• Compartir en WhatsApp
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en YouTube
  • Síguenos en Instagram
  • Contacta con formulamoto.es
  • RSS
Sucríbete a la newsletter Kiosco de revistas LUIKE

3 averías eléctricas en moto: cómo solucionarlas tú mismo y a qué precios

Publicado el lunes 11 de enero de 2021
3 averías eléctricas en moto: cómo solucionarlas tú mismo y a qué precios

Las averías eléctricas, como cualquier tipo de avería en la moto, son una mala noticia. Algunas son complicadas y difíciles de diagnosticar, ya que no puedes ver, sin aparatos, donde está el fallo. Pero otras son sencillas y baratas de reparar. Lo suficiente para que lo haga cualquiera.

La electricidad es esencial en la moto. No solo luces y bocina precisan de la electricidad. El motor es capaz de hacer explotar la gasolina produciendo una chispa en la punta de la bujía que inflama el combustible pulverizado cuando este ha entrado en el cilindro. Esa chispa la ha producido el sistema de encendido (no confundir con el de arranque, que no tiene nada que ver). Se trata, básicamente, de un distribuidor eléctrico alimentado por un generador eléctrico y, a veces (no siempre), por una batería.

Visto en otro orden más lógico, llevas en la moto un generador eléctrico, generalmente un alternador o un plato con imanes girando sobre bobinas, que producen esa electricidad. Esta electricidad se genera en cantidades diferentes en función de la velocidad de giro de motor y, además, es corriente alterna, es decir, necesitas estabilizarla a un voltaje más o menos constante (sobre todo que no supere un umbral que queme los componentes del resto del sistema eléctrico) y convertirla en corriente continua, la que tiene un polo positivo y otro negativo. Para ello se monta un regulador rectificador por el que pasa esa corriente y ya, convertida al voltaje de tu moto (hoy día 12v casi siempre), se envía a todo el sistema eléctrico, pasando por la batería para que coja carga y bobinas de encendido para alimentar las bujías. Lógicamente, todo esto se protege con fusibles. Si falla algo, los fusibles están diseñados para quemarse evitando la rotura de elementos más caros o, incluso, la propia instalación completa de la moto.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de todas LAS MOTOS Y SCOOTERS del mercado

Todos estos sistemas son complejos y estamos haciendo un resumen muy somero. Lógicamente hoy día te encuentras con sistemas de inyección y encendidos electrónicos (ese sistema de distribución de la electricidad que señala a la bujías cuándo producir la chispa), instrumentaciones electrónicas y sensores de multitud de sistemas, muchos muy complejos, más cercanos a la informática que a lo que es puramente electricidad. Eso supone que cualquier avería ahí requiera de utillaje especial y una capacidad técnica que ni siquiera tienen todos los talleres. Por eso, hoy día, solo algunas de las averías más simples tienen fácil solución en casa y con pocos medios. De esas, básicamente estas tres son las que no requerirán utillaje alguno.



Batería

Cuando la avería está en la propia batería no hay mucho problema. Salvo en algunas motos un tanto especiales (recuerdo, por ejemplo, algún modelo de TMAX, FJR 1300 o alguna BMW F de las antiguas) suele ser un elemento muy accesible, al que puedes llegar sin desarmar demasiadas cosas. Es fácil de identificar la avería y todos sabemos cuándo ocurre: vas a arrancar y el botón no es capaz de girar el motor de arranque. Entonces la batería está baja de voltaje. Es un elemento de los que llamamos "de desgaste", es decir, el simple uso acaba por desgastarla y deja de funcionar. Cambiarla solo requiere desconectar ambos bornes y conectar en su sitio una batería nueva.

Cargar una batería vieja solamente sirve en algunos casos, por ejemplo si la batería no ha llegado al final de su vida útil, y debe hacerse únicamente con un cargador adecuado. No obstante, a veces una batería desgastada es síntoma, por desgracia, de una avería más grave. Si ese sistema de carga falla (el alternador o el regulador), la batería se quedará sin carga. Entonces, aunque pongas una nueva, volverá a ocurrir. Si es así, te toca ir al taller.



