Wayne Gardner 

Woollongong -El salvaje-

Una de las épocas de mayor esplendor del Mundial de 500 fue aquella de finales de los -ochenta-, años en que en parrilla se alineaba un quinteto que hoy todavía es motivo de admiración y comparación, el de los Lawson, Rainey, Schwantz, Doohan y Wayne Gardner -todos acabarían siendo Campeones del Mundo- siendo Gardner el primer australiano en coronarse Campeón del Mundo de la categoría máxima.

La historia deportiva mundialista de Wayne Gardner no es precisamente larga.

28.06.2008 | 20:33

Wayne Gardner

Aparte de dos salidas esporádicas en 1983 y otras cinco en 1984 (lo que no le impidió terminar este último año séptimo en el Mundial), sólo corrió de forma regular entre 1985 y 1992, dando por finalizada su carrera deportiva motociclista -luego se pasaría a las carreras de coches de turismo- con un bagaje de 18 victorias en 500 cc y un título mundial en esta cilindrada.

Al margen de que a Gardner fue protagonista de una de las épocas más -feroces- del Mundial de 500, pues así hay que catalogar aquellas carreras que no sólo tuvieron como actores al quinteto mencionado, sino también a los Spencer y Mamola de su última etapa, Christian Sarron, Magee e incluso nuestros Joan Garriga y Sito Pons, hay tres o cuatro momentos imborrables en la vida deportiva del australiano.

El primero y más impactante, el accidente de Franco Uncini en Assen -83, en que Gardner se ve involucrado en el mismo tras caerse el italiano y percutir con su moto en la cabeza del, en ese momento, campeón en título.Aquel giro en el aire del cuerpo de Uncini como en estado de ingravidez todavía permanece en la retina de quienes los presenciaron a través de la TV.

La imagen de la moto de Gardner impactando sobre la cabeza de Uncini -Assen -83-, permanence aún en la memoria motociclista.


Pero si ésta fue la cara amarga de las carreras, tampoco puedo olvidar Jerez -87, abordando la primera curva de derechas después de -Michelín- (ahora el largo curvón -Sito Pons-) con un bache en medio de la misma que prácticamente descabalgaba a Gardner.

Y así, una vuelta tras otra (un espectáculo de dominio de aquellos casi 200 CV desbocados de la Honda NSR500 2T) hasta que en una ocasión, tal fue el bandazo que le dio la moto, que Gardner consideró que ya era bastante.

Lawson, segundo, acabaría a 23- de él. Como carreras de las de recordar, el propio Gardner señala Paul Ricard -88, todavía en el circuito de la larga recta del Mistral. Allí no hay tregua casi hasta el final entre Gardner, Lawson, Sarron, Schwantz y Rainey.

Este último, con Dunlop, queda descolgado, pero entre los otros cuatro, ¡todo! En las últimas vueltas Gardner se escapa, pero a falta de dos curvas para la meta, su Honda gripa el motor.

Lawson, Sarron y Schwantz cruzarán la meta en el mismo segundo y Gardner, por la inercia de la velocidad, aún puede hacer cuarto. Ahí prácticamente se le escapaba su segundo título.

Tampoco hay que olvidar las dos victorias que obtuvo en su propio país, la primera, Phillip Island -89 (la primera vez que se disputaba un G.P. en Australia), con él, Rainey, Sarrón y Magee en poco más de un segundo, pero sobre todo la de 1990 en el mismo circuito, con dos australianos y no precisamente amigox|s, Gardner y Doohan, luchando por la victoria después de haber dejado algo atrás a Rainey y a Schwantz fuera de combate a causa de una caída.

Y todo esto, con una Honda de Gardner que acabó con el carenado roto consecuencia de un -shimmy- que sólo personajes como este -salvaje- podrían controlar. ¡Épica!

Wayne Gardner

Con una moto del desguace

Wayne Gardner había corrido de pequeño carreras de karts con modelos que le hacía su padre con viejos motores de cortacésped, pero sus inicios motociclistas están ligados a un amigo, Barry Sisson.

