0

Prueba BMW R 1250 R : Eterna

Publicado el viernes 13 de septiembre de 2019
Prueba BMW R 1250 R : Eterna

Hay otros modelos equipados con el motor bóxer dentro del catálogo BMW, pero ninguno conecta con las raíces de esta tradición como la naked. Para perpetuarse, la edición 1250 presenta toda la artillería de soluciones del resto de la gama homónima germana.

La leyenda tiene su origen en 1923, cuando nace la mítica R32, la primera BMW. (Por cierto, los coches de la marcan nacerían más tarde, como en el caso de Honda o Peugeot). También fue la primera moto en la historia en combinar unas soluciones técnicas que, por separado, ya estaban presentes en el mercado.

Conjugar la disposición enfrentada de los cilindros con un eje de transmisión final cardan fue una solución inédita que algo debía de aportar en su favor cuando en 2019, casi un siglo después, todavía se mantiene en vigor.

El eje cardan, una vez suavizado en su respuesta, tiene el atractivo de su escaso mantenimiento frente a un sistema convencional de cadena de eslabones, mientras que el motor bóxer tiene su explicación en la necesidad de refrigerar los cilindros en la corriente de aire en movimiento, lo que ejecuta de forma ideal frente a un sistema en V con los cilindros longitudinales al sentido de la marcha.



Ahora, con la extensión de los sistemas de refrigeración por líquido, esta virtud ha perdido parte de su razón de ser, aunque la mantiene, incluso refuerza, con una personalidad única en el mercado. Cuando todas las motos se comportan dinámica de una forma tan extraordinaria y similar como ocurre en la actualidad, disponer de un rasgo distintivo tan definitivo como este no tiene precio.

Un caso similar lo tenemos con la V-Twin trasversal de Moto Guzzi. Es evidente que también hay otros modelos en el mercado equipados con motor bóxer, como la Honda GoldWing, pero ni por imagen ni por concepto estamos refiriéndonos en los mismos términos: en el japonés hablamos de un seis cilindros desde el "tetra" original de 1975. Aún con un bagaje de 44 años a sus espaldas, el alemán todavía es más del doble de veterano. Lo dicho, leyenda viva.

La decisión de mantener la misma estructura motriz durante tanto tiempo está ofreciendo un rédito infinito a BMW. Hasta la aparición de la serie K100 en 1985, en la marca solo se había fabricado monocilíndricos y bóxer. Luego llegaron los tres y cuatro cilindros en línea longitudinal al sentido de la marcha, los bicilíndricos en línea, los cuatro en línea trasversales y el hoy día exclusivo seis en línea. Por tanto, solo un propulsor, el bóxer, está omnipresente en la historia de la firma germana.



La R 1250 R es uno de sus exponentes más emblemáticos, ya que engarza con la primera R32 de forma directa, aunque hay que decir que entonces, todas las motos de serie se podían considerar naked. Ahora se comparte esta configuración con la maxitrail (y superventas) R 1250 GS, con la deportiva R 1250 RS y con la referencia rutera R 1250 RT. Toda esta serie ha evolucionado al unísono en 2019, ya de camino al centenario de la marca en 2023, cuando estoy convencido de que veremos el renacimiento de esta configuración de motor para gloria eterna de la marca.

En este panorama, la R hace suyas todas las ventajas del motor con distribución variable tan loado en su hermana trail R 1250 GS, con un funcionamiento y respuesta notablemente superior a las ediciones previas, y con el equipamiento electrónico de vanguardia que la marca reserva a sus modelos Premium. Porque la R lo es.

En marcha



Con 820 mm de altura de asiento no hay problema de llegar con ambos pies al suelo con estaturas estándar. Cuidado con no tocar el cilindro con el pie en parado.

En ciudad

Por respuesta de motor, ergonomía y suavidad de mandos, es todo un placer en este medio. Equipada con el cambio semiautomático opcional, la fatiga se reduce considerablemente. El sistema Connected Ride de serie se antoja hoy día fundamental cuando es necesario invertir mucho tiempo entre calles. A pesar de su horquilla invertida, el radio de giro es correcto.

En carretera

Nuestra unidad venía equipada con maletas y baúl del catálogo opcional. De este modo se extiende de forma decisiva su radio de acción, sin interferir excesivamente en la conducción. Disfruta de una cintura muy ágil y dibuja trazada tras trazada a tu gusto en zonas sinuosas, mientras que a elevada velocidad no se resiente en estabilidad. El motor, gracias a sus modos de respuesta, se adapta a tus deseos con amplio rango de rpm.

Así la vemos



No es de extrañar que sea el modelo naked de cilindrada superior a los 900 cc más vendido en nuestro país. Se trata de un modelo muy equilibrado, capaz de abarcar todo tipo de uso con carácter: ciudad, carretera de curvas o autovía. La capacidad de mimetizarse con el medio de su motor es proverbial, estando completada con una parte ciclo a tu disposición en cualquier circunstancia y el refuerzo de una electrónica de altura.

La principal novedad de su propulsor es la presencia de un sistema que adapta la admisión en función del régimen de giro del motor. Modifica el grado de apertura de las dos válvulas de admisión de cada cilindro, además de variar el funcionamiento de cada una respecto a la otra. De este modo se consigue una entrega más sólida en bajos y medios y un rendimiento total a pleno pulmón. En la práctica no se aprecia la más mínima transición, pero en comparación con bóxer anteriores, el empuje es notablemente superior a cualquier régimen.

Equipada con las opcionales suspensiones electrónicas ESA de última generación, el resultado es una calidad de conducción sobresaliente. La sientes como un guante, jugando con su ancho manillar para obedecer tus órdenes de inmediato. Es evidente la falta de protección, sobre todo en autovía, aunque la estructura que sustenta el tablero hace una función sorprendente.

El funcionamiento del cambio demuestra la constante evolución que BMW ejecuta en cada versión, y los frenos responden con potencia y dosificación a tus necesidades. Lástima que sus virtudes pasen en muchas ocasiones por el recurso de equipamiento opcional, a todas luces aconsejable.

Con pasajero

Es perfecta para rodar acompañado. Se ofrece un "asiento confort plus" especialmente diseñado para ello.




Fotos: Juan Sanz / Juan Olivares

Más información de la BMW R 1250 R