El coste de cambiar tú mismo la batería es muy relativo. Una batería pequeña, de 4 amperios por ejemplo, para un ciclomotor o una moto pequeña puede oscilar de los poco más de 20 euros para una plomo-ácido hasta unos 70 u 80 euros de una de litio para el mismo modelo de moto (tú eliges la que quieres). Una batería de más de 20A para una moto GT muy grande puede rondar los 120 euros de las más baratas a más de 300 euros si quieres una de litio. En general, las motos suelen estar entre los 8A y los 12A o 14ª, y estas oscilan en precios desde los 40 a los 100 euros para las más baratas de plomo hasta alrededor de 200 euros para las de litio.

Fusibles y relés

Llegas a la moto, metes la llave, la giras y no hace nada. Ni siquiera enciende el cuadro o una mínima luz. O arranca pero de repente no funcionan las luces, el claxon o ninguno de los intermitentes. El primer lugar a mirar si esto sucede son los fusibles. El libro de usuario te dirá dónde están y cuáles corresponden a cada sistema de la moto. Suele haber uno general, uno grande para el arranque, y varios más pequeños para luces, intermitencia, cuadro, bocina y demás sistemas, aunque a veces se agrupan varios sistemas en un fusible. Lo sacas (suele ser simplemente tirando de él) y compruebas si se ha fundido. Es tan fácil como en una bombilla: el hilo metálico interior debe estar completo, no roto, señal de que ha actuado como debe y se ha fundido, protegiendo la instalación que está detrás de él.



Son baratos (en una gasolinera, por ejemplo, te venden en un blister varias unidades por menos de 5 euros) y fáciles de cambiar, pero la mala noticia es que cuando se funde uno de ellos suele ser porque hay una avería (un mal contacto o un elemento estropeado) en esa parte de la instalación y es posible que se vuelva a fundir el nuevo hasta que soluciones el problema de base. Por eso es importante fijarse en el amperaje que aguanta el que has quitado y poner uno igual. Si aguanta más amperaje es posible que ese fallo que hay en la instalación queme algún elemento más caro e importante, al convertirse en el "punto flaco" de ese circuito. Si lo pones de menos es posible que se funda antes de llegar al límite para el que está diseñado el circuito.

El relé es algo similar. Sueles tener como mínimo dos, uno para los intermitentes, que es el que les da esa cadencia de encendido/apagado, y otro para el motor de arranque. Son "interruptores remotos", es decir, cuando pulsas el botón correspondiente mandas electricidad al relé que cierra un circuito principal y hace que pase al corriente al arranque o al intermitente correspondiente. Suelen costar entre 10 y 30 euros. Te puedes encontrar alguno más especial y caro, y al igual que los fusibles suelen ir enchufados sin más en sus soportes. El libro de usuario te dirá cuál es cuál. Dentro llevan unos contactos que pueden llegar a desgastarse y no tocar bien uno con otro: cuando es el de intermitencia, simplemente, dejan de funcionar los dos de un lado al tiempo o los de ambos. Prueba con un nuevo y posiblemente hayas dado con la avería.



El de arranque suele verse bien que está mal. Cuando das al botón suena un "tac", un golpecito que proviene de él. Entonces el botón de arranque le hace llegar corriente, intenta cerrar el contacto (lo que provoca ese "tac"), pero no llega a establecer ese puente necesario y no acciona el motor de arranque.

Bombillas

Seguramente es una de las averías más fáciles de identificar y generalmente de reparar, pero no siempre: enciendes las luces o los intermitentes y uno de ellos no va. Es tan sencillo como abrir el faro o el piloto, ver qué tipo de bombilla lleva, comprar una (desde pocos céntimos hasta unos pocos euros) y ponerla en la misma manera en que estaba la anterior. Si es el faro y lleva bombillas halógenas, procura no tocar el cristal de la bombilla nueva, ya que son muy delicadas y nada más que tu huella puede ser suficiente para fundirla de nuevo al encenderla. La parte negativa del asunto es que hay motos y, sobre todo, scooters con el faro o el piloto bastante escondido y tendrás que desmontar varias piezas para acceder. Ahora bien, los libros de usuario te suelen explicar bien cómo hacerlo.



 

Especial MotoGP2020
0