Yamaha T-Max 530 Sin marchas y a lo loco

Probamos la Yamaha TMAX 530 en el circuito de Albacete

Comentar Publicado el miércoles 30 de noviembre de 2016
Probamos la Yamaha TMAX 530 en el circuito de Albacete

Esta es la historia de Bartolo –Barty para los amigos-, un chaval que un día se compró un Kawasaki J300 para ir a trabajar y al cabo de pocas semanas terminó con un Yamaha TMAX 530 dándolo todo en el circuito de Albacete.

Realizar cualquier trayecto a primeras hora de la mañana en muchas de nuestras grandes ciudades, puede llegar a resultar desesperante si lo haces a los mandos de un coche. Un trayecto que sin tráfico no requiere más de 25 minutos, puede llegar a convertirse en una hora bien larga. Por eso, el protagonista de nuestra historia, un buen día decidió que se acabó perder el tiempo en los atascos.

TMAX a precio de oro

Lo primero que pensó fue en adquirir un TMAX de segunda mano, puesto que unos 10 años antes ya disfrutó de este modelo. Su sorpresa fue mayúscula cuando comprobó los precios del maxiscooter por excelencia en el mercado de segunda mano. Lo más económico que encontró fue una unidad de 2003 (¡13 años!) y unos 50.000 km por 2.900 €. Lo mejor sería comprar un scooter nuevo, y así estrenó un flamante Kawasaki J300.

Los primeros días no estuvieron mal. El japonés, con motor y base KYMCO, hacía correctamente su función: llevar y traer a su pasajero al trabajo con unas prestaciones bastante aceptables. Pero Barty es un quemado. Me contaba cómo bajando un puerto de montaña con su J300 le costó más de la cuenta deshacerse de una Honda CBR 600 RR, ya que cuando este scooter se lleva al límite en curva, las oscilaciones y estabilidad de su parte ciclo se quedan bastante justas. No está hecho para eso, Barty...

Un día, el bueno de Barty empezó a sentir unos dolores por la zona superior de la espalda. Descubrió que cuanto más utilizaba su scooter, más se agudizaba el dolor. El J300 le quedaba pequeño. Barty mide 1,90 m, y el Kawa no está hecho para gente de tal altura. ¿Y ahora qué?  "Me compro un TMAX nuevo, porque al precio que están los de segunda mano, me da casi lo mismo", me comenta.

Ese mismo día Barty pedía un flamante Yamaha TMAX 530 ABS nuevo. El vendedor le sugirió y... unos 12.000 € del ala en total. El tema del variador completo, filtro de aire, centralita... podían hacer para más adelante si hiciera falta... ¡y tanto que iban a hacer!

Una larga espera

Tras dos semanas de espera, raudo y veloz, Barty fue a disponer de su nueva moto en cuanto el "Akra" estuvo instalado. Le gustó mucho el arranque sin llave, y nuestro protagonista salió disparado a estrenar su nueva montura. "¡No seas melón y haz un buen rodaje de la moto, que te conozco....!" fueron las últimas palabras que Bary escuchó mientras el TMAX salía bramando del taller a toda velocidad.

Ese mismo día, Barty había sido invitado a dar una charla en un curso de verano que organizaba la Universidad Complutense y la AMM en el Escorial, junto a algunos ilustres como Julito Simón, Valentín Requena y Gustavo Cuervo, sobre motos y seguridad. Bartolo es un tipo que, sin saber muy bien cómo ni porqué, siempre acaba metido en líos de este estilo. Fue subiendo por el puerto de Galapagar y alrededores cuando Barty empezó a darse cuenta que el TMAX no era un simple scooter y que tenía poco que ver con la que había tenido 10 años antes. La forma en que enlazaba la curvas sin menearse o esa capacidad de inclinación casi infinita fueron decisivas para que a los pocos minutos le asaltara una idea, a priori rocambolesca: meter su flamante TMAX en un circuito para comprobar si lo que parecía en un puerto de montaña, se confirmaba en una pista velocidad.

