¿Por qué controlar la presión de los neumáticos de tu moto?

Comentar Publicado el jueves 26 de octubre de 2017
Presión neumáticos motos

No te voy a contar lo importante que es llevar neumáticos de calidad y en buen estado. Medidas, dibujo, profundidad del mismo? Todo ello es fundamental. Pero tan importante como eso es llevar las presiones adecuadas y controlarlas con cierta frecuencia. Si no, no sirve de nada gastarse el dinero ni en neumáticos ni en motos nuevas.

Esta cuestión afecta y mucho al comportamiento de tu moto y scooter. Tanto que no solo arruinará la diversión que supone conducir una moto, sino que puede llegar a afectar a tu seguridad de forma importante. Por ello es esencial controlar la presión de los neumáticos y hacerlo de forma correcta, además de hacerlo con cierta frecuencia.

¿Qué ocurre si llevo el neumático mal hinchado?

Un neumático con presión incorrecta trabaja mal. Está diseñado para una carga concreta, con unas presiones de inflado para soportar esa carga predefinidas en su diseño. Lo más frecuente, como es lógico, es que el neumático se quede bajo de presión. En ese caso la parte central del neumático, la que en recta va apoyada sobre el suelo (huella) se hace más grande y al inclinar el flanco se deforma más de lo que debe. Entonces notarás flaneos de la moto, se moverá hacia los lados al intentar entrar en curva. A baja velocidad, con una huella más grande y más rozamiento contra el suelo, notarás la dirección muy pesada. Si es el neumático trasero el que va flojo también pueden aparecer flaneos: la carcasa trasera no soporta el peso de toda la moto, moviéndose por la falta de presión y, al final, moviéndote toda la moto. En un caso grave, si ya se ha quedado muy desinflada, la moto se volverá difícil de controlar, y si sigues es posible llegar a desllantar (que la cubierta se salga de la llanta), con el consiguiente accidente prácticamente inevitable.

No es solución pasarte hinchando para evitar mirar la presión cada poco. Llevar las ruedas muy hinchadas es también un error. Para empezar, estrechas esa huella, lo que implica menor agarre y una sensación de menor estabilidad. En el fondo, es como llevar la moto "de puntillas". Claro, hasta un punto moderado notas que incluso entra mejor en curvas: es más ágil por el menor rozamiento, las ruedas con un perfil más "triangular"€ Pero piensa que eso se consigue porque llevas menos goma en contacto con el suelo, en un vehículo que por sí ya lleva poco contacto con el suelo. Si te pasas mucho, además, puedes llegar a los límites del neumático. Con un poco más, puede reventar. Y ese "poco más" puede venir por un bache o, simplemente, porque con la temperatura que coge con su funcionamiento normal, aumenta la presión. Y reventar un neumático en marcha no es nada bueno, como puedes imaginar.



En cualquiera de los dos casos, con mucha o con poca presión, tienes otros problemas añadidos. Para empezar, desgaste de neumáticos incorrecto, que disminuirán su vida útil. Si vas bajo de presión, desgastará los flancos y deformará el neumático. Un neumático poco hinchado ofrece más resistencia y eso significa más temperatura, lo que acabará deformándolo. Otro efecto es aumentar el consumo de la moto e incluso perder algo de prestaciones: ese rozamiento mayor se nota.

Si vas demasiado hinchado desgastará justo la banda de rodadura, además de deformarse por ir con más temperatura de la debida, por ese exceso de presión. Llegas al mismo punto por dos caminos. Y ninguno de los dos te interesa.

¿Cuál es la presión de neumáticos correcta?

No te hagas líos y no dejes que te los hagan, ni en los foros de internet ni en las charlas de bar: la presión correcta de los neumáticos de tu moto es la que indica el fabricante en el libro de usuario y, generalmente, en un adhesivo en la moto. Suelen estar en el basculante. En los scooter suele incluirse en otras zonas y en algunas motos puede estar bastante escondido. Pero en el manual de usuario está, seguro. No hay una norma general, si bien es cierto que los mismos estilos de moto suelen llevar ruedas similares y, por tanto, presiones similares. Una moto grande lleva una presión trasera de 2,8 kg/cm2 más o menos. Pero ese más o menos puede ser tan grande como para que sigamos recomendando que mires las indicaciones del fabricante de la moto.

Verás por ahí comentarios sobre subir o bajar las presiones para un uso u otro. Esto es, cuando menos, delicado. En off road, con motos de cross o enduro suele jugarse con el tipo de neumático que llevas y el tipo de suelo sobre el que ruedas. No es lo mismo muchas piedras, clavadas en el suelo, que requieren altas presiones para evitar cortes con los filos que la arena suelta o el barro muy suelto, donde con menos presión el neumático puede clavarse mejor. En trial, sin embargo, suele irse con muy bajas presiones (alrededor de 0,3 a 0,5 kg/cm2), pero son neumáticos muy especiales y solo se emplea esa presión cuando ya estás en el campo.



Un caso aparte es el circuito o la conducción muy deportiva. El circuito o los esfuerzos sobre el neumático incrementan la temperatura del mismo. Con ese incremento de temperatura, lógicamente, sube la presión, por lo que se ajustan a presiones inferiores. Si vas a rodar al circuito, pero llevas tus neumáticos de calle normales, mantén la presión normal, da unas pocas vueltas, vuelve a medir presión y reajusta a la que deben llevar. Si llevas neumáticos especiales (slick o similares), consulta a tu "ruedero" unas presiones estándar sobre las que trabajar.

¿Cuándo y cómo miro la presión?

Sobre cuándo mirar la presión tienes opiniones de todos los gustos: cada vez que cojas la moto para hacer una salida, cada semana, cada 15 días e incluso hasta dos meses he leído yo como recomendado. Y ninguna de esas recomendaciones convence. Lo que parece más lógico es que tú seas el que lo calcule, porque conoces tu moto y tus ruedas. Hay motos y ruedas que pierden presión cada pocos días y otras que tardan meses en bajar unos pocos gramos. En principio, yo te diría que, si no notas nada raro, hagas una comprobación una semana después de estrenar neumáticos. Te dirá si pierdes algo de aire y cuánto. Si no ha perdido nada, comprueba 15 días después. Y si tampoco hay perdidas (cosa rara, después de tres semanas), puedes establecer períodos de un mes. También dependerá del uso que des a la moto. Si la coges todos los días, comprueba presiones más a menudo; si la coges una vez cada dos meses, cada vez que la cojas€ No hay una regla fija. Pero es importante acordarse de mirarlo y asegurarte que van correctas.



Para mirar la presión, sigue siempre una regla: las presiones recomendadas son siempre con neumático frío. Se considera neumático frío a uno que lleve más de dos horas parado o uno con el que has recorrido muy pocos kilómetros (menos de 5) a velocidad moderada. Si te surge la necesidad de mirar en caliente, calcula que el manómetro te estará dando unos 0,3 kg/cm2 de más. Es decir, que tendrás que restar 0,3kg/cm2 a la presión que te da para ver si vas bien con respecto a la presión recomendada. Pero este sistema es una aproximación: míralo en frío en cuanto puedas.

El sistema correcto para asegurarte es emplear siempre un manómetro de precisión. Es un gasto necesario: compra uno, compruébalo con uno que esté bien calibrado (los de los talleres de neumáticos suelen estarlo) y usa ese siempre. No te fíes demasiado de los de las gasolineras: los hay que están bien y otros que no. También puedes comprobar el de la gasolinera más cercana: compara la presión que te da cuando estés seguro de llevarlos a presión correcta y ya tienes el "factor de corrección" para ese manómetro para una temporada.



0