• Compartir en WhatsApp
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en YouTube
  • Síguenos en Instagram
  • Contacta con formulamoto.es
  • RSS
Sucríbete a la newsletter Kiosco de revistas LUIKE

12 claves para preparar tu moto de cara al buen tiempo

Publicado el miércoles 17 de marzo de 2021
Revisión moto

Este invierno 2020-2021 ha sido especialmente duro. Esas semanas que vivimos bajo la influencia de Filomena, la pandemia y el teletrabajo han sido motivos para que muchas motos se hayan quedado paradas. Ha llegado la hora de ponerlas en marcha.

Los primeros anuncios de buen tiempo son siempre una alegría para la mayoría de los usuarios de motos y scooters, aunque nunca hay que bajar la guardia con la climatología, siempre variable. Estamos a las puertas de la primavera y es el momento de volver a coger la moto si te has visto obligado a dejarla aparcada largo tiempo. Nosotros te aconsejamos usar la moto y el scooter todo el año, pero es evidente que hay circunstancias que no te lo permiten siempre, ya sea porque no puedes o, sencillamente, porque no quieres.

Para empezar, la situación no será igual si esta parada técnica invernal ha sido prevista o no. En el primer caso, si hiciste todo lo que debes antes de dejarla parada, la cosa sería más sencilla como siempre que te adelantas a los acontecimientos. Si no es así, si al final pensabas usarla y por cualquier circunstancia (como nos ha pasado a todos) se te ha complicado y se ha quedado parada varios meses, tendrás que poner más atención a estos puntos de revisión para que todo vuelva a ir "sobre ruedas".

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de todas LAS MOTOS Y SCOOTERS del mercado

Con la moto bien hibernada

Has hecho bien las cosas. Guardaste la moto limpia, sobre caballetes, tapada, con la batería fuera y con la mínima gasolina posible. Así será fácil volver a utilizarla con normalidad. Comprueba el estado de las ruedas, que seguramente se hayan mantenido sin problemas. Ponlas a presión y aprovecha que la moto está sobre el caballete para analizar la tensión de la cadena. Teóricamente debió quedarse limpia y engrasada; esa grasa habría cogido polvo pero no se ha estropeado. De todas formas, si quieres ser minucioso, quita esa grasa con polvo (limpia de nuevo la cadena), engrasa y vuelve a comprobar la tensión. Ya puedes bajar la moto de los caballetes.



Toca comprobar niveles de aceite que, igualmente, debieron quedarse cambiados antes de hibernarla. Piénsate, si no lo hiciste, cuándo le toca y, si es en breve, mejor ahora que después. Limpia la moto, que si ha estado tapada no tendrá mucho polvo y mucho menos otras suciedades. Ya sabes, a ser posible, con productos específicos de moto, evitando cepillos duros que puedan arañar ni productos especialmente agresivos que ataquen pintura ni plásticos.

Con todo esto hecho te queda volver a montar la batería, empezando por el por el polo positivo para evitar chispazos si tocas por error el chasis, echar gasolina nueva y a disfrutar. Tienes la moto lista para los próximos meses. Y el invierno que viene valora todas las ventajas de seguir usándola: a lo mejor el único problema es renovar tu equipamiento y buscar uno más adecuado para esta época.
 

TODAS LAS MOTOS Y SCOOTERS PARA EL CARNÉ A2

Con la moto no hibernada

Con el invierno que hemos pasado, desde luego tienes excusas para no haberlo hecho. No serás el único en cuya intención estaba usar la moto todo el año y al final no ha sido posible. En cualquier caso, no será difícil, en una moto en un estado normal, volver a ponerla en marcha correctamente.



1º- Paciencia

No tengas prisa. Esto va a llevar unas horas. Si tienes prisa por salir, busca otra alternativa y reserva el tiempo que merece lo que tendrás que hacer a continuación.

2º- Batería

La batería es siempre uno de los puntos de la moto que más sufre en estos casos. Lleva mal el invierno y la inactividad. Si se han juntado las dos cosas, da por hecho que es uno de los primeros puntos a revisar. Y como esto llevará horas, es mejor empezar por aquí. Comprueba su carga, porque seguramente estará baja. Si es suficiente para arrancar, perfecto, pero no arranques todavía: mi consejo es que aún así la saques y la pongas en un cargador-mantenedor que la ponga en forma del todo mientras hacemos todo lo demás.



3º- Lávala

Lavar la moto antes de nada te ayudará a detectar posibles fugas de líquidos que antes no estaban (o sí, pero no las habías visto en el uso normal). Lávala teniendo eso en cuenta: si hay manchas de aceite en una horquilla, toma nota de ello antes de quitarlo, y lo mismo vale con el resto de la moto.



