Cambiar el aceite de tu moto: 10 cosas que no debes hacer

Publicado el viernes 13 de marzo de 2020
Cambio aceite moto

Cambiar el aceite del motor es bastante fácil. Muchos de los que nunca han tocado la mecánica de su moto se deciden a hacerlo por primera vez precisamente con esta operación de mantenimiento básica, sencilla y sin complicaciones. Pero, ¿sabes lo que no debes hacer cuando cambias el aceite?

Compras el aceite, sacas del motor el viejo y echas el nuevo, ¿qué puede salir mal? Ten cuidado, porque puedes provocar hasta una avería grave que acabe con el motor.

Tampoco te lo decimos para asustarte, para que no cambies el aceite por ti mismo y te ahorres un dinero. Estamos hablando de "algo de dinero", ya que tampoco te creas que los talleres te clavan una barbaridad por algo tan básico. Nuestra intención es aclarar algunas dudas o problemas que te pueden surgir cuando no tienes experiencia en estas operaciones o simplemente prevenirte de errores que a veces hemos visto cometer. Muchos de ellos son de simple lógica y otros requieren conocer un poco tu moto, pero estos errores existen. Te contamos los 10 más importantes.

1 - Sacar el aceite del cambio y rellenar el del motor

Sabrás que los coches, a diferencia de las motos, llevan el aceite del cambio separado del propio del motor. Pues no. Este hecho no tiene nada que ver con que sean coches o motos, aunque es cierto que casi todos los coches lo llevan así y pocas motos recurren a este sistema, pero haberlas, "haylas". Algunos modelos Honda CRF de cross llevan el aceite del cambio por un lado y el del motor por otro. Las antiguas Bultaco llevaban diferentes aceites en cambio y embrague. O las antiguas BMW bóxer, que llevaban aceite del cambio por un lado, el del motor por otro y el del cardan al final. Yo he visto sacar el aceite del cambio y rellenar el del motor, con el consiguiente destrozo doble del cambio por falta de lubricación y del motor por exceso de presión.



2 - Apretar el filtro con la llave

Este segundo no es un error grave, pero a la larga te va a complicar la vida: los filtros de aceite de cartucho no se aprietan con herramientas, sino solo con la mano. Ojo, únicamente los de este tipo. Algunos, los que son solo de papel o rejilla y van metidos en una cavidad con una tapa con tornillos, no tienen problema: sacas la tapa, junta, muelle y lo que lleve y montas el nuevo con todas esas piezas en su sitio y ya está. Hay otros, los que van "al aire", con su propia carcasa metálica tipo coche, que no deben apretarse con la herramienta que empleas para sacar el viejo. Estos, una vez fuera el viejo, mojas con el dedo la junta tórica de goma que llevan con el aceite usado, lo pones con la mano y aprietas a mano todo lo que puedas. Tienen la mala costumbre de apretarse solos con el tiempo, de forma que cuando dentro de 5.000 o 10.000 kilómetros lo vas a sacar, está muy duro y necesitarás herramientas para sacarlo. Si lo aprietas con una llave y te pasas, puedes romper su rosca y tener por ahí una importante fuga de aceite si no te das cuenta o, simplemente, romper el filtro.

3 - Y cuidado con el resto de roscas

Te recuerdo que los cárteres con los que estás trabajando suelen ser de aleaciones de aluminio, de una dureza relativa, y muchas de las tuercas, tapones y tornillos que estás manipulando son de acero. Eso implica que si aprietas en exceso es muy probable que te cargues las roscas del bloque, provocando una avería seria, que habría que arreglar o bien desarmando el motor por completo, rellenando con soldadura el agujero dado de sí y volviendo a construir la rosca, aunque lo típico es meter un "helicoil" o casquillo de rosca postiza que, cuando menos, no es tan perfecto como la rosca de serie. Por cierto, emplea siempre arandelas como las que tiene de serie (cobre, aluminio o la que lleve), a ser posible nuevas.



4 - Emplear un aceite cualquiera

Atención: el aceite del coche, del tractor o del fueraborda no sirve. Ni siquiera deberías utilizar el del scooter para la moto de cross o al contrario. Hoy día la tecnología de los aceites es tan sofisticada que se formulan para un uso muy concreto. Hay aditivos que ayudan al embrague a hacer su trabajo sin interferir en el de las válvulas de la culata en aceites que, lógicamente, se deben emplear en motos que llevan engrase de motor y embrague unidos y no en un scooter, y otros específicos para motores que no engrasan el cambio con ese aceite. El del coche (y más si es diésel) está formulado para funcionar a un régimen de vueltas de motor determinado que tiene poco que ver con el de la moto y, por supuesto, no engrasa embragues ni otras partes que sí lo hace en la moto. Más grave puede ser incluso si lo que haces es rellenar el aceite con uno cualquiera, sin saber cuál hay previamente en el cárter. No suele suceder hoy día, pero antiguamente había aceites incompatibles que al mezclarse se degradaban. Todavía, en casos extremos de aceites muy diferentes, puede suceder.