Ambos le echan un ojo a una moto vieja en un desguace, que compran por cinco dólares.

Wayne tiene trece años, la restauran como pueden y con ella disputa carreras de dirt-track, algo que va a marcar notoriamente su estilo de pilotaje, como también está influyendo en los que con el paso de los años serán sus grandes rivales: Lawson, Rainey, Schwantz-

Tiene ya 18 años y un miembro del Wollongong M.C., el club de su ciudad, Jhon Zammit, le anima y convence para que compita en una carrera de velocidad pura.

Se disputa en la cercana Sydney, en el circuito de Amaroo Park, donde hace segundo con una

Yamaha TZ250. Semanas después vence en Oran Park, también en Sydney. Allí empezaba la historia del primer piloto que dio a Australia un Campeonato del Mundo de 500 cc, la historia de -Wollongong El salvaje--

Porque por este nombre le conocen en esa su primera época, tal era su forma de conducir. Tanto es así, que la Federación Australiana le quiso sancionar con seis meses sin competir.

Sólo el buen oficio de su primer y principal patrocinador, Karl Praml, distribuidor de Yamaha y miembro de la Federación, impidió que esto sucediese, si bien le prohibió que ganara en esos seis meses.

O cumplía con el requisito o le retiraba el patrocinio. Sube de categoría un año después y en las parrillas ya se encuentra con pilotos de la talla de Graeme Crosby -que poco tiempo después desembarcará en el Mundial en el seno del equipo Heron Suzuki-, Gary Coleman o Warren Willing, destacados pilotos australianos de la época.

Gana en 1979 una de las carreras más importantes del calendario nacional, las -6 Horas Castrol- y repite en 1980 con una Honda CB1100 R.

Disputando una carrera bajo el agua en Melbourne con la CB1100 R del preparador Meter Molloy, su actuación no pasa desapercibida para uno de los gurús de las carreras de -production-, el ingeniero japonés Mamoru Moriwaki, quien se acerca a su box y sentencia: -Este chico será el mejor piloto del mundo; será Campeón del Mundo-, a la vez que le ofrece sus monturas para correr en Europa y América en 1981.
Tal era su forma de pilotar, que la Federación Australiana le quiso sancionar con seis meses sin competir. Entonces era -Woollongong El Salvaje-.


En Gran Bretaña se estrena con victoria en Cadwell Park llevando la Kawasaki Moriwaki; Crosby y Haslam le acompañan en -el cajón-. Los éxitos en Gran Bretaña se suceden y los grandes equipos del Mundial ya le han echado el ojo.

Se compromete con Honda Gran Bretaña, pero antes de acabar la temporada le brinda a su gran mecenas, Moriwaki, la victoria en la Swann Series, el campeonato australiano.

En el -82 gana el British Streetbike y una buena serie de carreras internacionales, incluyendo de nuevo las -6 Horas Castrol- en Australia, y la manga portuguesa del Mundial de F1, disputada en el circuito de Vila Real.

Compatibilizándolo con otros campeonatos, incluido el prestigioso British TT-F1, que gana ese año, Honda Gran Bretaña, y bajo el patrocinio de Shell, le consigue una RS tres cilindros y con ella debutará en el Mundial en el GP de Holanda, carrera esta en que el vigente campeón, Franco Uncini, se cae en el transcurso de la primera vuelta cuando todo el pelotón rueda muy apretado.

En su intento de salirse del asfalto, la Honda de Gardner le embiste en la cabeza haciendo girar todo su cuerpo en el aire como una peonza.

El italiano se mantiene una semana en coma y el accidente afecta profundamente a Gardner, que sólo vuelve al Mundial un mes más tarde, en Silverstone (GB), donde si termina la carrera, pero fuera de los puntos.

Gardner quiere correr el Mundial de 500 el -84, pero una iniciativa de este tipo no entra en los planes de Honda Gran Bretaña. Wayne al fin convence al jefe de equipo Barry Symmonds para que le ceda una RS500.

