Prueba BMW G 310R: El otro MINI de BMW

Publicado el viernes 23 de junio de 2017
Prueba BMW G 310R: El otro MINI de BMW

La estrategia de BMW para entrar en el segmento de motos de menor cilindrada no ha sido como la de la facción de coches. Aquí se optó por comprar y refundar la marca MINI, en dos ruedas por crear un modelo desde cero, clave G 310 R.

La BMW G 310R es mucho más que un nuevo modelo del catálogo alemán. Para la marca supone la vuelta a un segmento en el que no se involucraba desde los años 60, en concreto con la monocilíndrica R 27 de 250 cc. Es un sector importante, de iniciación a la motocicleta "grande" para muchos nuevos motoristas que ahora podrán empezar con una BMW de baja cilindrada. Habrá muchos jóvenes a los que la posibilidad de acceder al mundo de la moto con esta marca les atraiga definitivamente, y tampoco serán pocos los que lo harán asesorados por padres u otros "mayores" clientes de la marca. Tampoco hay que obviar su destino como segunda moto de clientes BMW actuales. ¿Tienes una R1200 GS, RT o similar? ¿No estaría bien tener otra BMW, más ligera y ágil, para el día a día en ciudad, pero no te atraen los scooter?

Para que todas estas opciones se conviertan en realidad, deben cumplirse algunos requisitos. Para empezar, tiene que ser una auténtica BMW, con todo el significado Premium de calidad que a una moto con este logo en el depósito se le supone. Pero, además, debe ser asequible económicamente. No es fácil cumplir con todas estas exigencias, aunque el reto merece la pena: el segmento de las motos entre 250 y 500 cc crece desde el 2007 hasta el año pasado un 25%, pasando de las 8.000 unidades. De ellas, un 10% eran en 2007 motos de carretera, el resto, off road. Ahora son el 25% del segmento las de carretera. Por tanto, es un mercado en pleno crecimiento y se prevé que crezca bastante más y más deprisa. Consecuencia del nuevo reparto de carnés.

CÓMO ES





¿Y cómo hacer para que una moto sea lo suficientemente Premium como para portar el logo BMW, que sea ligera y ágil y, además, económica? KTM abrió camino con gran éxito gracias a sus Duke, Harley-Davidson ha continuado esta senda con su gama 750, aunque con resultados más discretos y, ahora otra marca del máximo prestigio como BMW quiere seguir también esta estrategia. Se trata de fabricar en factorías de India, en colaboración con un grupo industrial importante y bien implantado en este país. En este caso, el acuerdo se ha llevado a cabo con TVS. Esta firma fabrica más de tres millones y medio de motos al año. ¡Saben lo que hacen! Además, en este país asiático está destinado personal alemán para que la industrialización de este proyecto y la calidad de las motos que salen sea acorde a los estándares BMW. Por ahora (la moto se vende de inicio en Alemania, Bélgica y España, después seguirá el resto del mundo), todas las motos se envían a Alemania, donde se vuelven a comprobar.

Con esta política se consigue una importante reducción de precio, en comparación a si se fabricase en Europa. Lo siguiente es cómo hacer que la nueva moto sea efectivamente una BMW. Lo más fácil es hacer que se parezca a alguna de las que ya han marcado tendencia dentro de la marca. En este caso, siendo la G 310 R una roadster, ¿qué mejor que tomar la BMW S 1000 R como referencia? Así, la estética de la nueva G viene muy influenciada por las formas de la nave sport de cuatro cilindros en línea de la marca. Formas y colores de la carrocería, escape, horquilla€ hay mil detalles que recuerdan a la grande. Pero a su escala.

El asiento está a una altura de 785 mm, con otros accesorios que pueden llegar a 815 mm o 765 mm. De serie no es demasiado grande y se llega bien al suelo. No es una moto pequeña; pero tampoco es enorme. Se ha calculado muy bien el tamaño y su ergonomía para resultar cómoda. El motor es un monocilíndrico de 313 cc que entrega 34 CV y con la particularidad de llevar el cilindro girado e inclinado hacia atrás, es decir, admisión delante y escape detrás, con la culata apuntando hacia el asiento. Con doble eje de balance para reducir vibraciones, no es un motor deportivo, sino que se ha buscado un mínimo consumo y facilidad de uso. El chasis es un entramado tubular de acero, con subchasis desmontable y un basculante especialmente alargado, lo que le confiere gran estabilidad. Horquilla invertida, monoamortiguador trasero sin bieletas y frenos con un solo disco delantero, con pinza radial firmada por Bybre (segunda marca de Brembo que también monta KTM en las Duke), definen su parte ciclo. El cuadro es completamente digital y bastante completo.

CÓMO VA



El estreno de la BMW G 310 R en nuestra "piel de toro" se realizó por las calles de Madrid más una breve salida por carretera de los alrededores de la capital. Se puede definir como una moto ciudadana, gran herramienta de transporte urbano. Si vas con la cabeza puesta en otras 300 del mercado de espíritu más deportivo, la BMW sigue otra senda. Por carrocería, dimensiones, posición de conducción€ por planteamiento general, es otro concepto. Es más blanda y cómoda de suspensiones y algo más grande de carrocería que una KTM Duke 390, por ejemplo. Es del tamaño más bien de algunas 500 cc, lo que hace que sobre ella vayas muy cómodo y con espacio sobrado para dos personas. El motor sigue esta filosofía, fácil de usar, con buenos bajos y medios, y algo más justo a la hora de subir de vueltas o de intentar una conducción auténticamente deportiva.

