Consejos para elegir correctamente tu chaqueta de verano

chaqueta dainese air tourer
Consejos para elegir correctamente tu chaqueta de verano
Creative Luike
Creative Luike

Con la llegada del buen tiempo y del aumento de temperaturas llega también el momento de renovar nuestro armario y cambiar de chaqueta a una más fresca. Elegir la correcta es clave, y más teniendo en cuenta que, junto con el casco, esta prenda resulta imprescindible de cara a la seguridad del motorista.


Una visita a cualquier tienda nos deja claro la gran variedad de tipos, modelos y marcas. Pero el primer consejo evidente a la hora de elegir cualquier prenda es comprobar siempre la reputación de su fabricante y la calidad de sus componentes. En este sentido, las chaquetas Dainese, por ejemplo, unifican ambos factores con total garantía para sus compradores.

El material de la chaqueta, clave

A la hora de elegir cualquier chaqueta, hay que dedicar unos minutos a preguntarnos qué uso vamos a hacer de ella, en qué entornos vamos a conducir nuestra moto y la propia climatología de la región en la que vivimos. En función de estos factores, podemos diferenciar tres tipos de chaqueta y de materiales.

Chaquetas de piel. Son muy eficaces frente a la abrasión si se sufre una caída, y protegen cómodamente al usuario frente al viento. Sin embargo, muchos modelos carecen de una ventilación adecuada, por lo que en los meses de verano resultan más calurosas que las fabricadas con otros materiales. A ello hay que sumar que, al tratarse de piel natural, en situaciones de lluvia intensa, la piel puede absorber parte del agua, ganar peso e, incluso, calar el interior.

Chaquetas textiles. Ofrecen una buena resistencia frente a la abrasión en caso de caída, aunque no tanta como las chaquetas de piel. Suelen ser más versátiles, ya que pueden equiparse durante todo el año si se añade un forro térmico interior o una segunda capa, y poseen mejor ventilación en los meses de verano. Eso sí, no olvides que, en caso de caída, deberás cambiarla por una nueva, ya que su material puede haber quedado dañado y perder su capacidad de protegerte.

Chaquetas ventiladas. Son las más livianas, y están diseñadas específicamente para su uso en verano. Ten en cuenta que es posible utilizar, en este caso, forros interiores para que el fresco de la noche o el amanecer no incremente la sensación de frío, aunque estos forros no serán suficientes en épocas del año más frías. No olvides, tampoco que, al tratarse de materiales más finos, son menos resistentes y ofrecen menos protección en caso de accidente o caída.

Otros factores a tener en cuenta

Aunque contar con una chaqueta con el material adecuado es, sin duda, una de las principales claves a la hora de acertar en la elección de una nueva chaqueta, hay otros factores que no debes olvidar valorar antes de decidirte por un modelo u otro.

Protecciones. Dependiendo del tipo de conducción que lleves a cabo, necesitarás una protección más intensa. En este sentido, es importante que la chaqueta que elijas lleve, al menos, protecciones en hombros y codos, aunque es recomendable contar también con alojamiento para una espaldera que deberás equipar si vas a hacer viajes por carretera o si practicas una conducción más deportiva.

Elementos reflectantes. Al igual que las protecciones pueden salvarte la vida en caso de caída, que tu chaqueta contenga elementos que permitan que el resto de vehículos de la vía te vean correctamente en situaciones de baja luminosidad también puede ser un factor decisivo. En este sentido, comprueba que tu nueva chaqueta contiene, al menos, insertos reflectantes en los brazos y en la espalda.

Ajustes. Una chaqueta que no te resulta cómoda acabará en el armario más pronto que tarde, por mucha protección que pueda ofrecerte. Por eso, asegúrate de que la que elijas cuenta con suficientes ajustes para que siempre te esté cómoda y, al mismo tiempo, te proteja adecuadamente del viento o de las inclemencias climatológicas. Mangas, tronco, puños y cuello deben quedar lo más y mejor ajustadas posible.

Capacidad de carga. Como no hay dos motoristas iguales, tampoco hay dos necesidades iguales en lo que a transporte de objetos personales se refiere. Pero, al menos, asegúrate de que tu nueva chaqueta cuenta con los bolsillos necesarios para poder guardar elementos básicos como el teléfono móvil y tu documentación. Comprueba también que estos bolsillos son impermeables para evitar malos ratos si te cae un buen chaparrón veraniego.