Con esta moto, recambios, el apoyo de Dunlop y financiando él mismo parte del proyecto, se alinea en cinco carreras, obteniendo un cuarto puesto en la primera, el GP de las Naciones en Misano, eso sí, a casi un minuto de un vencedor en solitario Freddie Spencer.

Temporalmente deja de correr el Mundial para retomarlo en el GP de Holanda, donde termina quinto.

Estos y otros buenos resultados, incluido su primer podio mundialista en el GP de Suecia, le llevan a acabar séptimo en el Mundial de ese año, además de vencer el British TT F1 y la Sheel 500 inglesa, y de paso resarcirse de la inversión realizada, que no ha sido en balde.

Su nombre empieza a sonar para subirse en una moto oficial en 1985. Suzuki está tras él, pero finalmente los buenos oficios de Honda GB hacen que lleve una de sus motos bajo el patrocinio de Rothmans con Rom Haslam como compañero de equipo, ganando una serie de carreras en Japón antes de abordar la primera carrera mundialista en Sudáfrica.

Gardner sabe que batir a las Yamaha oficiales de Lawson, Sarron y Roche o la Honda V4 de Spencer es poco menos que imposible, por lo que su apuesta es firme: quedar como el primero de los semioficiales y en cuanto pueda, dar el zarpazo, como así sucede en Kyalami, donde termina tercero por detrás de Lawson y Spencer.

Una serie de buenos resultados, entre ellos cuatro podios más, acaban alzándole hasta el cuarto puesto final por detrás de Spencer (Honda), Lawson (Yamaha) y Sarrón (Yamaha), a lo que el australiano suma la victoria en las -8 Horas de Suzuka- haciendo equipo con Masaki Tokuno, y un primer puesto llevando la V4 de Spencer en una carrera internacional en Malasia por delante de Lawson.

Antes de que acabe el año todavía tiene tiempo para anotarse la Swann Series, por tercera vez, con esa misma Honda.

Ese invierno muchos son los equipos que se interesan por él: Yamaha, Suzuki, Cagiva- pero tras haberle confirmado Honda que en 1986 dispondrá del mismo material que el campeón Freddie Spencer, Gardner estampa su firma con esta marca.

Wayne Gardner

Camino del título



Ese primer año como oficial de Honda bien le puede servir para aprender a la sombra del -número uno-, pero los acontecimientos se precipitan con la lesión de tendinitis que con el tiempo va a acabar con la extraordinaria carrera deportiva del americano, quedándose Gardner prácticamente como primer y único piloto del equipo, ya que Spencer apenas disputa carreras y cuando lo hace nadie alcanza a ver a aquel doble campeón del año anterior.

Wayne Gardner gana la primera carrera de la temporada, Jarama. Sobre las bestiales Honda V4, ahora sí, el resto del mundo va a conocer en directo a aquel que en su tierra denominaron -Wollongong El Salvaje-.No era para menos; su impresionante forma de pilotar causaba sensación por su bravura y durante unos años por su buen hacer, como tantas veces quedó patente en sus épicas batallas con los de la quinta: Lawson, Rainey, Schwantz y Doohan, algo que todavía hoy es recordado como una de las épocas más gloriosas del Mundial de Velocidad.

Siete podios más, con victorias en Assen y Silverstone le aúpan al segundo puesto del campeonato, por detrás de un intratable Lawson que, en las carreras que acabó, no se bajó del podio y en siete ocasiones en el primer puesto.

Una nueva victoria en las -8 Horas de Suzuka- acompañado del Sarrón pequeño, Dominique, se suma a su palmarés.

Gardner ya estaba ahí, haciendo cola, y si bien en Japón 1987 Mamola le da un varapalo sobre el mojado Suzuka, en Jerez, siguiente carrera, se desquita con una victoria, la primera de las siete que obtendrá ese año de su coronación como Campeón del Mundo.

