Rizoma presenta su kit de accesorios para la Suzuki Katana

Publicado el jueves 19 de septiembre de 2019
Rizoma presenta su kit de accesorios para la Suzuki Katana

Rizoma engalana la nueva Suzuki Katana con un exclusivo kit de accesorios que refuerza la personalidad del mítico modelo de los años 80.

Los antiguos Samuráis destacaban por su enorme habilidad en los combates blandiendo la artesanal espada Katana con una destreza incomparable. Sin embargo, lo que realmente hizo especiales a estos guerreros fueron los principios y valores que los inspiraban.

Bushido, el más grande de los Samuráis y autor del código para una vida honorable, leal y justa, nos dejó esta sentencia: "No sé nada de cómo superar a otros. Solo conozco el modo de superarme a mí mismo". Esta filosofía es la que Rizoma ha seguido para desarrollar el Kit para la Suzuki Katana, superarse a sí misma en términos estéticos, funcionales y de calidad consiguiendo un resultado más allá de la perfección Hattori Hanzo.

A finales de 1980 Suzuki lanzó la GSX1100S Katana, una motocicleta que supuso una auténtica revolución y que impactó por su diseño y aerodinámica. Fue declarada por la firma de Hamamatsu como la motocicleta de producción más veloz del mercado en ese momento, lo que le granjeó un halo de imbatibilidad respecto a sus rivales entre la prensa especializada y los usuarios de todo el mundo.

Ahora casi 40 años después -y tras el lanzamiento hace unos meses del nuevo modelo- la marca italiana presenta un amplio catalogo de componentes que harán brillar muchísimo más el filo de la Katana. La forma artesanal de fabricación y la exclusividad de estas espadas japonesas, ha sido la inspiración para el departamento de I+D de Rizoma a la hora de afrontar su desarrollo.

Lo que más llama la atención a primera vista es la parte delantera de la motocicleta. Ahí destaca el nuevo conjunto de semimanillares, fabricados en aluminio y acabados en color negro, que ofrecen un estilo de conducción diferente y más deportivo, mejorando la maniobrabilidad. Los puños "Sport" fabricados también en aluminio incluyen goma propia de los neumáticos de competición para maximizar el agarre.

Los acompañan las manetas de freno y embrague "3D" que permiten regularse y adaptarse a la mano del piloto. Los espejos "Tomok" con unas líneas y estilo poco convencionales —montan un cristal antirreflejos para una mayor visibilidad—dotan de un carácter especial al frontal de la Suzuki.



En la zona del propulsor encontramos el protector "BPro", que se ancla al chasis, y el "Shape" del cárter, que nos serán de gran ayuda en caso de caída, permitiéndonos ahorrar unos cuantos euros en reparaciones. Continuamos con las estriberas de conductor y pasajero "B-Pro", realizadas en aluminio y con un look elegante, están rematadas en color rojo al igual que el tapón del depósito de gasolina, los puños, las manetas, el tapón de llenado del aceite, los protectores de rueda, etc lo que ayuda a realzar el aspecto general de la Katana, contrastando con el color de los plásticos y del chasis.

En la parte trasera descubrimos los intermitentes "Leggera", mecanizados en aluminio, que aportan una sustancial mejora respecto a los de serie gracias a sus compactas dimensiones y su alta intensidad luminosa. Ayudan a aliviar la figura de la Suzuki —tanto en la parte delantera como la trasera— añadiéndole un aspecto más deportivo. Remata el conjunto el portamatrículas "Fox" con un diseño ligero y funcional, incorpora una luz LED SMD y ha sido creado para ofrecer una instalación rápida y sencilla.

Por último y no por ello menos importante descubrimos otra máxima de la firma italiana, la de crear componentes que aporten tanto funcionalidad como seguridad. La cúspide de estos elementos los encontramos en el "Proguard System" y en el "Dynamic Brake Light Sensor" ambas patentes perfeccionadas por Rizoma e incluidas en el kit exclusivo para la Suzuki Katana.

0