSR compró hace un año los derechos sobre la marca a la propia familia del fundador para reiniciar la fabricación.



Los seis nuevos modelos con los que Malaguti renace se presentaron en el Salón de Milán EICMA 2018. Proceden de las antiguas gamas Derbi y Gilera/Aprilia de Piaggio, con las mecánicas de este origen. Se trata de cinco modelos de marchas de 125 cc y un scooter de 300 cc muy llamativo (derivado del antiguo Gilera Nexus 300/Aprilia SR 300 Max) y con mucho equipamiento. Se denomina Madison 300, un nombre que Malaguti ya empleó en sus gamas "maxi" de la última época. Las de marchas llevan por nombre XSM y XTM, derivando de las anteriores Derbi Senda DRD 125, en versiones supermotard y enduro, con motores ya de inyección. Otra moto con la misma base será la Duna, una trail de aspecto grande, pero bien dimensionada para su nivel de potencia. Se une también una original "café racer" con el nombre de MontePro 125, con motor también de origen Piaggio de 15 CV y una deportiva muy similar a la que fue Derbi GPR que ahora pasa a ser RST 125, muy atractiva y, como aquella, de cierto estilo "sport turismo".



Pero esto solo es el inicio y Malaguti también está trabajando en nuevos modelos, incluyendo los scooters de motor de agua, una tradición en la marca italiana. La red de concesionarios va estableciendo poco a poco, pero ya cuentan con más de 30 en toda España.