Reportajes Kilómetros, cómo hacerlo...

Cómo hacer bien el rodaje de una moto

Comentar Publicado el miércoles 29 de noviembre de 2017

¿Tienes moto nueva? Felicidades. Ahora toca hacerle el rodaje, algo muy importante si quieres que te dure muchos años y kilómetros. No te fíes de todo lo que se dice por ahí: nosotros te explicamos los secretos de un buen rodaje.

Cuando hablamos de temas relacionados con las motos o scooter, hay cuestiones que siempre han suscitado cierto debate. Por ejemplo los cambios de aceite, qué presión de ruedas llevar... Ahora internet ha sustituido a las charlas directas del pasado y, por tanto, tienes acceso a muchas más opiniones, muchas muy razonables y acertadas, otras bastante disparatadas y absurdas.
El tema que nos ocupa, el rodaje de un motor nuevo, es un asunto muy serio. De que se haga bien dependerá la fiabilidad futura de tu moto o scooter, sus prestaciones e incluso tendrá incidencia en el gasto tanto de combustible como de aceite. Ya sea en motores de 2T como de 4T, el rodaje es fundamental. Por tanto, mejor si sabes exactamente en qué consiste y por qué hay que hacerlo.





Exactamente, ¿qué es el rodaje de una moto?

En un motor recién salido de la cadena de montaje, todas sus piezas han sido calculadas con unas tolerancias y ajustes muy exactos, ya que tienen que aguantar multitud de kilómetros rozándose unas contra otras: piñones del cambio, transmisión, sistema de distribución y, sobre todo, pistones (más concretamente sus segmentos) contra las paredes del cilindro o rodamientos de biela y cigüeñal. Cada día, esas tolerancias y ajustes son más exactos: no tienen nada que ver los materiales y técnicas de fabricación y acabado de estas piezas en la actualidad con las de hace años. Y de hecho, cada vez es más frecuente leer en las explicaciones de los técnicos sobre motores nuevos que se han empleado técnicas de reducción de rozamientos y fricciones internas, por ejemplo para reducir consumos.

Lógicamente, esos nuevos acabados que vemos en algunos de los motores más punteros tienen la finalidad también de conseguir que el rozamiento entre pistón y camisa del cilindro sea el menor posible, garantizando la estanqueidad necesaria para mantener una compresión dada. Visto al microscopio, las superficies de la camisa, segmentos y pistón deberían ser lisos, ¿verdad? No. Tienen una cierta rugosidad que sirve para, entre otras cosas, que la película de aceite que debe mantener separadas ambas superficies se mantenga. Esa rugosidad, cuando el motor es nuevo, es demasiado áspera para garantizar las buenas prestaciones del motor. Debemos desgastarla de forma adecuada, mediante el propio funcionamiento del motor para que se adapten ambas superficies de la mejor manera posible.



Ni mucho ni poco

Más o menos, y a grandes rasgos, esto es en lo que debe consistir el rodaje: terminar de ajustar las superficies del motor en rozamiento para obtener de él posteriormente las mejores prestaciones y consumos posibles. Sobre el papel puede parecer fácil, pero presenta un par de inconvenientes: ¿cuál es el grado justo de ajuste? ¿Me puedo pasar?¿Me puedo quedar corto? La respuesta es sí a estas dos últimas cuestiones. Si te pasas perderás fiabilidad, gastarás más gasolina y más aceite e incluso puedes perder prestaciones. Y si no llegas porque te quedas corto, ese motor irá siempre más "endurecido" de lo que debe, gastando más para menores prestaciones.

Por consiguiente, el rodaje consiste en ajustar las superficies del motor. Como te hemos comentado, si observásemos con un microscopio las paredes de, por ejemplo, el cilindro y los segmentos, verías que hacen crestas más o menos puntiagudas. Al funcionar el motor, esas crestas se liman unas contra otras, alisándose. Con un rodaje correcto conseguirás que el espacio entre crestas de uno y otro elemento (pistón o segmentos y cilindro) sea el justo para mantener el aceite en su sitio, para que no haya excesivo esfuerzo cuando se produce el rozamiento entre ellos. Si te pasas, esas crestas se "comerán" más de lo que es recomendable y el motor gastará más aceite de lo debido. Incluso puede llegar a haber perdido algo de compresión (no es fácil que esto llegue a ocurrir) y que vaya excesivamente suelto, lo que conducirá a mayores holguras y desgastes por uso. Pero si te quedas corto, esas crestas llegarán a endurecerse (lo hacen con el propio uso del motor) sin llegar a desgastarse lo necesario, por lo que el motor se quedará más agarrado de lo que debe, perdiendo entonces prestaciones.



