Prueba Hanway Raw 125 SR Sport: Café para todos

Comentar Publicado el miércoles 11 de octubre de 2017
Prueba Hanway Raw 125 SR Sport: Café para todos

Esta típica frase sirve para una 125 dirigida a los poseedores del carnet B y, con todo el sabor de una buena de café racer. Así es la Raw 125 SR Sport.

Hanway es una de las marcas más jóvenes del mercado. Llevan pocos años comercializando sus productos en nuestro país, pero en ese poco tiempo se han encaramado en los puestos de venta de privilegio. ¿A qué es debido tanto éxito? Básicamente comenzaron con un único modelo de moto de marchas de 125 cc, con un más que aparente aspecto retro, realizada con gran inteligencia y con soluciones como los guardabarros en plástico mate que dan una apariencia necesaria sin encarecer el precio de la moto.

Ahora, cuando ya la semilla ha prendido, Hanway dispone de una gama mucho más completa. Distintas versiones se benefician de la misma raíz Raw, aunque ahora con alternativas de 50 cc, 125 cc y 250 cc, en versiones Café, Café Racer, Scrambler y SR Sport, todas ellas con un precio muy contenido para su aspecto y detalles de equipamiento.

Entre las 125 cc, la cilindrada con más modelos dentro de esta extensa gama, las SR Sport suponen las más altas de la gama. Declaran 10 CV en lugar de los 8 CV de las versiones más básicas, y elementos como suspensiones o equipamientos mejoran sobre las ediciones Café y Café Racer. Aparte quedan las Scrambler, similares a esta SR pero con tintes off road, y la exclusiva Chrome, una SR con depósito de gasolina cromado, algo más cara por este hecho sin diferencias en lo mecánico respecto a la Sport que ves en estas líneas.

De este modo, Hanway ofrece una completa gama retro. Su éxito radica en el acierto que ha supuesto ofrecer este tipo de moto, un estilo que se ha impuesto en el mercado en lo últimos años, manteniendo un nivel de precios muy asequible, con modelos todavía por debajo de los 2.000 €. Bien terminadas, con unas prestaciones aceptables y estéticamente muy acertadas, Hanway se ha convertido en uno de los referentes de mercado en este estilo, siempre como líder en cuanto a precio gracias a su fabricación asiática (algo común en el segmento) y, sobre todo, a un hábil equilibrio entre equipamiento y precio. Es esta SR Sport, precisamente una de las Hanway más equipadas y sorprendentes en este aspecto. No en vano, 2.195 € para una moto así es un precio muy interesante.

CÓMO ES LA HANWAY RAW 125 SR SPORT





¿Cómo se hace una café racer, de estilo retro, para el mercado de las 125 cc de hoy día? La fórmula es conocida y bastante generalizada. Partiendo de un chasis en tubo de acero bastante básico y un motor de aire de las últimas generaciones, también utilitario, se decora con componentes de suspensiones y frenos aparentes, y se pinta con colores que llaman la atención, finalizándose con detalles de estilo retro, como abundantes cromados, escapes largos o semimanillares. Pero lo difícil de esta receta está en poner la cantidad justa de cada uno de esos ingredientes y mezclarlos con buen gusto.

En el caso de esta Hanway se ha logrado. Una moto que llama la atención, que lo ha hecho en los salones donde se ha expuesto y que lo hace aún más por la calle. Con una estética que recuerda a la Moto Guzzi V7 Racer en la elección de colores o en la forma de las placas laterales, la SR Sport es una moto estéticamente muy conseguida, pero nada "escandalosa". Es retro, café racer, muy de moda y atractiva.

En el apartado técnico, se parte de un chasis de simple cuna abierta por abajo, con el motor atornillado cerrando la estructura por este lado. El chasis está pintado en rojo. Es el detalle responsable de gran parte del éxito estético de la moto, porque hace resaltar los acabados negros del motor y depósito, así como el cromado de escapes y laterales. El motor, de inyección para superar la Euro 4, es un monocilíndrico de aire con culata de dos válvulas.



En las suspensiones llama la atención la presencia de la horquilla invertida con barras de 35 mm de diámetro. Detrás dispone de una pareja de amortiguadores con cuerpo cromado y muelle en negro. En cuanto a los frenos, encontramos disco en ambos ejes, con un sistema CBS de frenada combinada. Para las llantas, una vez más, nos encontramos con unas preciosas llantas de radios con cerco en negro, pero con unos neumáticos algo más anchos de lo necesario y, sobre todo, con un dibujo más cercano a los de una trail que a un modelo 100% de asfalto. No obstante no quedan mal, ¿verdad?

El escape está cromado y se ha diseñado con un poco de inclinación hacia arriba para darle mayor aire sport. El asiento en símil cuero, marrón, cuenta con tapa de colín desmontable. El conjunto se completa con un faro redondo con cerquillo cromado, piloto trasero de LED pequeño y redondo, semimanillares no muy bajos pero sí algo adelantados y con un pequeño cuadro entre ellos que incluye cuenta-vueltas analógico y pantalla digital para el resto de información. Son los ingredientes con los que se termina de cocinar una de las café racer más características entre las 125 cc actuales.

CÓMO VA LA HANWAY RAW 125 SR SPORT

Sobre su básica mecánica se montan componentes más sofisticados, como en este caso la horquilla invertida. Pero se trata más de una cuestión estética que por razones técnicas o funcionales. En el fondo, como buena 125 básica, lo que busca en este aspecto es resultar útil, económica y, sobre todo, fácil, de forma que alguien sin gran experiencia en el mundo de la moto pueda usarla sin complicaciones. Y así es esta Raw SR Sport.



