Prueba Benelli Tornado Naked T 125: Bomba en 12"

Publicado el martes 11 de diciembre de 2018
Prueba Benelli Tornado Naked T 125: Bomba en 12"

Esta pit-bike matriculable recibe su denominación de las antiguas Tornado Naked Tre (TNT), aquellas espectaculares naked tricilíndricas de la marca de hace años que derivaban de las Tornado deportivas. Ahora tiene poco de aquellas Tornado ni de "Tre", pero sí de naked explosiva, a escala 125 y con ruedas de 12".

Es original y bonita, salta a la vista, y antes de subirte a ella esperas una moto divertida. Pero además, como vehículo de uso diario, como transporte, también convence. Y lo hace por su agilidad, por unas prestaciones suficientes, similares a las de cualquier 125 de ruedas grandes, y solo presenta alguna limitación para llevar acompañante durante mucho tiempo (que por poder hacerlo, puede hacerlo) o para llevar mucha carga. No sé yo cómo quedaría un baúl de los grandes sobre la Benelli Tornado Naked T 125.

Sus ventas van al alza. En Canarias son muy utilizadas por empresas de alquiler, y en su entorno se encuentran las Honda MSX y Monkey o la MITT 125 PK. Pero no solo es en estas islas donde proliferan este tipo de motos. En otras ciudades costeras también empiezan a verse como algo normal, divertido y fácil de llevar. En las grandes ciudades, sin embargo, cuesta más. Se ve que, sin el mar cerca, la gente se vuelve más "seria" y da cierto reparo ir con una moto con ruedas de 12". Sin embargo, yo apuesto por ellas.



Y lo hago por su futuro, después de haber probado varios modelos. Cuando superas que todo el mundo te mire como si fueses montado en un "ovni" en lugar de en una moto, te aseguro que este tipo de moto convence. Al final, una moto convencional con un motor de aire, cinco marchas y 10 CV, por mucho que quieras vestirla de "naked sport", se queda, simplemente, en naked urbana y básica. Son motos útiles, pero rara vez se pueden considerar divertidas, más allá del hecho de ir con dos ruedas y un motor. Si a esa mecánica le adaptas ruedas de 12" y una carrocería adecuada, la cosa cambia.

Son más ligeras y ágiles, frenan mejor, se tienen lo suficiente para sus prestaciones y la sensación de maniobrabilidad es bestial. Permiten conducir con la sensación de ir más alegre aunque ruedes a la misma velocidad que con una moto convencional. E incluso con menor riesgo, porque se controlan con toda facilidad. Con un coste, además, parecido, puedes moverte por ciudad con más rapidez que con una 125 estándar y te divertirás más. Solo si eres de los que necesita llevar media casa encima será más incómoda o menos versátil. A mí me ha convencido.

CÓMO ES LA BENELLI TORNADO NAKED T 125

La Benelli TNT 125 se puede definir como una pit bike matriculable, derivada de una naked más o menos básica pero a escala gracias a sus neumáticos de 12". No es una moto para jugar (o al menos, no solamente), sino una verdadera 125 cc capaz de llevar a dos adultos sobre ella y cruzar la ciudad o, incluso, de hacer escapadas por carretera.



Para ello, el motor es un monocilíndrico de los considerados básicos, refrigerado por aire, pero con culata de cuatro válvulas y cambio de cinco velocidades. Entrega 11,1 CV a 9.500 rpm y un par de 10 Nm a 7.000 rpm, cifras muy considerables para una moto que pesa 116 kg en vacío. Va inscrito en un espectacular chasis multitubular de acero, muy parecido al de su hermana de gama, de ruedas grandes, Benelli BN 125. En la carrocería, las aletas laterales, dos escapes laterales en paralelo, colín levantado y soporte de matrícula bajo, soportado desde el eje trasero, le otorgan ese aspecto agresivo que en una moto de este tamaño resulta, digamos, "salado".



En la parte ciclo, la moto viene bien equipada con una horquilla invertida y un monoamortiguador trasero regulable en precarga. Lleva dos discos de freno, con sistema CBS, con un disco delantero de 210 mm de diámetro y trasero de 190 mm, más que suficientes, con una bomba que asegura un tacto muy correcto en el tren delantero. Sus ruedas, verdaderas protagonistas de este modelo, exhiben unas medidas de 120/70-12 delante y 130/70-12 detrás, sobre llantas de aleación.

No hay mucho que comentar en cuanto al equipamiento. Incorpora un asiento largo, plano, bien integrado en la línea de la moto y suficientemente largo para montar a un pasajero, aunque no sobrará nada si los que van encima son dos adultos. Incluye, por supuesto, reposapiés para ese invitado. Destacan las luces LED en los pilotos, faro cuádruple y un cuadro completo, con parte digital y cuentavueltas analógico. A la hora de aparcar, cuentas solo con pata lateral, con desconexión del motor.



CÓMO VA LA BENELLI TORNADO NAKED T 125

La Benelli Tornado Naked T 125 resulta una moto sorprendente, que merece la pena probar. Es diferente a todo, y muy divertida. Lo primero que llama la atención es la altura de asiento. Te entra por los ojos como una moto muy pequeña, pero te encuentras que el asiento está a 780 mm del suelo. Por comparar, son 20 mm más que la altura de asiento de una naked como la Keeway RKS, de ruedas normales, cuyo asiento está a 760 mm. Además, es muy mullido y cómodo.

Es una moto estrecha. La posición de conducción es bastante natural y turística. Los reposapiés van centrados y el manillar está en una posición correcta. No es, además, ni demasiado ancho ni demasiado estrecho.

Arrancas el motor. Suena bien, ronco, como debe ser un monocilíndrico deportivo. Los mandos tienen buen tacto. Metes primera, sueltas el embrague y sales. Sientes que el motor cumple de sobra en una moto tan ligera y el cambio resulta preciso, por lo que avanzas con soltura y suavidad. Es ciertamente alegre: puedes llevarlo a ritmo tranquilo y va bien, pero si le buscas las cosquillas saca algo de "geniecillo", muy divertido.



En la ciudad es una moto agradable que pasa por casi cualquier sitio. La horquilla invertida limita un poco su radio de giro, pero lo compensa de forma eficaz con una distancia entre ejes mínima y con la posibilidad de tumbarla o maniobrar con toda facilidad. Así, es fácil hacerla pasar entre coches y casi por cualquier paso estrecho. Las suspensiones tienen un tarado algo deportivo. Es fácil que te resulte algo "rebotona" sobre suelos bacheados, pero se controla bien. Son detalles propios de un modelo que monta ruedas de 12".



Otro efecto lo apreciarás más en vías más rápidas fuera de la urbe. Es corta entre ejes y, al equipar llantas de 12", es fácil que se muestre algo nerviosa cuando tumbas e intentas corregir de golpe o pisas un bache. Pero ello, al final, la hace incluso más divertida, porque es muy fácil inclinarla en curvas. Llegas a tocar con las estriberas, ya que están algo bajas al ir centradas, pero entonces ya te ofrece la sensación de ir muy deprisa.

Frena muy bien, con buen tacto y potencia suficiente. Un punto que no convence totalmente es el CBS. Es obligatorio por ley en una 125 como alternativa a un más caro ABS. Pero lo cierto es que en una moto así tiene gracia que te deje la posibilidad de deslizar de atrás bloqueando, de independizar el tacto de ambos trenes. Y eso podría hacerse, por ejemplo, con un ABS de un solo canal a la rueda delantera. Así sería perfecto, pero más caro.



Más información de la Benelli Tornado Naqked T 125

0