Entonces, ¿cómo hago el rodaje de mi moto?

Dicen que "cada maestrillo tiene su librillo". Yo hace muchos años, desde que un técnico de alto nivel de una marca de coches me explicó estas teorías, empleo mi propio sistema de hacer rodajes. Luego, cada marca, cada mecánico y cada entendido te dará su propia opinión. Y no es que yo vaya a decirte que la mía es mejor, pero, desde luego, desde los años 80 hasta hoy a mi me ha dado muy buen resultado.



Lograr ese desgaste justo es delicado. Las marcas, (y más los vendedores), conscientes de que hay que dar unas pautas lógicas, creíbles y posibles para cualquiera, optan por poner unas rpm límite durante unos kilómetros. Otras lo que hacen es proponer un escalado: durante unos kilómetros tantas rpm para ir aumentando el régimen máximo progresivamente a medida que hacemos más kilómetros. Y si coges un libro de taller de una moto de competición verás que sus rodajes son sorprendentemente rápidos. Es lógico, ya que están pensados para, tras una reparación completa de motor, volver a dar las máximas prestaciones cuanto antes. Así, en las 125 y 250 GP de 2T de hace unos años se hacían por medias horas: la primera media hora a X rpm; la siguiente a 1.000 rpm más y la siguiente a tope menos 1.000 rpm, siempre vigilando que el motor esté en su temperatura de funcionamiento correcta. De esta manera se conseguía las máximas prestaciones de ese motor, al desgastar correctamente las piezas implicadas de la forma más conveniente.



Con la moto de calle no lo tendrás tan fácil. Con suerte, tu libro de usuario o tu vendedor sí te dará unas pautas parecidas en kilómetros recorridos y rpm que debes alcanzar hasta poder llevar el motor a tope. Con menos suerte tendrás el típico "a 80 km/h durante 1.000 km" que vale para poco como rodaje.



Mi sistema es muy sencillo: si me dan ese escalado y me parece lógico, más o menos lo respeto. Si no, lo establezco yo. Sabiendo cuándo se recomienda la revisión marcada por el fabricante como primera (a la que deberías llegar con el rodaje ya terminado para comprobar si hay fallos), divido en tres rangos el cuentavueltas, empezando por un régimen no muy alto (cercano al par), un segundo período a medias y un último período con subidas hasta el régimen de potencia máxima mientras cambio de marchas. Nunca mantengo ese tope de vueltas durante mucho tiempo y nunca en la marcha más alta, dejando descansar el motor. Y siempre con un ojo en la temperatura. Si sube de sus grados correctos de funcionamiento, malo. Y en scooter automáticos, el proceso es el mismo: a tope de vueltas mientras acelera y medio gas en cuanto alcanza la velocidad máxima.

Último consejo

Con este sistema consigues el resultado deseado, un motor que ande bien y no se rompa. A mi me ha ido siempre a la perfección en motos de calle. No obstante, no todo es tan fácil y también hay inconvenientes.

Si el rodaje consiste en que las partes móviles del motor se "lijen" unas contra otras, ¿qué ocurre con las partículas de metal que se sueltan? Efectivamente, se quedan en el aceite del motor que lubrica esas mismas partes en movimiento. Y si las dejas ahí mucho tiempo, ese "lijado" será más profundo de lo que deseamos. Por ello la solución ideal (y que ninguna marca ni vendedor te aconsejará porque sale caro) es cambiar el aceite varias veces durante ese rodaje. Saldrá limpio prácticamente, claro, porque están formulados para durar muchos kilómetros, pero tiene en suspensión estas partículas metálicas microscópicas del propio motor. Si le añades aceite limpio, eso que ganará tu motor a la hora de hacer el rodaje. Yo, en concreto, en todas las motos que he estrenado, he cambiado el aceite tres veces en los primeros 5.000 km, con un cambio de filtro en el segundo cambio. Y te insisto, me ha ido muy bien.




0