Es agradable de llevar. Los mandos están en buena posición y tienen buen tacto, si bien es cierto que en esta toma de contacto, en algunas unidades el tensor del embrague se movía y te dejaba sin apenas recorrido. No hay más problema que volver a colocar, apretando a la contratuerca y listo. Tampoco convencen detalles de terminación tales como la pintura de las punteras de la horquilla, con aguas en algunas motos o el pedal de freno poco digno para una moto de este porte.

Es en ciudad donde la BMW se muestra más en su sitio. Con 34 CV para casi 160 kilos no puede tener pretensiones deportivas en carretera, pero gracias a la buen respuesta del motor desde abajo, una buen ergonomía y un tamaño bien estudiado, ideal para darle agilidad pareciendo una moto mayor de lo que es, la hacen una gran opción como moto de diario. Entre coches se mueve con agilidad y en los semáforos sale bien. Por su parte, las suspensiones y el mullido del asiento permiten estar todo el tiempo que necesites sobre ella y corre lo suficiente para entrar o salir de la ciudad a ritmo del tráfico, sin estresar el motor, a cualquier hora, tanto en atascos como en tráfico fluido.



En la carretera, esas son precisamente sus mejores virtudes. El chasis es noble y hace muy bien su trabajo. Puedes tumbar o frenar fuerte si quieres, pero no está hecha para ello. Es algo blanda de suspensiones y el motor, girando alto de vueltas, transmite algunas vibraciones. Llevándola suave y con tranquilidad es una moto muy agradable.

La BMW G 310 R ya ha llegado a las tiendas, a un precio de 5.090 €. Como es norma, BMW ha establecido un buen catálogo de accesorios y opciones, en este caso, todos a montar en el concesionario sin necesidad de pedirlos a fábrica. Además, conscientes de que la moto que lanzan es, ante todo, una utilitaria, BMW ha preparado varias ofertas financieras a través de su programa Select que permite comprarla desde 68 € al mes, con opción de devolverla al final de la financiación, cambiarla por otra y seguir pagando o pagar la última cuota y quedarte con ella. Lo que mejor te venga. Difícil resistirse...

ASÍ LA VEMOS

En carretera: 3
En ciudad: 4
Pasajero: 4
Confort: 4
Equipamiento: 3
Autovía: 2

BMW ha planteado una roadster tranquila, atractiva de líneas, económica y fácil de usar, pero no ha querido buscar el lado más deportivo del segmento. Una moto ideal en tamaño y suave de mandos, fácil de usar que en ciudad se desenvuelve muy bien pero que con limitadas prestaciones en carretera no alcanza las capacidades de otras rivales. Ideal si quieres hacer trayectos de cualquier tamaño y recorrido, noble de comportamiento en cualquier circunstancia, no está hecha para hacer curvas a ritmos deportivos, frenando fuerte, tumbando mucho y acelerando a tope hasta la siguiente curva. Puedes hacerlo sin problemas y la BMW obedecerá con nobleza, pero hay otras opciones en su rango de precio que lo harán de mejor manera y más rápido.

Dispone de asiento grande, buenos reposapiés y buen tamaño general de moto para llevar uno o dos ocupantes, con total comodidad. Añade un nivel de equipamiento adecuado, aunque con ausencias como un reloj indicador de temperatura motor. También se aprecian pequeños fallos de acabado, fácilmente subsanables e incluso como para olvidarte de ellos, como la imagen del pedal de freno, que le dan una nota de aprobado en este capítulo. En autovía, sus 34 CV, la ausencia total de protección y un motor que gira más gusto a medio régimen que en la parte alta del cuentavueltas, la limitan un tanto en este uso.



LO MEJOR
- Fácil de llevar
- Cómoda en ciudad y en trayectos de medio radio
- Gama de accesorios extensa

MEJORARÍA CON 
- Mejores acabado en pedal de freno y punteras de horquilla
- Tensor maneta embrague
- Llegan ligeras vibraciones a los reposapiés
 
FICHA TÉCNICA BMW G 310R

Cilindrada
313 cc, 1 cilindro, 4V DOHC
Potencia máxima declarada
34 CV a 9.500 rpm
Par máximo declarado
28 Nm a 7.500 rpm
Cambio/Transmisión
6 velocidades/Cadena
Chasis
Multitubular en acero
Suspensión delantera
Horquilla invertida KYB Ø41 mm
Suspensión trasera
Monoamortiguador anclaje directo
Freno delantero
Disco Ø 300 mm
Freno trasero
Disco Ø 240 mm
Neumático delantero
110/70 R17
Neumático trasero
150/60 R17
Entre ejes
1.374 mm
Altura asiento
785 mm
Capacidad depósito
11 l.
Peso declarado
158,5 kg (en orden de marcha)
PRECIO
5.090 €
 

0
Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de BMW.
Precios del BMW G 310 R con ficha técnica y equipamiento completo.