Prueba Dunlop Sportsmart MK3: circuito alguna vez, deportivo siempre

Publicado el miércoles 17 de abril de 2019
Dunlop SportSmart3

En lo que a estilo motociclista se refiere te defines como deportivo. Tu moto, tipo de conducción y las carreteras que te gustan siempre tienen ese punto sport. Y oye, si algún día se pone a tiro una tanda en circuito... ¿Por qué no?

No lo niegues. Esas carreteras con muchas curvas y buen asfalto que dibujas cada fin de semana, ese sacar un poquito el trasero del asiento e insinuar la rodilla cuando trazas una curva, esa moto tuya con un nombre que acaba con la letra R o la naked hiperdeportiva que te conquistó por su agresividad... Te gusta la conducción deportiva, y lo sabes. ¿Y las veces que vas al año a un circuito? Pues igual una o ninguna pero, si alguna vez se tercia, tu moto y tú estaríais preparados para ello.



Que sepas que eres la persona en la que estaba pensando Dunlop cuando concibió el nuevo SportSmart Mk3. Porque aún siendo para el día a día, elegiste una Superbike, o una Supersport o una Hypernaked y, aunque no sea para entrar en un circuito día sí-día también, los neumáticos de tu moto tienen que ser, pues eso, deportivos.

90-10

Curándose en salud y, supongo, intentando evitar que nadie en la presentación "se comprara una parcela" (para los lectores "pre Valentín Requena": tener una caída) buscando los límites de sus neumáticos durante la jornada de pruebas, los responsables de Dunlop no escatimaron insistiendo en que el SportSmart Mk3 es un "producto de carretera" y no un "producto de circuito", y es por eso que marcan unos porcentajes de uso idóneo de 90% carretera y 10% circuito. Pero lo cierto es que la presentación tuvo buenas dosis de ambos entornos, y ello nos permitió comprobar que, si bien el uso deportivo en carretera es el escenario idóneo para el nuevo Dunlop, dentro del circuito te encuentras tan a gusto rodando con él que ese 90%-10% a veces se te acaba olvidando y el porcentaje circuito va creciendo poco a poco hasta que algunas sensaciones te recuerdan que, aunque muy fiable, no es tan "circuitero" como su hermano el SportSmart TT, con el que comparte filosofía de uso y estilo deportivo.



No en vano, el Dunlop SportSmart Mk3 es una versión del TT pero con una orientación eminentemente enfocada al uso diario, reforzando los aspectos que más se valoran en este segmento: fiabilidad sí, pero además con altas dosis de durabilidad y evacuación de agua para un mejor manejo en mojado. Y en esos tres aspectos se basa la mejoría del SportSmart Mk3 respecto a su predecesor, el SportSmart2 MAX, aún en mercado pero con una orientación menos deportiva que la última evolución Dunlop.

MultiTread: la palabra del día

Las conferencias previas a la prueba en carretera y circuito bailaban entre la ingeniería y la química, pero sin duda la clave en la efectividad de este SportSmart Mk3 en situaciones muy diversas –que es lo realmente difícil de conseguir en un neumático– es la tecnología MultiTread. Se equipa solo el neumático trasero y hace referencia a las múltiples capas dispuestas bajo la banda de rodadura, que combina compuestos más resistentes para optimizar la tracción y la rigidez con otros más blandos en los hombros del neumático para mejorar la adherencia mientras la moto está tumbada.

En la parte puramente química, Dunlop hacía especial hincapié a un desarrollo específico de nuevas fórmulas de sílice 'Hi Silica' que mejoran durabilidad y agarre en mojado, y de carbono 'Fine Carbon' que incrementan el "grip" en seco.



Porque la gran razón de ser y el plus que aportan los SportSmart Mk3 sobre otros modelos es precisamente eso: adherencia en mojado y mayor vida útil. Si lo piensas, todo usuario de moto deportiva querría poner a su moto unos neumáticos lo más deportivos posibles –muy de circuito, para entendernos–, pero una sport que se utilice casi al completo como moto de calle, lo que necesita es unos neumáticos deportivos que duren y agarren tanto en seco como en mojado. Y ahí está el territorio de estos Dunlop.