Tras el desembarco americano en el Mundial de Velocidad en los setenta, un nuevo frente sajón se abría con el triunfo de australiano, ése que con Doohan y Stoner ha llegado hasta nuestros días.

El Mundial entró en otra dimensión y las caídas acabaron con la carrera deportiva de Gardner, lo mismo que más tarde con las de Schwantz y Rainey.


Si el Mundial -87 había sido cosa de tres, Gardner, Mamola y Lawson, bien se puede decir que en 1988 aquí desembarca toda la artillería.

En las parrillas están estos tres, pero también Rainey, Magee, Schwantz, Taira...y un finísimo Lawson recupera la corona para Yamaha, en parte por su calidad como piloto: siete victorias y cinco podios más, pero también porque Gardner, aun acabando segundo, se ha visto incapaz de gobernar aquella Honda, tanto que para el año siguiente esta marca hace que se suba a ella Lawson, con la que también ganará el Mundial.

La rivalidad entre este quinteto tiene consecuencias graves para casi todos ellos, pues antes o después, no tanto en el caso de Lawson, todos sufren una serie de accidentes que acabarán prematuramente con las carreras deportivas de tres de ellos: Rainey, Schwantz y Gardner.

Del australiano recuerdo la de Laguna Seca -89 y una impactante, en Japón -91, colándose por debajo del air-fence y lesionándose gravemente la pierna.

Gardner ya nunca volverá a ser -El Salvaje- que conocimos, pero antes de colgar el mono de cuero en 1992, volverá a inscribir su nombre en las -Horas de Suzuka-, la carrera japonesa que goza de más prestigio que un G.P., en el -91 con Doohan como compañero de montura, y en 1992 con el también australiano Daryl Beattie, además anotarse la victoria en el GP de Gran Bretaña el día que anunciaba su retirada, producida un mes después en Sudáfrica.

Wayne en cifras

Wayne Gardner

1 Campeonato del Mundo de 500 cc (1987) Honda
18 victorias en GG.PP. (500cc)
1959Nace el 11 de octubre en Wollongong (Australia)
1977Debut en carreras de velocidad (Yamaha TZ250)
1983Debut GG.PP. Holanda 500. No termina.
1984Primer podio: tercero en GP Suecia 500 (Honda)
1986Primera victoria en GG.PP. 500. Jarama (Honda)
1987Campeón del Mundo 500 cc (Honda)
1992Última victoria en GG.PP., Gran Bretaña 500. Se retira de la competición motociclista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

Reportajes

Cómo poner a punto la moto para el buen tiempo

Cómo poner a punto la moto para el buen tiempo

Ya metidos de lleno en la primavera, comprobamos que las motos vuelven a las calles de nuestra...

Consejos para cuidar la batería de tu moto y alargar su vida

Consejos para cuidar la batería de tu moto y alargar su vida

La batería es la gran olvidada en el mantenimiento de la moto y solo nos acordamos de ella cuando...

A la moda: las 12 mejores motos retro

A la moda: las 12 mejores motos retro

El mundo de la moto vive tendencias cíclicas y en la actualidad estamos inmersos de lleno en la...

Qué es un fusible y cómo cambiarlo

Qué es un fusible y cómo cambiarlo

Se puede fundir un fusible "porque le toca", pero también porque ha hecho su trabajo, protegiendo...

¿Por qué controlar la presión de los neumáticos de tu moto?

¿Por qué controlar la presión de los neumáticos de tu moto?

No te voy a contar lo importante que es llevar neumáticos de calidad y en buen estado. Medidas,...

Salón de Milán

Todas las novedades del Salón de Milán 2017
Todas las novedades del Salón de Milán 2017

Todas las novedades del Salón de Milán 2017

Viajamos a Milán para contarte todas las novedades que se están presentando estos días en EICMA...

VÍDEOS de todas las motos presentadas en el Salón EICMA de Milán

VÍDEOS de todas las motos presentadas en el Salón EICMA de Milán

¿Quieres ver todas las novedades presentadas en el Salón de Milán en vídeo? Aquí tienes una...

