BMW F 800 GT: Primera prueba

Publicado el domingo 27 de enero de 2013
BMW F 800 GT: Primera prueba

En 2006, tuve el privilegio de asistir a la presentación mundial de la F 800 ST en Sudáfrica. Aquella primera bicilíndrica en línea de la historia de BMW deja paso ahora a la F 800 GT, una moto más... ¡todo!

Hablar de modelos del segmento gran turismo no tiene ningún sentido si no tenemos como referencia el catálogo BMW. Dominan con autoridad este sector con su icónica bóxer R 1200 RT y culminan su gama con una extraordinaria seis cilindros K 1600 GT. Pero sus modelos ruteros no se limitan a las grandes cilindradas, y ahí encontramos desde 2012 un innovador scooter C 650 GT y, a partir de este año, su evolución F 800, ahora denominada GT.

Cómo es
 

¿Es la GT una mera evolución de la anterior F 800 ST? No, en absoluto. Aquella ST sirvió de primer experimento en un terreno en el que Honda campaba a sus anchas (y hoy día se sigue manteniendo) con la veterana Deauville NT 700 V, y con el lanzamiento de la nueva BMW F 800 GT, el concepto de moto Gran Turismo de cilindrada media cambia radicalmente.

 

Para ello se ha renovado en profundidad en todos los aspectos. El motor recibe una inyección de 5 CV para llegar a unos considerables 90 CV de potencia máxima, manteniendo la configuración de dos cilindros en línea con biela adicional para la reducción de vibraciones que ha creado escuela también en otros segmentos como naked o trail. En la misma línea se renueva su parte ciclo, con un basculante 50 mm más largo para superior estabilidad y un subchasis reforzado para incrementar la capacidad de carga, a la vez que las suspensiones reciben nuevos reglajes reduciendo su recorrido y las llantas se aligeran para una superior manejabilidad. 

Pero es en estética y en ergonomía donde más se ha desarrollado respecto a la precedente F 800 ST. El carenado crece en volumen y protección, el nuevo escape heredado de la naked F 800 R deja muy atrás la imagen de la versión anterior (el sonido sigue siendo el mismo toque bóxer de siempre) y la instrumentación es más clara y completa (más información de serie y nuevas piñas). A sus mandos, el piloto se encuentra con un manillar 20 mm más alto, estriberas 10 mm más bajas y 10 mm más adelantadas, y un asiento de menor altura. Y todo ello fuera poco, ahora el ABS es componente de serie, como todas las BMW que se presenten a partir de 2013 adelantándose a la normativa europea que obligará su equipamiento a partir de 2016.

Cómo va

En marcha, esta multitud de cambios son muy bien recibidos. La nueva postura de conducción hace que la fatiga sea un término ajeno a la F 800 GT. A pesar de rodar bajo unas condiciones de viento muy adversas, ni su estabilidad ni tu confort se resienten. El motor es una delicia de suavidad y ofrece una gran capacidad de estirada, con los únicos "peros" de una respuesta agria a muy bajas vueltas en marchas largas (aunque la transmisión por correa mantiene el tipo con mucho decoro) y la aparición de vibraciones a partir de las 5.000 rpm, sólo en el manillar. No son nada molestas, hasta te sirven para descubrir que el motor sigue vivo de lo placentero que resulta su funcionamiento.

 

La suavidad de todos sus mandos es loable, mejorando muchos enteros respecto a la F 800 ST en el accionamiento del cambio. En autovía te sientes como en una GT de gran cilindrada, mientras que cuando las abandonas por carreteras secundarias de curvas, agradeces su contenido peso y la viva respuesta de su bicilíndrico a alto régimen. Con unos neumáticos en medidas de supersport, sólo pedirías una horquilla más dura, aunque, obviamente, no ha sido éste el objetivo fundamental en el desarrollo de la F 800 GT.

Echas de menos una pantalla regulable en altura aunque sea de forma manual, como por ejemplo, la que lleva el maxiscooter BMW C 600 Sport, por no hablar del sistema eléctrico de su hermano C 650 GT. No obstante, su altura es adecuada para un piloto entorno a 1,80 m hasta velocidades de 160 km/h. También habría mejora mucho con el equipamiento de serie de un caballete dado su carácter GT, sólo disponible como opción.

Con su lanzamiento, BMW ha dado un paso más allá en su habitual catálogo de opciones y accesorios. Tecnologías de última generación como control de tracción ASC, suspensiones electrónicas ESA o control de presión de neumáticos RDC son equipamiento accesible por primera vez en una moto de esta cilindrada en el catálogo germano. Y todo sin olvidar el complemento de maletas, baúl, puños calefactables, intermitentes y faro trasero de leds, alarma y un largo etcétera.

 

A un precio de 10.050 €, sólo 400 € más que la anterior ST y con el añadido de serie del ABS, la BMW F 800 GT no tiene en estos momentos rival para los que pretendan una moto práctica para todo uso y con la imagen y personalidad que sólo las motos devoradoras de kilómetros son capaces de ofrecer. ¿Qué estrenas carné A2? También puedes disfrutar de la BMW F 800 GT limitada a 35 kW (48 CV) sin sobrecoste.

Lo mejor
 
  • Postura de conducción
  • ABS de serie
  • Manejabilidad
 
Mejoraría con
 
  • Pantalla regulable
  • Caballete de serie
 
Disponibilidad
Enero 2012 - PVP: 12.999 -
Tendrás todas las conclusiones de la prueba de la nueva BMW F 800 GT en el número de Fórmula MOTO nº 99 a la venta a partir del 15 de febrero.
 
FICHA TÉCNICA
 
Motor  4t, 2 cil. en línea; agua
Cilindrada       798 cc
Potencia máxima        90 Cv a 8.000 rpm
Par máximo     86 a 5.800 rpm
Cambio/Transmisión   6 velocidades/Correa
Chasis Doble viga aluminio
Suspensión delantera Horq. telescópica 43 mm
Suspensión trasera      Basculante monobrazo alum., 1 amortiguador
Freno delantero          2D. 320 mm
Freno trasero   D. 265 mm
Neumático delantero  120/70-17
Neumático trasero      180/55-17
Entre ejes        1.514 mm
Altura asiento 800 mm
Capacidad depósito   15 l.
Peso declarado           213 kg
PRECIO         10.050 €
 
0