En ruta, pero ruta sport

A pesar de la insistencia en calificar al SportSmart Mk3 como "No track product", el día de pruebas tenía a un circuito –Castellolí– como centro de la jornada. Y la prueba en carretera consistió, precisamente, en una ruta hasta el circuito de unos 100 km de ida y otros tantos de vuelta. Kilómetros, por cierto, escogidos a conciencia para sacar a relucir las características del neumático. Reservándome la moto más deportiva para el circuito, para la prueba en carretera escogí dos naked de diferente cilindrada que me permitieran sacar conclusiones varias sobre su comportamiento.

A la ida, la elección fue la BMW F 800 R (presiones: 2,5 delante y 2,9 detrás). La hermana mediana de las naked de BMW, con sus 90 CV y su carácter "para todos los públicos" es perfecta para familiarizarse con el SportSmart Mk3. La sensación inicial es de confianza, no tardan mucho en coger temperatura y ya desde los tramos urbanos iniciales, tanto el delantero como el trasero transmiten mucha seguridad empezando desde la manejabilidad a baja velocidad, en la que se desarrolla una gran parte de la vida de un neumático si el uso es por ciudad.



Afortunadamente, la tranquilidad solo duró unos minutos. Unos pocos kilómetros de autovía nos permitieron apreciar la excelente estabilidad a velocidades más elevadas y, poco después, las preciosas curvas del Garraf ponían a nuestros pies –o sea, ruedas– todo lo necesario para testar los Mk3. La preciosa carretera barcelonesa es un auténtico campo de pruebas para neumáticos que deja a estos Dunlop en una excelente posición. En las aceleraciones, incluidas las realizadas con la moto inclinada al entrar o salir de las curvas, los Dunlop siguen ofreciendo esa estabilidad tan fiable que decíamos antes. Una firmeza que se hace patente también en los cambios rápidos de dirección, dándonos esa agilidad siempre exigible a un neumático, y especialmente en las desaceleraciones, donde a esa facilidad se le añade la confianza necesaria para frenar, y más aún cuando lo haces en curva con la moto inclinada.

La moto elegida para el regreso al punto de partida fue una auténtica bestia naked como es la BMW S 1000 R (mismas presiones que en la 800). Sus 165 CV y el incremento general de prestaciones y equipamiento solo sirvió para confirmar y aumentar las sensaciones de confianza y agilidad que nos daban estos neumáticos de calle pero que miran de frente al circuito.



Así que al circuito nos vamos

Para el Parcmotor de Castellolí, Dunlop confió la presentación de sus SportSmart Mk3 a dos Kawasaki de corte inconfundiblemente sport pero con filosofías bien diferentes: la Z 900 y la nueva Ninja ZX-6R 636. Empezando con la naked (presiones: 2,3 delante y 2,85 detrás, en caliente 2,65/2,9) y aunque Dunlop asigna únicamente ese 10% de uso en circuito a sus nuevas ruedas, lo cierto es que fue el escenario idóneo para experimentar más al límite y con mayor seguridad sus principales argumentos de venta: el poco tiempo de calentamiento, el agarre en condiciones de seco y mojado –con prueba entre aspersores al final del día para certificar que el Mk3 aprueba con nota también en agua– y, sobre todo, la capacidad de mantener sus prestaciones a máximo rendimiento durante un periodo de tiempo muy prolongado.



El cambio a la Kawa Ninja (presiones: 2,3 delante y 2,3 detrás), como modelo netamente sport y más ad hoc para circuito, no hizo sino confirmar y reforzar las sensaciones dejadas por la naked. Los SportSmart Mk3 se ponen rápidamente en dinámica circuito y, tal y como comentábamos, en alguna ocasión había que recordarse a uno mismo que el neumático es un sport polivalente pensado únicamente para un 10% en circuito (lo dicho, a mí se me olvidaba). La pareja de neumáticos es un conjunto que se gana nuestra confianza por estabilidad en recta, precisión en la elección de la trazada y comportamiento en la curva tanto frenando como acelerando, siempre con los límites claros de su condición 90-10, pero llama especial atención la seguridad que siempre transmite el delantero, ni un solo susto y, por cierto, cero caídas en un circuito con una veintena de periodistas de todo el mundo, dispuestos todos ellos a buscarle las cosquillas a los nuevos Dunlop del segmento HyperSport Street, algún mérito tendrán los neumáticos.



Así que si te identificas con ese tipo de usuario que aunque solo pase por el circuito muy de vez en cuando no pierde nunca el carácter deportivo, quizá tu neumático más que un netamente deportivo –gran prestación, duración limitada– sea uno de estos nuevos Dunlop. Su precio, según medida, desde los 144,50 € hasta los 237 €, más montaje y tasas.



0