Averías de Moto Que no te deje tirado

Qué debes revisar para no tener que llamar a la grúa

Comentar Publicado el jueves 30 de agosto de 2018
Qué debes revisar para no tener que llamar a la grúa

Pocas cosas tienen menos gracia que terminar tu viaje en moto con ella encima de la grúa. Y sí, a veces no hay más remedio y han sido las circunstancias o la mala suerte. Pero otras muchas tienen que ver con nuestra desidia a la hora de revisar la moto.

Por desgracia, todo usuario de la carretera está expuesto a la rotura de su vehículo por la causa que menos te esperas y cuando menos te lo esperas: es algo consustancial a cualquier aparato mecánico. Pero lo cierto es que gran parte de las veces que la moto acaba sobre la plataforma de una grúa es por un fallo que se podía haber previsto, es decir, un problema de mantenimiento. Sobre todo, de aquellos componentes que, aunque viene programada su revisión en el libro de mantenimiento, mucha gente hace caso omiso o al menos no se le otorga la suficiente importancia. Estado de la transmisión, de cables de mando o el combustible se llevan la palma en cuanto a incidencias que te dejan tirado. Y no es difícil tenerlo controlado. Echa un vistazo a nuestro "Check List" y te ahorrarás ver subida tu moto al remolque del servicio de asistencia.

1º- La gasolina:



Hay un viejo dicho entre los aficionados a los circuitos y al motociclismo de velocidad: hay dos tipos de pilotos, los que se han caído y los que se van a caer. Aplicando esto a los que vamos por la calle, podríamos decir que hay dos tipos de motoristas: los que se han quedado tirados sin gasolina y los que se van a quedar. Es un despiste bastante común; vas con prisa, no te has fijado en el indicador y se acaba antes de llegar a la gasolinera. Si tu moto no lleva nivel de combustible y lleva todavía grifos, esto es más fácil todavía, porque llegas a casa un día en reserva, no cambias de posición el grifo y en la siguiente salida€se acaba la reserva antes de que caigas en la cuenta. Solución: acostúmbrate a cerrar siempre los grifos y a revisar su posición antes de salir.

En motos que sí incorporan nivel o testigo de combustible, antes de salir comprueba lo que realmente queda dentro del tanque. Estos indicadores también se estropean y a veces se encallan indicando que hay gasolina cuando ya no hay. Eso sí, debería "mosquearte" lo poco que gasta de repente tu moto. Una buena solución es poner siempre a cero el cuentakilómetros parcial: si sabes que tienes una autonomía de 250 km, llevas 220 km y no marca la reserva€malo.

2º- La transmisión:



Las cadenas se gastan y pueden acabar por partirse
. Las correas de transmisión de scooter y algunas motos ( Harley-Davidson, por ejemplo) también, aunque es más difícil de apreciar ese desgaste. Y los cardan, a pesar de lo que se suele decir por ahí si tienen mantenimiento: hay que comprobar el nivel de aceite y su estado. Lo curioso es que el sistema que peor fama tiene es la cadena, cuando realmente es el más fácil de mantener. Comprueba que la cadena no forma pliegues, que los dientes de la corona esta rectos y con suficiente cresta y engrasa regularmente para mantener. Cuando los tensores de la cadena están ya estirados al máximo o la corona presenta desgaste, cambia todo el kit de transmisión. Así evitarás partir la cadena o que ésta tienda a salirse de la corona, dos situaciones de riesgo grave en la carretera.


Con las correas de transmisión y más en scooter, que la llevan tapada, es más difícil de comprobar. Algunos modelos, como los Yamaha XMAX y TMAX, por ejemplo, llevan un indicador en el cuadro que se enciende cuando toca cambiarlo. Esto se decide por el kilometraje realizado, por lo que en los scooter que no lleven este tipo de indicador la cosa es tan fácil como mirarlo en el libro de mantenimiento y respetar los cambios preconizados. Si no lo haces es fácil que se parta y, al igual que en el caso de la cadena, una rotura de este elemento es peligros: los trozos pueden llegar a atascar los mecanismos de giro de la rueda trasera, provocando un frenazo similar al gripaje.

No está libre de pecado el cardan, aunque lo cierto es que hay que ser muy poco cuidadoso para llegar a bloquear este elemento. Algún caso he visto y no es divertido ver una moto de turismo de 300 kg bloqueando la rueda trasera de repente en mitad de la carretera. En el grupo trasero hay aceite. Éste debe estar a un nivel y tener la viscosidad y limpieza necesaria para engrasar bien el mecanismo. Se tarda poco en mirarlo de cuando en cuando y evitar así ese susto.