¿Una locura? Su bicilindríco con cerca de 50 CV (gracias al Akra) se iba a quedar muy corto. Pero es muy cabezota, y se puso a organizar una jornada de circuito. En ese aspecto lo tenía fácil. Su amigo "Sergy veloz" –el actual y orgulloso propietario del anterior Kawasaki J300 de Barty, tiene una empresa que se dedica a organizar rodadas en circuito, y había una fecha muy próxima en el circuito de Albacete, curiosamente, el día del cumpleaños de Barty. Una pista ideal para "desvirgar" el TMAX en un trazado de velocidad. Ya con 1.000 km de rodaje a sus espaldas, debían ser suficientes para que el bicilíndrico en paralelo no rechistase.

Antes de entrar a pista, había alguna cosilla que hacer con la moto. Lo primero, modificar las presiones de los Dunlop Sportmax GPR 120/70-15 e improvisó un 2,1 bar delante y un 2,0 bar detrás. Después, muy importante, desconectar el ABS. Esta moto no tiene un sistema de desconexión como tal, así que había que hacerlo a capón: quitando el sensor del ABS de la rueda. Pero eso sí, el trasero. Porque si se desconecta el delantero, el ABS deja de funcionar, sí, pero también lo hace el cuentakilómetros. No hubiera estado mal hacer otras cosas, como retirar los espejos retrovisores, el soporte del cofre trasero o, lo más importante, desinstalar el caballete central y la pata de cabra, que así, a primera vista, tenían mucha pinta de ser lo primero en rozar contra el asfalto al inclinar. Pero así se quedó el TMAX.

Ahora había que elegir nivel para salir a pista: rápidos, medios o iniciación. Rápidos podría ser una elección demasiado osada, porque aunque en el mejor de los casos el TMAX tuviera un paso por curva al nivel de las RR, luego en las rectas podría ser un cono móvil. Iniciación podría ser, pero los pobres noveles que se meten por primera vez en circuito podrían llevarse un susto de muerte al ver un scooter adelantando por cualquier sitio. Así que la elección "menos mala" fue la de medios.

Desde el principio ya le vi como loco adelantando pobres pilotos en las curvas, por dentro, por fuera, por la tierra... que luego se vengaban como corresponde sin piedad en las rectas. Estaba deseando que acabara la tanda y bajar a hablar con Barty a ver qué me contaba. Me alucinaba ver cómo y dónde frenaba a final de recta con ese mastodonte. Sabéis que hay unos carteles en las frenadas fuertes que sirven como referencias de 200 m, 150 m, 100 m y 50 m... Si mis ojos no me estaban engañando, Barty empezaba a frenar en el ¿20 m?, y con la moto de lado. Menudo loco.

Bandera a cuadros y me bajo corriendo al box a tener información de primera mano.
- ¿Qué tal ha ido?
"Buahhhh, ¡menuda pasada! Hacía mucho tiempo que no me lo pasaba tan bien en un circuito"
- Venga hombre, no me tomes el pelo. Si en la recta parecías un caracol paralítico.
- "Cierto, lo máximo que he visto en el velocímetro han sido 170 km/h, pero eso me permitía frenar tardísimo. Eso sí, con esta moto hay que frenar con el delantero y trasero para poder entrar bien a la curva. Con el delantero solo no basta".
Barty siguió con sus explicaciones un tanto exaltado.

"Los primeros metros de aceleración son muy buenos, la moto tiene mucha potencia abajo y la tracción es perfecta. Lógicamente no tienes la misma impresión que acelerando en la calle porque hay mucho más espacio, pero no está nada mal. Está claro que luego las rectas se hacen muy largas, pero lo divertido viene cuando llegan las curvas. En las rectas cualquiera sabe ir rápido. Las primeras vueltas puedes frenar hasta dentro del todo de la curva, es increíble cómo estas suspensiones y este chasis sujetan la moto al suelo, y sin hacer ningún tipo de reglaje. A partir de la 4ª o 5ª vuelta ya es más delicado. Hoy hace mucho calor y estos neumáticos no están preparados para esta conducción. Se nota claramente que cuando se pasan de temperatura empiezan a flanear, sobre todo el delantero, pero lo hace de una forma muy suave y predecible, por lo que incluso estas desafiantes oscilaciones resultan muy divertidas."

