Mantén tu moto en forma con estos productos de Motul

Publicado el lunes 06 de mayo de 2019
Mantén tu moto en forma con estos productos de Motul

La primavera ya está aquí y eso marca el inicio de la escapadas sobre dos ruedas. Para que tengas a punto tu moto, aquí van unos cuantos consejos de Motul para que puedas disfrutar de la carretera con las máximas garantías de seguridad.

La temporada primaveral es el pistoletazo de salida para los amantes acérrimos de las motos. Temperaturas agradables, buen tiempo: ideal para viajar en moto. Pero, para poder disfrutar de tus rutas en moto, primero debes revisarla a fondo para evitar sustos mientras estés circulando. En este sentido, la marca de lubricantes Motul, ofrece una serie de consejos para el correcto cuidado y mantenimiento de tu motocicleta.

Se trata de unas sencillas directrices para conseguir un óptimo rendimiento, mantenerla en perfecto estado y alargar su vida útil. Para ello, Motul cuenta con una amplia gama de productos que protegen y cuidan tu moto. Porque un motor bien lubricado y bien puesto a punto deriva en una conducción más placentera, segura y eficiente, algo fundamental para disfrutar de nuestra moto. A medio y largo plazo, representa también un ahorro en cuanto al gasto, ya que no tendremos que visitar el taller con tanta asiduidad.

Lo más importante: cuidado y mantenimiento del motor



En cualquier moto, verificar el aceite -al menos cada 1.000 km- es una de las cosas más importantes que debemos hacer de cara a poner a punto nuestra moto. Con la motocicleta aún caliente y en plano, hay que dejar asentar el aceite y medirlo. Si el aceite está en el mínimo, hay que rellenar el cárter, hasta el nivel recomendado por el fabricante, con cuidado de no rebasar el nivel máximo indicado. Motul tiene una amplia gama de lubricantes formulados especialmente para cada tipo de motocicleta en formatos de 1 litro.

Asimismo, el desgaste de los materiales debido a su uso y los residuos derivados de la combustión interna, provocan residuos de combustión y restos de lubricante en el bloque, que pueden provocar una reducción del rendimiento del motor y un aumento de consumo de lubricante. Para evitar esta caída en el rendimiento, Motul dispone de Engine Clean, que elimina del circuito de lubricación los residuos, permitiendo que el aceite nuevo trabaje en un entorno limpio y al máximo rendimiento.

Controlar el funcionamiento de la horquilla



Los amortiguadores y la horquilla delantera son los elementos que garantizan un buen contacto con la carretera, pero también influyen en el confort de marcha. Por eso, revisarlos periódicamente es fundamental para el buen desempeño de todas las áreas de nuestra moto. Para conseguir un funcionamiento adecuado de la horquilla, el aceite debe estar en perfectas condiciones para oponerse al libre desplazamiento del émbolo. Debido a este esfuerzo, el aceite se fatiga extremadamente y a veces se envejece prematuramente por el contacto con el oxígeno. Por lo tanto, el reemplazo del aceite de la horquilla se debe hacer cada 2 años a más tardar, o según las sensaciones en la conducción.

A menos que tengas conocimientos avanzados de mecánica, la sustitución del aceite de la horquilla debe llevarse a cabo en un taller. Los tubos de inmersión de la horquilla deben revisarse regularmente para detectar ralladuras o cambios en la superficie. En el área de aceites para horquillas, Motul ofrece una amplia gama de productos de diferentes viscosidades, tanto para el uso diario como para el uso en competición.

Verifica el sistema y el líquido de frenos



Otro de los elementos que hay que controlar es el sistema de frenos, tanto los discos como las pastillas. Desde suciedad en los propios discos, hasta residuos en las pastillas, todo ello puede derivar en un pobre rendimiento de los frenos, lo que puede comprometer seriamente nuestra seguridad, así como aumentar la distancia de frenado.

Para tener nuestro sistema de frenos en perfectas condiciones, la firma de lubricantes propone Motul Brake Clean, que elimina la suciedad, se seca rápidamente y no deja residuos. Es válido para limpiar todas las partes del sistema de frenado.



Asimismo, el fluido de frenos se debe revisar regularmente para conseguir un nivel correcto y también con un probador para el contenido de agua. El líquido de frenos es higroscópico y absorbe agua. Cuanto mayor sea el contenido de agua, menor será el punto de ebullición húmedo. En el peor de los casos, se trata del llamado efecto vapor lock. El líquido de frenos comienza a hervir. Esto crea una mezcla gaseosa que se puede comprimir y, por lo tanto, deteriora la transmisión de fuerza al cilindro de freno individual. Para que no se produzca este vacío al frenar, es recomendable cambiar el líquido de frenos cada 2 años a más tardar.

El líquido de frenos Motul DOT 5.1 y DOT 4 cubren todos los sistemas de frenado para el uso cotidiano de carretera y el RBF 660 y RBF 600 especialmente formulados para el uso en competición.

Los fluidos para frenos DOT 5.1 o DOT 4, con base de poliglicol y, por lo tanto, no se pueden mezclar con fluidos de frenos de silicona DOT 5. Para los modelos nuevos con ABS, solo se puede realizar un cambio de líquido de frenos si el módulo ABS se controla con un comprobador específico del fabricante, ya que, de lo contrario, una parte del líquido de frenos viejo permanece en el sistema. En este caso, debe hacerse el cambio en un taller.

Limpia el circuito de combustible



En los circuitos de combustible, se forma agua condensada al calentar y enfriar el aire que accede al tanque con la disminución del contenido de combustible del interior. Esto provoca, en particular a los motores mono o bicilíndricos, dificultades de arranque, pérdida de potencia, marcha brusca notable en el rango de carga parcial y respuesta deficiente del acelerador.

Para evitar estos problemas, Motul dispone del Fuel System Clean, aditivo que se recomienda usar de 1 a 2 veces al año cuando se reposta. Se encarga de limpiar todo el sistema de alimentación, inyectores y válvulas, y eliminar todos los restos o depósitos de agua creados por el mismo combustible o producido en el interior de la moto por condensación. Limpia todo el sistema y lo estabiliza, elimina la carbonilla de la cámara de combustión, lubrica y protege contra el desgaste y la corrosión.

 

0