4º- Niveles de aceite y líquidos

Al igual que ocurre con la batería, tampoco se llevan bien la inactividad: se "oxidan", es decir, se degradan por el simple contacto del oxigeno. Si el aceite y el resto de líquidos estaban nuevos, habrán aguantado bien. Simplemente, ponlos a nivel. Si estaban viejos y cerca del límite de uso, plantéate hacer una revisión completa y cambio de aceites antes de usarla.



5º- Gasolina

Las gasolinas actuales tienen muchos meses de duración sin perder excesivas propiedades. Aún así, el nivel de octanaje desciende, se generan residuos y posos, y el depósito, si no está perfecto, puede empezar a oxidar o a perder su acabado interior y generar más posos. Nuestro consejo es cambiar esa gasolina, sacarla y guardarla (puedes usarla para limpiar piezas) y echar gasolina nueva. Comprueba que el interior del depósito está bien y no tiene óxido ni suciedad. Importante comprobar, y en su caso cambiar, el filtro de gasolina.

6º- Ruedas y frenos

Por supuesto los neumáticos habrán perdido presión. Ponlos a su medida y comprueba que están en buen estado, sin fisuras ni rajas. La capa más exterior es posible que haya iniciado la cristalización, ese proceso que degrada la goma y la endurece. Si no es más que la parte más externa, simplemente ten cuidado en las primeras salidas con la moto: la mejor forma de recuperarlos es con un uso normal. Con los frenos sucede algo similar: no es probable, si estaban bien, que se hayan cristalizado completamente, pero sí muy posible que no frenen como antes durante algunos kilómetros.



7º- Horquilla

A veces una moto parada deja algo secos los retenes de horquilla, de modo que en el primer uso tras unos meses parada aparezca una fuga de aceite. Y puede ser que toque cambiar retenes, pero antes prueba un truco: con una galga estrecha (0,10 mm, por ejemplo), intenta limpiar el interior del retén, metiendo la galga entre la barra y la botella. Si se ha quedado un poso de suciedad o el labio del retén se ha descolocado por la sequedad, puede volver a su sitio y ahorrarte (por ahora) ese cambio de retenes.



8º- Engrase de cadena, kit de transmisión y otros puntos

Que esté sucio y con polvo es lo normal. Toca limpieza, a ser posible con productos específicos. Después, como siempre, engrase y tensión. Tampoco estará de más que con un lubricante en spray te acuerdes de bieletas de suspensión, cables, ejes de caballete y pata de cabra, puntos de giro de las manetas y pedales, etc.



9º- Luces e instalación

Algún tipo de efecto paranormal hace que, durante largas paradas invernales, las bombillas se fundan, el claxon dejen de funcionar e incluso, en casos graves, el motor de arranque se niegue a funcionar o cosas peores. No, en serio. Todos esos componentes eléctricos también pueden estropearse en parado o, más posiblemente, al volver a funcionar tras un tiempo parados. Comprueba que todas las luces y claxon funcionan. Si una bombilla o un fusible se van, son fáciles de cambiar. Si es un componente más complejo, depende de tu conocimiento y habilidad, pero las averías eléctricas suelen ser complicadas. Entonces toca llevarla al taller.

10º- Documentación

¿Se te ha pasado la ITV? ¿Te ha caducado el seguro? ¿Un agujero en la carpeta de la documentación y esta se ha empapado y destruido con el deshielo tras Filomena? Comprueba estas cosas. Una documentación estropeada requerirá también que pidas duplicados, en Tráfico el del permiso de circulación y en tu ITV el de la ficha técnica.

11º- Vuelta a la batería

La hemos desmontado antes, mientras comprobábamos el resto. Si estaba bien, habrá cogido carga y, con la moto ya revisada, podremos montarla, arrancar y salir a dar una vuelta, un mínimo de 15 o 20 minutos. Eso hará que el alternador termine de dar carga a la batería y dejarla lista para el uso. Si no ha cogido carga, un cargador moderno te advertirá de su estado y tocará batería nueva. Si ha cargado lo justito, sabes que más pronto que tarde te tocará cambiarla. Hazlo ahora y evita quedarte tirado, porque, en obligado cumplimiento de las leyes de Murphy, te ocurrirá el día que peor te venga.



12º- No puedo hacer nada de eso

No tengo tiempo, herramientas, sitio donde hacerlo o, simplemente, no tengo ganas. Te aconsejo que llames al taller. Muchos de ellos estarán encantados de recoger tu moto donde esté, revisarla por completo y entregártela a punto para usar. Más fácil, imposible. Y te aseguras de no estropear nada, de no provocar averías peores por usar la moto sin revisar y de no tener disgustos en estos meses de moto que nos vienen por delante. La seguridad es siempre lo primero.

 

Especial MotoGP2020
0