Y continúa la diversión

"Lo realmente impresionante es el paso por curva. Es cierto que hay que forzar un poco la posición de ataque, sin saber muy bien dónde y cómo colocar los pies, puesto que no hay estriberas. El truco lo he descubierto pronto. Se trata de poner la planta del pie interior contra el chasis, perpendicular al suelo. Al estilo de como cuando corría en minimotos. De esta manera resulta mucho más sencillo sacar la rodilla y meter el cuerpo hacia dentro de la curva para ganar estabilidad y velocidad en máxima inclinación. Lo único malo es que esta moto te permite inclinar tantísimo que enseguida rozan en el suelo la pata de cabra y el caballete central, con el consiguiente chorro de chispas de cortesía para los pilotos que venían detrás de mí. Debería haberlos desmontado porque se han quedado totalmente limados, y con lo nuevos que son, da un poco de pena".

Después de escuchar a Barty, no puedo negar que sentí unas ganas terribles de quitarle la moto y salir a pista para comprobar si todo lo que me estaba contando era verdad o estaba exagerando. Pero debía ser verdad, porque yo que le conozco, es raro que en un día de rodada salga a pista más de dos o tres veces y, sin embargo, ese día salierea disparado cada vez que se abría la pista. ¿Tiempos? Yo le pillé a mano unas cuantas vueltas en 1,58 y 1,59. No sé si eso es muy rápido o muy lento para esta moto, pero desde luego que dentro del nivel intermedio, era de los más rápidos. Al acabar la jornada, volvía a bajarse con una gran sonrisa de su TMAX, y me dejaba unas cuantas perlas más:

"Lo tengo claro: voy a "empecinar" esta moto con todo lo que haga falta para que no me fundan tanto en las rectas, porque cuando llegan las curvas creo que puedo con casi cualquiera, lleve la moto que lleve. Unos buenos neumáticos, unos cuantos CV más, caballete fuera y que se preparen. Mientras tanto y hasta que pueda volver a entrar en circuito, me conformaré con volver a usar mi TMAX para ir a trabajar. Eso sí, podré parar con más dignidad en los semáforos con los neumáticos apurados hasta el límite... Ahora sí me ha quedado totalmente claro que este TMAX es bastante más eficaz que el modelo anterior que yo tuve, es bastante más deportiva y un poco menos confortable. No es un scooter deportivo, es una moto deportiva con forma de scooter".

Y hasta aquí esta bonita historia en la que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. O no...

0

Scooter 125

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado
Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

Uno de los aspectos que más interesa a la hora de comprar un scooter nuevo de 125 cc es su...

10 razones para no abandonar el scooter en invierno

10 razones para no abandonar el scooter en invierno

Conducir un scooter en invierno no es siempre agradable, sobre todo por dos razones: llueve y hace...

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

La velocidad máxima de un scooter de 125 cc es un aspecto muy importante para decidir la compra de...

Subasta de scooter 125 desde 150 €

Subasta de scooter 125 desde 150 €

La web especializada en subastas Escrapalia tiene abierto el plazo para pujar por más de 50 lotes...

Novedades

DUCATI MULTISTRADA 1260: cuarta generación

En 2017 se cumplen diez años del lanzamiento de la primera edición Ducati Multistrada 1200. Para...

Torrot Velocípedo: revolución eléctrica en tres ruedas

Torrot Velocípedo: revolución eléctrica en tres ruedas

Torrot sigue adelante con su evolución como marca centrada en la movilidad eléctrica y su próximo...

Macbor, la marca propia de Motos Bordoy, se presenta con seis modelos inéditos

Macbor, la marca propia de Motos Bordoy, se presenta con seis modelos inéditos

Macbor irrumpe en el mercado con modernos modelos de 125cc y 250cc de diseño propio para diversos...

Thor 130 Evo, el nuevo motor de Polini

Thor 130 Evo, el nuevo motor de Polini

La marca italiana de componentes para moto nos presenta un nuevo motor, bautizado como Thor 130...

Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Yamaha.
Precios del Yamaha T-Max 530 con ficha técnica y equipamiento completo.