Exposición VIVA Montesa Colección Pere Permanyer

Comentar Publicado el miércoles 08 de noviembre de 2017

En el mNATEC de Terrassa se expone la totalidad de modelos Montesa producidos desde la primigenia A45 hasta la última Cota pasando por las Brío, Impala, Crono, Cappra y Enduro. El legado histórico del fundador y propietario de la marca catalana, Pere Permanyer, es fiel muestra de su trayectoria industrial desde la fundación en 1945 hasta la fusión con Honda en 1986.

Medio siglo de la historia motociclista española vistos bajo el prisma de la pionera Montesa, recopila los 67 modelos que trazaron la trayectoria industrial y deportiva de la marca barcelonesa. En el Museu de la Ciència i de la Tècnica de Catalunya (mNATEC) se ha inaugurado la exposición permanente VIVA Montesa que exhibe junto a sus motos múltiples objetos, documentos y muestras gráficas (fotos y vídeos) de la época dorada del motociclismo catalán y español del siglo XX.

Magnífico recuerdo del esplendor alcanzado por Montesa como estandarte de nuestra industria motociclista que de ser artífice de la motorización del país pasó a protagonizar las competiciones internacionales en las que cosechó innumerables campeonatos nacionales en múltiples países, además de varios títulos mundiales.



La muestra recompone con aquellos emblemáticos modelos la evolución de la marca a través de las distintas épocas de su trayectoria. Los inicios (1945-1951) reviven los primeros ejemplares de la inicial A45 (98 cc) junto a sus derivadas B46/49 de 125 cc. Modelos identificadas con los colores negro y gris plateado en los inicios de Montesa hasta la llegada de la D51. Apareció en 1951, deslumbrante con el depósito pintado con el característico rojo que acompañó a Montesa hasta el final de su trayectoria industrial.






La D51 del "depósito rojo" fue un notable avance. Incorporó horquilla telescópica delantera y amortiguadores traseros, embrague en baño de aceite y tambores de freno de fundición ligera. De ella derivó la saga Brío con las sucesivas versiones 90/91/110 lanzadas entre1952 y1961, época de total dominio en el mercado español a la vez que se abría camino en los extranjeros.




En 1961 Montesa dio un gran paso con la emblemática Impala con motor "monoblock". La "Niña de los ojos" de la familia Permanyer según propia declaración de los hermanos Xavier y Jordi durante la inauguración de la exposición. El fenómeno Impala va más allá del recaudo de coleccionistas y todavía hoy es utilizada a diario en Barcelona por buen número de fieles "Impaleros" a la vez que "Montesistas". Asombra ver como más medio siglo después todavía dejan oír su alegre y característico petardeo por la ciudad que las vio nacer. Ninguna otra moto en el mundo ha logrado tamaña pervivencia. Tampoco ninguna ha merecido el galardón Delta de Oro del ADI/FAD al Diseño Industrial. El ingeniero Leopoldo Milá fue el autor de la moto y de su estética tan actual todavía.





Cuando la expansión automovilista de los utilitarios "600", "4/4", "2CV" y demás microcoches arrinconó las motocicletas como medio de transporte, se abrieron las puertas del campo. Nació el off road y las primeras Cross 62 precursoras de las futuras Cappra y Enduro del motocross y "todo terreno" de entonces. También se introdujo con gran predicamento el trial y con esta modalidad deportiva británica surgió la Cota 247 rompiendo conceptos y moldes estéticos también debidos al lápiz de Leopoldo Milá. En esta ocasión el ADI/FAD le otorgó el Delta de Plata.




A lo largo de su trayectoria, Montesa diseñó y fabricó múltiples modelos motociclistas para fomentar el transporte urbano en tiempos de letargo motociclista viario y diario. Así nació el éxitos ciclomotor Mini Montesa con su derivada Mini Mini para los peques y el Micro Scooter de 4T fabricado bajo licencia Laverda. Un scooter adelantado a su tiempo.

La Colección Pere Permanyer ha preservado las motocicletas de competición más exitosas y significativas de Montesa. Encabeza este apartado la Sprint 125 con la que ocuparon los lugares 2º, 3º y 4º en el Tourist Trophy de 1956 con Marcelo Cama, Paco González y Enric Sirera. Junto a ellas las Brío de competición y las sucesivas Impala con las que acumularon un brillante historial deportivo, incluidas las victorias en las prestigiosas 24 Horas de Montjuïc con los hermanos Jordi y Enric Sirera y J.Mª Busquets-Francesco Villa.



La Exposición VIVA Montesa es un minucioso repaso de una gran marca española y también de unas épocas pasadas en las que se cimentaron los éxitos deportivos actuales.

El mNATEC se ubica en Terrassa (Barcelona), en el número 270 de la céntrica rambla de Egara. Ocupa la antigua fábrica textil Vapor Aymerich, Amat i Jover, uno de los edificios fabriles más emblemáticos del modernismo catalán obra del arquitecto Lluís Moncunill en 1907. En el museo se expone de forma permanente, por cesión de la familia Permanyer, el testimonio de la floreciente industria motociclista española del pasado siglo.

La histórica muestra de Montesa comparte espacio con la exposición "Campions del motociclisme" donde se recogen los hitos deportivos logrados por grandes campeones of road tales que Toni Bou, Laia Sanz, Marc Coma, Toni Elías Sr, Javi García Vico, Jordi Viladoms,o Takahisa Fukinami entre otros. Asimismo se exponen las indumentarias y equipamiento de todos ellos en un repaso a la evolución de la protección del piloto de competición.

En otra área del museo, la exposición "El transport" descubre la evolución y mejora del transporte desde los primigenios coches de vapor, autocares de línea, vehículos eléctricos, el primer avión y ferrocarriles, así como gasolineras de principios del siglo XX. Una visita muy recomendable.

mNACTEC
Rambla d´Ègara, 270
Terrassa (Barcelona)
Tel: 937.368.966 - 937.638.963
Info: difusio.mnactec@gencat.cat

0
 
Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Montesa.
Precios del Montesa con ficha técnica y equipamiento completo.