Todos nuestros reportajes para evitar problemas de averías en tu moto

5 - Tirarlo por el desague, al campo o en cualquier sitio

Esto parece de lógica. Es una barbaridad deshacerte del aceite usado de cualquier manera y parece que todos sabemos ya lo que hay que hacer con él: al punto limpio y en un envase cerrado. Que sepas que deberías llevar también los trapos, filtros de aceite y bandejas que hayas usado y quieras tirar.



6 - Llenar por encima del nivel

El nivel de máximo que se marca en el cárter, en el ojo de buey o en la varilla, no quiere decir ni mucho menos "con que llegue aquí, vale", sino más bien "no te pases de aquí". Superar ese límite por mucho supone "ahogar" el motor en aceite y puedes provocar que se meta por donde no debe, con el estrés que eso supondría para el motor y sus diferentes componentes. En algunos casos puede llegar a "batirse" al tocar excesivamente partes en movimiento; eso supone que se mezcle con aire y la humedad del cárter, formando espuma e incluso llegar a degradarse y perder su capacidad de lubricación.

7 - Arrancar el motor para vaciar todo el aceite

Algún caso he conocido de alguien que dedujo que para sacar bien todo el aceite lo mejor era arrancarlo, de forma que la propia bomba de aceite y el giro del circuito sacaran todo el aceite de todos los recovecos del motor. No es buena idea. En un motor en buen estado no pasará nada por hacerlo una vez, durante unos segundos, lógicamente, pero ni es bueno para la bomba quedarse sin aceite ni para muchos de los puntos críticos del motor, que durante ese tiempo estará "achicharrando" las superficies en contacto que requieren aceite e incluso la propia película de aceite que se haya quedado ahí. Lo dicho, no es buena idea. Otra cosa es calentar el motor y el propio aceite arrancando la moto durante cinco minutos antes de sacar el aceite. Este, por sus propiedades, al calentarse fluirá mejor y saldrá más fácilmente del motor. Rellenar con gasolina o gasoil "para limpiar" es, en el fondo, otra versión de la mala idea anterior: sacar el aceite, rellenar con algún líquido con propiedades "limpiadoras" y sacarlo. No, es el mismo caso que antes: el motor tiene que girar con aceite y lo que le eches para "limpiar" no es buena idea.

8 - Prolongar los cambios de aceite en exceso

Este es otro de esos puntos que debería ser obvio. El aceite tiene que cambiarse cada "x" kilómetros y no debes estirar de ese kilometraje el uso de este componente. De hecho, ten en cuenta que hoy día tanto los fabricantes de motos como los de aceite tienen como una ventaja que este dure mucho, por lo que ya tienen cierta tendencia a darte intervalos de mantenimiento muy en el límite superior. No hay problema si te pasas una cifra lógica -100 o 200 kilómetros-, porque te salta la indicación de cambio de aceite cuando no puedes hacerlo, pero procura que te ocurra las menores de las veces. Por otro lado, si haces pocos kilómetros, el aceite también se degrada por el simple paso del tiempo dentro del cárter (no en sus envases cuando estos siguen cerrados). Es aconsejable cambiarlo una vez al año. No es tan caro y el motor te lo agradecerá.



9 - Saltarte los índices SAE u otras propiedades

Antes hablábamos que no es bueno cambiar el tipo de aceite y que lo suyo es emplear el de la moto que corresponde. Con los índices y calidades ocurre lo mismo: si el fabricante te pide un grado SAE, respétalo. Nadie sabe como ellos los cálculos de viscosidad hechos para ese motor, pero las distancias de las piezas en movimiento, la presión de la bomba, el grosor de la película que el aceite forma dependen en gran medida de ese grado. Índices de anti-rozamiento JASO o el del API, que clasifica los aceites por ser más o menos actuales, también son importantes, porque determinan cómo se comportan dentro del motor, y este ha sido diseñado para ese comportamiento del aceite.

Sí puedes, dentro de un orden, variar algo el SAE. Normalmente el libro de usuario te da unos rangos de SAE en función de la temperatura a la que se va a usar la moto. Así en invierno puedes ira a SAE más bajo para que en frío tenga mayor capacidad de subir a la culata, pero no salgas de los rangos marcados. Variar el resto de índices tendría que ser en casos muy especiales y yo siempre preguntaría a un especialista qué consecuencias tendrá.



10 - No volver a comprobarlo

Ya he cambiado el aceite. Entonces ya me puedo olvidar de él, hasta dentro de 10.000 kilómetros. Rotundamente no. Primero hay motores "muy puñeteros" que cuando cambias el aceite requieren unos kilómetros de uso para alcanzar todas las partes del motor. Cuando ha sucedido esto, te puedes encontrar con que te has quedado algo bajo en el nivel (o algo alto, a veces pasa) y debes corregir ese desnivel. En cualquier caso, que los fabricantes digan que el aceite se puede cambiar a los 10.000 o 15.000 kilómetros no quiere decir que en ningún caso vaya a haber un consumo, una pequeña fuga o cualquier otro aspecto. Sigue siendo una buena idea mirar el nivel y el estado del aceite cada menos kilómetros que esa mera recomendación.



Especial MotoGP2020
0