3º - Ruedas:



Desgastes, presiones sin controlar, cortes o deformaciones en la superficie pueden costarte caro. Arriesgarte a salir con una rueda cerca de su límite de desgaste puede suponer que a medio camino te encuentres sin rueda suficiente para volver. Si llegas a un límite exagerado de desgaste, el riesgo de reventar una rueda es enorme. Lo mismo ocurre si la rueda ha tenido un golpe en un bache o un bordillo que ha afectado a su integridad: u corte o deformación que parece, en parado, que no ha hecho nada puede acabar convirtiéndose en un reventón en cuanto coja temperatura y aumente su presión interior. Llevar las ruedas con un exceso de aire o con muy poco, además de afectar a la estabilidad también puede provocar un desllantado peligroso: el neumático se sale de la llanta, con las consecuencias que puedes imaginar.

4º- Cables:



Cables de acelerador, embrague y frenos (si los hay) también requieren una cierta revisión de cuando en cuando. Deben estar en perfecto estado, sin hilos sueltos, sin enganches en su recorrido y con algo de engrase. Que un cable se parta ya es malo, porque acabarás en la grúa. Pero que uno de acelerador se quede enganchado a mitad de su recorrido puede ser bastante peor...

 

5º- Batería:



Que la batería te deje tirado es bastante normal. Lo que es más raro es que esto suceda en plena carretera, con la moto en marcha. Pero lo cierto es que vamos para el invierno, fecha critica para las baterías: con el invierno llega el frío y el frío "remata" las que están cerca del final de su vida útil. Las hay que duran mucho, seguro, pero si tu batería tiene más de tres años, por si acaso, vigila mucho su estado. Si algún día antes de salir del garaje ves que le cuesta arrancar más de lo normal, ojo porque le queda poca vida. Si con una batería en ese estado te arriesgas a salir no te extrañe que tras una parada ya no quiera arrancar y poco podrás hacer para evitar ya la vuelta en grúa.


6º- Embrague:



Es una avería bastante común, según todas las estadísticas sobre el tema y aunque en casos de fallo mecánico no será previsible, lo cierto es que muchas de las veces que este sistema nos deja tirados sí podrían evitarse. Si tu embrague es de cable, como te decíamos antes, revisa su estado. Y, en cualquier caso, atento al estado de los discos. Estos son un elemento de desgaste. Unos discos recubiertos de un material anti-fricción actúan contra otros metálicos. Cuando tienes la maneta suelta, los muelles del embrague dejan todo este paquete solidario entre sí. Cuando aprietas la maneta el sistema hace que se separen, interrumpiendo la transmisión. Si los muelles o ese material anti-fricción se desgastan, el sistema "patina" y cuando esto ha empezado a suceder, el proceso es irreversible e irá a más. Si ese deslizamiento no viene provocado por un exceso de tensión (el cable está demasiado tenso), es por desgaste, y si no lo cambias llegará el día que, tras una cuesta, un arranque brusco o un esfuerzo similar, la moto ya no sea capaz de andar y se quede, precisamente, como si tuvieras el embrague cogido. No esperes al último momento para evitar la grúa.


7º- Tornillería:



No es algo frecuente hoy día, pero todavía ocure y más en motos con ciertos años . Que un tornillo o una tuerca se salga de su sitio te puede dejar tirado si la tornillería no se revisa de cuando en cuando. Por propia experiencia y recordando "aventuras", yo he perdido en estos años un par de finales de escape, otro par de veces el reenvío del cambio, rotores de encendido e incluso hace mucho, en una pequeña 2T "clásica", la tuerca de la punta del cigüeñal del lado de la transmisión. Esto se evita conociendo tu moto (si llevas tiempo con ella lo sabes y si no mira por los foros de internet) y prestando especial atención a esos tornillos y tuercas con especia "afición" a salirse de su sitio.


8º- Los papeles:



Quedarte sin papeles no va a dejarte tirado, desde luego, pero cuando salgas, comprueba que llevas, al menos, el del seguro con el teléfono de la asistencia. A pesar de todos estos consejos y a pesar del cuidado que tengas con tu moto, la posibilidad de tener que acabar llamando a la grúa siempre está. Y si te toca, que al menos sepas dónde llamar.
0
Nuestros vídeos en

Las 10 principales novedaes de 2018
Estas son las mejores novedades desveladas en el pasado Salón de Milán

Especial MotoGP