Qué hacer para que tus neumáticos duren más

Publicado el miércoles 13 de noviembre de 2019
Qué hacer para que tus neumáticos duren más

Hacer un correcto mantenimiento de una moto o scooter es fundamental. Uno de los factores esenciales es contar con unos neumáticos en buen estado. Te ofrecemos algunos consejos que ayudarán a que te duren más kilómetros.

Es una cuestión de seguridad. Un neumático gastado o en mal estado es peligroso porque no tiene el agarre que necesitas, con las consecuencias que te puedes imaginar. Pero también es una cuestión de disfrute de la moto: una moto que no se agarra bien al asfalto no es divertida de llevar. No obstante, cambiar neumáticos no es barato, por lo que a veces los llevamos más lejos de lo que debemos para prolongar su uso. Y no es buena idea.

Sin embargo hay soluciones para alargar la vida del neumático en buen estado. Con ciertos cuidados podrás hacer más kilómetros, además asegurarte de su buen funcionamiento durante toda la vida útil de los mismos y, por tanto, divertirte más durante más tiempo.

No todo el mundo emplea o utiliza todos estos trucos, por lo que está bien repasarlos. Quizá encuentres alguno que te puedas aplicar y mejorar tu mantenimiento de neumáticos.





1- A su presión

Un neumático de moto está diseñado para pisar de cierta forma. Si lo llevas con poca presión la huella será más grande de lo que debe y el dibujo se deformará sobre el suelo de forma diferente a como debe hacerlo. Esto, lógicamente, lleva a desgastes indeseados, ya que no se está consumiendo como debe. Si está demasiado hinchado tampoco es bueno: la huella es menor y la moto pisa "de puntillas", desgastando demasiado la poca zona de contacto con el suelo, además de tener menor agarre. Para nuestra desgracia, la presión del neumático varía y las microfugas son inevitables, de forma que te verás en la obligación de comprobar cada poco tiempo la presión. La ventaja es que no tardas mucho en hacerlo, por ejemplo una vez por semana, y ganarás mucho en duración, comodidad y seguridad. Por cierto, después de mirar la presión asegúrate de volver a poner los tapones: ayudan a perder menos aire cada vez que compruebes.

2- Y en buen estado

No solo es cuestión de presión. Un neumático con diez años de uso o uno montado en una moto que ha estado parada mucho tiempo están fuera de uso por cristalización. Los componentes que forman ese neumático han cambiado sus propiedades químicas y el neumático ha perdido agarre e incluso resistencia ante golpes o baches. Un neumático que, precisamente, ha tenido un golpe fuerte, un "pellizco" contra un bordillo o similares, tampoco está ya en buen estado y lo mejor sería comprobar cómo está por dentro. Y hay poco que hacer contra ello: simplemente, comprueba que tus neumáticos no lleguen a este estado y usa más la moto. Gastarás neumáticos, pero al menos los habrás disfrutado.

Otro asunto sobre mantenerlos en buen estado es la que hace referencia al resto del mantenimiento que debes observar. La rueda debe estar bien equilibrada y no "rebotar" al rodar a cierta velocidad. Esto es básico para que el desgaste sea regular y no aparezcan crestas e irregularidades que harían que el neumático pierda eficacia antes de desgastarse del todo. Las suspensiones y frenos en buen estado también ponen su granito de arena: unos amortiguadores desgastados hacen que el neumático tenga que poner más de su parte para mantener el agarre y, con ello, mayor desgaste.



3 - Peso y velocidad

Es lógico que cuanto más peso, más presión hace el neumático sobre el suelo y se obtiene mayor desgaste. Normalmente, en casi todos los vehículos el fabricante te da varias referencias de presión de neumáticos en función de su nivel de carga. No debes llevar la misma si ruedas solo o si vas con equipaje y pasajero. Comprueba cuál es la presión adecuada para las condiciones en que vas a rodar. Con la velocidad también ocurre: mayor rozamiento, mayor temperatura y, por tanto, mayor presión. Si mantienes ritmos más tranquilos gastarás menos neumático. Además, esos ritmos mayores implican maniobras mucho más bruscas, con mayor apoyo del neumático y, por tanto, con desgastes superiores.

4 - Conduce suave

No solo es cuestión de velocidad. Buscar trazadas suaves, evitar frenazos, acelerones y brusquedades al maniobrar también garantiza mayor kilometraje a tus neumáticos. Te repito que la brusquedad también comporta mayores rozamientos y con ello mayores desgastes. Ojo también al ABS: en las motos actuales de más de 125 cc ya es obligatorio y en las anteriores, muchas lo llevaban ya. Es un elemento de seguridad muy positivo. Sin embargo está para evitar errores al frenar y no para abusar de él porque te acostumbres a llegar un poco pasado al punto de frenada y tires de frenos hasta notar cómo salta. Esto obliga a las ruedas a frenar-soltar-frenar-soltar en muy pocos instantes y eso provoca escalones en la banda de rodadura que acabarán deformando el neumático.

5 - Ojo con la limpieza

Limpiar la moto es importante, ya que es parte del mantenimiento y hacerlo bien asegura que tengas moto en buen estado más tiempo. Sin embargo, cuidado con los productos que empleas. Algunos productos de limpieza pueden parecer adecuados pero pueden atacar los componentes del neumático. Según algunos constructores de neumáticos, lo mejor para estos es solo el agua.



6 - Y si vas a dejarla parada

Nunca es buena idea, porque las motos son para usarlas siempre. Pero si no te queda más remedio, acuérdate también de los neumáticos. Además de dejarla tapada, engrasada y demás cuidados, es importante dejarla levantada sobre un caballete. Si puedes, incluso mejor estilo carreras, con dos caballetes para que los neumáticos no toquen el suelo, mejor. Si es mucho tiempo, pueden acabar hasta deformándose y haciéndose planos donde han estado tocando el suelo.



Nuestros vídeos en

Las 10 principales novedaes de 2018
Estas son las mejores novedades desveladas en el pasado Salón de Milán

Especial MotoGP
0