Scooter 125


Subasta scooter 125
Subasta de scooter 125 desde 150 €

Subasta de scooter 125 desde 150 €

La web especializada en subastas Escrapalia tiene abierto el plazo para pujar por más de 50 lotes...

Los scooter 125 con mejor relación calidad precio

Los scooter 125 con mejor relación calidad precio

El segmento de scooters 125 es desde hace ya algún tiempo el más importante en ventas. Es lógico:...

Los 5 scooter 125 con más capacidad de carga

Los 5 scooter 125 con más capacidad de carga

Para muchos usuarios de scooter, la capacidad de carga es uno de los puntos clave a la hora de...

Pruebas

Vídeo Prueba de la nueva BMW G 310 GS

Después de haberos enseñado la prueba escrita de la BMW G 310 GS, ahora os traemos nuestra Vídeo...

Midual Type 1: totalmente diferente

Midual Type 1: totalmente diferente

Hoy día es muy difícil innovar en la construcción de un motor de 4T, sobre todo en términos de...

Hesketh 24: una joya de casi 50.000 €

Hesketh 24: una joya de casi 50.000 €

La corriente de devolver a la actualidad marcas históricas de motos británicas tiene su...

Prueba Bridgestone Battlax Hypersport S21: sport a lo grande

Prueba Bridgestone Battlax Hypersport S21: sport a lo grande

Que Bridgestone se haya quedado fuera de MotoGP no significa que los japoneses estén dispuestos a...

ARIEL ACE 1200 V4: siempre en vanguardia

ARIEL ACE 1200 V4: siempre en vanguardia

Triumph, Norton, Métisse, Hesketh, Brough Superior y ahora Ariel. El renacimiento de míticas...

Nos subimos a la Mash Seventy Five

Nos subimos a la Mash Seventy Five

Mash es una nueva marca francesa dedicada a las motos tipo retro. Dentro de su catálogo en España,...

Yamaha XJ6-N

Yamaha XJ6: cómo es y cómo va
Yamaha XJ6: cómo es y cómo va

Yamaha XJ6: cómo es y cómo va

Para sus intenciones menos extremas frente a una FZ6, la XJ6 aporta soluciones exclusivas como...

Yamaha XJ6-N: ruta por Alicante, La Carrasqueta, Coll de Rates y Denia

Yamaha XJ6-N: ruta por Alicante, La Carrasqueta, Coll de Rates y Denia

La inolvidable Yamaha XJ650 llegó a las tiendas españolas hace ya casi treinta años, gracias al...

Yamaha XJ6-N: nueva por 6.499 euros

Yamaha XJ6-N: nueva por 6.499 euros

La versión naked de la tetracilíndrica XJ6 se ha quedado como la única representante de esta...

Kymco Grand Dink 125

KYMCO Grand Dink 125 ABS
Prueba KYMCO Grand Dink 125 ABS: el relevo

Prueba KYMCO Grand Dink 125 ABS: el relevo

Al nuevo KYMCO Grand Dink 125 ABS se le ha impuesto el reto de estar a la altura de un mito como...

Kymco Grand Dink 125 ABS, así es (VÍDEO)

Kymco Grand Dink 125 ABS, así es (VÍDEO)

El nuevo Kymco Grand Dink 125, sucesor natural del Superdink, llega para ser un superventas....

Novedades

Vídeo Prueba del nuevo Yamaha X-Max 125 2018

Después de que hayáis podido leer la prueba escrita del nuevo scooter 125 de la marca del...

Torrot Velocípedo: revolución eléctrica en tres ruedas

Torrot Velocípedo: revolución eléctrica en tres ruedas

Torrot sigue adelante con su evolución como marca centrada en la movilidad eléctrica y su próximo...

Macbor, la marca propia de Motos Bordoy, se presenta con seis modelos inéditos

Macbor, la marca propia de Motos Bordoy, se presenta con seis modelos inéditos

Macbor irrumpe en el mercado con modernos modelos de 125cc y 250cc de diseño propio para diversos...