Prueba Benelli TRK 251: iniciación trail

Publicado el jueves 05 de marzo de 2020
Benelli TRK 251

La gama trail de Benelli crece con un nuevo modelo orientado a todos los usuarios del carnet A2. Con las mismas premisas que la TRK 502, pero con una base más sencilla y accesible, la Benelli TRK 251 está preparada para captar nuevos adeptos al mundo del trail.

El mercado de las motos A2 es uno de los más importantes para las marcas dada la gran cantidad de usuarios que hay. Eso, unido a los dos años que hay esperar para poder hacerse con un modelo 'pata negra', hace que la oferta de este tipo de motos sea simple y llanamente abrumadora. Pero, además, se antoja imprescindible para toda aquella hornada de motoristas que no tienen ningún tipo de experiencia.

Esta misma idea se puede hacer extensible al segmento trail. Solo hace falta echar un vistazo a nuestra sección de precios para ver que está plagada de modelos de este tipo. En este sentido, la Benelli TRK 251 es la última a la que le hemos echado el guante. Con la misma filosofía que el modelo bicilíndrico de superior cilindrada Benelli TRK 502, este modelo se sirve de un monocilíndrico de 250 cc, así como elementos que facilitarán las cosas a todos aquellos que estén dando sus primeros pasos en el mundo del trail.



Todas las motos trail del mercado

Benelli TRK 251: Cómo es

Quien ya sepa o conozca algo acerca de la hermana mayor, reconocerá muchos de sus elementos en esta Benelli TRK 251. El carenado se ha reducido a la mínima expresión, con una parte frontal presidida por unos grupos ópticos de tipo LED, así como una cúpula y unos espejos que se nos antojan algo pequeños. De perfil, los paneles se benefician de unos intermitentes, también de tipo LED, integrados en las mismas. Lo mismo ocurre en la parte trasera, con unas luces que reciben la misma tecnología. Además, la marca ha pensando en aquellos que quieran cubrir largas distancias y permite acoplar dos maletas y baúl.



El motor de esta Benelli TRK 251 ya ha sido empleado en otros modelos de la firma italiana, como laretro Leoncino 251. Se trata de un bloque monocilindrico de 249 cc y cuatro tiempos con doble árbol de levas que desarrolla una potencia de 25,8 CV a 9.250 rpm y un par máximo de 21,1 Nm a 8.000 rpm. Está asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades.



La parte ciclo de la Benelli TRK 251 se compone de una horquilla delantera con botellas de 41 mm y un recorrido máximo de 120 mm. Detrás, recurre a un monoamortiguador, mientras que el equipo de frenos dispone de un disco de 280 mm delante y de 240 mm detrás. Unos neumáticos Metzeler Sportec MS en medidas 110/70-ZR17 delante y 150/60-ZR17 detrás completan el conjunto.



Si hablamos de su equipamiento, esta moto hace gala de un cuadro de instrumentos digital en blanco y negro que muestra información como el régimen de revoluciones, la marcha engranada, la autonomía o el kilometraje total. Un punto a favor que le aporta un toque moderno es la inclusión de un puerto USB con el que podremos cargar nuestro teléfono móvil.

Benelli TRK 251: Cómo va

La impresión nada más posar los ojos en ella es de accesibilidad, de facilidad de uso. Sí, tiene una imagen trail, pero no nos engañemos, el mejor entorno para esta moto es la carretera, si bien podremos salir de lo negro en pistas que no estén muy quebradas. Y decimos que la carretera es su hábitat principal porque monta una llanta frontal de 17'' -lo normal en las motos trail es que equipen 19''-, lo que va a repercutir positivamente sobre el comportamiento en la carretera.



Es una moto perfecta para cualquier motorista gracias, entre otras cosas, a sus 840 mm de altura del asiento o los 153 kg de peso que declara. Si bien la gente de menos estatura le costará algo subirse a ella, una vez acoplados esa sensación desaparece. La ergonomía de su asiento más el manillar ancho y alto favorecen una postura de conducción totalmente recta, perfecta para devorar kilómetros sin que el cansancio obligue a parar.

Con la moto arrancada, aprecias un sonido que, sin llegar a enamorar, cumple con creces. Eso sí, en régimen medio/alto puede resultar demasiado elevado. Los primeros metros con ella muestran a las claras la vocación que tiene de moto fácil, idónea para los novatos pero también satisfactoria para los más veteranos. Por otro lado, el monocilíndrico dibuja una curva de potencia progresiva, sin tirones, lo que todavía pondrá las cosas más fáciles a los motoristas primerizos. Todo ello siendo capaz de alcanzar con soltura los 120 km/h. Por otro lado, el embrague presenta un funcionamiento muy suave, con una maneta en la que no es necesario hacer grandes esfuerzos y que sin duda se agradecerá cuando la circulación es lenta o en ciudad. La caja de cambios presenta un buen desarrollo, con una sexta velocidad que nos permitirá viajar a velocidades de crucero en un régimen de vueltas medio.



En carretera, su ligereza y facilidad de uso hacen que negociar las curvas sea una tarea sencilla y gratificante. En este sentido, los neumáticos Metzeler tienen mucha culpa, ya que permiten llevar la moto por el sitio y responde ante imprevistos con una facilidad pasmosa. El tarado de suspensiones es correcto y, ni en las frenadas más extremas llegaremos a hacer tope con la horquilla delantera. Por otro lado, el equipo de frenos cumple con solvencia y mantiene el compromiso de hacer de este modelo una moto sencilla para el motero primerizo. El tacto del freno delantero es progresivo a la par que efectivo. Lo mismo podemos decir del freno trasero, con un recorrido que evitará que se clave la rueda ante algún imprevisto.

En autopistas, a velocidades legales, las vibraciones pueden ser un incordio para los de oído más fino, pero es lo normal un motor de un único cilindro de cuatro tiempos. Esas mismas vibraciones dificultan la visión por los espejos retrovisores. Asimismo, la cúpula nos protege bien del viento frontal, lo que hace más ameno el trayecto a velocidades de crucero.



Gracias a su configuración, la Benelli TRK 251 es una moto idónea para la ciudad. Con ella podremos movernos entre el tráfico sin problema y ejecutar giros cerrados. No podemos decir lo mismo de su desempeño fuera de la carretera. Las estriberas permiten levantarse encima de la moto, en lo que es un claro guiño al segmento trail, aunque, como hemos dicho anteriormente, sus posibilidades off road son muy limitadas. Unas simples pistas de tierra será el único lugar por el que puedas pasar con garantías.



La Benelli TRK 251 es una moto perfecta para el usuario que acaba de recibir el A2. Se trata de una moto accesible y que puede desenvolverse con presteza tanto en carretera como en ciudad. Además, es un modelo que abre la posibilidad de iniciarse en el mototurismo; no tanto fuera del asfalto, como has podido evidenciar aquí. Los 3.699 euros también decantan la balanza hacia este modelo, que se perfila como una opción tan práctica como económica.



Más información de la Benelli TRK 251

0