Te subes a ella sin grandes problemas, ya que no es alta ni pesa demasiado. Se levanta sin problemas de la pata de cabra. Ésta cuenta con un sistema de desconexión típico en estas motos y que nos sigue sin convencernos, ya que apaga el motor aunque esté en punto muerto. Arrancas, siempre que te acuerdes de recoger la pata lateral. Si quieres calentar el motor tendrás que subirla al caballete central. Arranca bien, ralentiza correctamente y no hace ruido excesivo ni vibra. A sus mandos, en función de tu talla, los manillares obligan a ir algo tumbado, mientras que los reposapiés están centrados y correctos. El tacto de mandos y la apariencia de los mismos es muy correcta. En parado o a baja velocidad maniobra bien gracias a su bajo peso y por altura de asiento.

Ya en movimiento, vas engranando marchas. La dirección, seguramente por el empleo del neumático más ancho de lo necesario y de un dibujo casi trail, no es un prodigio de tacto, pero es suficientemente bueno para manejarte sin problemas en ciudad o a ritmos tranquilos. El cambio también va bien, salvo que a veces parece difícil bajar de segunda a primera.



Convence bastante menos el sistema de frenada combinada.
Pero es un problema que conviene explicar, porque no es la primera moto de este tipo que encontramos este problema. La Euro 4 obliga a llevar este sistema o ABS. Lógicamente, los fabricantes que quieren mantener un precio bajo eligen frenada combinada, más barata, en lugar de un ABS. Esta solución, que en los scooter ya está más que probado desde hace tiempo (y aún así, no siempre se consigue buen tacto), en el caso de las 125 cc de marchas está demostrando ser más problemático. Si el pedal de freno trasero tiene que actuar sobre las dos ruedas, para frenar correctamente deberías repartir el tacto entre la mano derecha y un pie. Si te pasas frenando de atrás y tiras de la maneta, la rueda delantera se puede llegar a bloquear. Entonces, ¿qué hace el fabricante para evitarlo? Poner muelles y topes en el pedal, de forma que cueste trabajo bloquear. Esto es lo que se ha hecho en esta Hanway. El resultado es un dudoso tacto de freno: si pisas el pedal no obtienes la respuesta de frenada que esperas en un primer momento, y si además aprietas la maneta, te puedes exceder de fuerza de frenando. Lo mejor es no confiar tanto en el pedal y usar más la maneta. De este modo conservas más tacto.

En conducción continua en ciudad resulta compacta y ágil. La posición del manillar acaba cansando las manos y las suspensiones, algo duras de atrás, recomiendan bajar el ritmo cuando el asfalto no está en buen estado. Los retrovisores sobre el manillar, en lugar de los "tan de moda" en la punta del manillar, hacen que sea estrecha y cómoda de meter entre coches.

Fuera de la urbe corre lo suficiente para poder hacer recorridos interurbanos. El tacto de frenos, el de la dirección y un motor que por encima de las 6.000 rpm comienza a emitir vibraciones y con un sonido fuerte recomiendan no empeñarte en hacer conducción deportiva y disfrutar del paseo a un crucero sobre 90 km/h de marcador. Tampoco los neumáticos invitan a tumbar, por lo que es mejor recordar el tipo de moto sobre el que vas: no es una deportiva, sino una utilitaria vestida de retro sport. Que no es poco.

ASÍ VEMOS LA HANWAY RAW 125 SR SPORT

  • En carretera: 2
  • En ciudad: 3
  • Pasajero: 2
  • Confort: 2
  • Equipamiento: 4

La estética es un componente definitivo de ese tipo de modelos. Admirarlas en parado es un placer y junto con la facilidad de uso y su economía se erigen como sus mejores argumentos. Pero son motos, no esculturas. Y como tales, deben prácticas. Así, la SR Sport es una moto correcta. Como buena básica de 125 cc, en carretera es capaz de desplazarse sin problemas, sobre todo si no tienes prisa. En ciudad rueda más a gusto. Es más fácil mantener el motor en regímenes bajos y medios, donde es un verdadero placer de suavidad y par. El pasajero tiene su hueco. Incluso, si no te importa ir un poco apretado, no te obliga a quitar la tapa de colín. No tiene dónde agarrarse, porque el asa que forma el propio subchasis va muy bajo y cerca de la aleta. Es cómoda, dentro de lo lógico, para paseos cortos. Dura de asiento y de amortiguadores, y con el semimanillar algo avanzado, no es precisamente confortable, pero tu imagen Vintage es demoledora. El equipamiento es muy correcto, con pilotos LED de posición traseras, delanteras e intermitencias, horquilla invertida, dos discos y dos caballetes, lateral y central.





LO MEJOR
  •  Estética muy acertada
  • Precio contenido
  • Caballete central y pata lateral

 
MEJORARÍA CON 

  • Vibraciones en altas
  • La pata lateral detiene el motor en punto muerto
  • Tacto de frenos


FICHA TÉCNICA Hanway 125 SR Sport
 
Cilindrada
124,6 cc, 4T, 1 cilindro; aire, 2 válvulas
Potencia máxima declarada
10,6 CV a 8.000 rpm
Par máximo declarado
N.D
Cambio/Transmisión
5 velocidades
Chasis
Simple cuna abierta en acero
Suspensión delantera
Horquilla invertida Ø 35 mm
Suspensión trasera
Doble amortiguador
Freno delantero
Disco Ø 300 mm
Freno trasero
Disco Ø 220 mm
Neumático delantero
110/70-17"
Neumático trasero
130/70-17"
Entre ejes
1.320 mm
Altura asiento
N.D
Capacidad depósito
11,5 l.
Peso declarado
118 kg
PRECIO
2.195 €

0
 
Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Hanway.
Precios del Hanway Raw 125 con ficha técnica y equipamiento completo.