Prueba Goes 125 NK: a todo ritmo

Comentar Publicado el jueves 26 de octubre de 2017
Prueba Goes 125 NK: a todo ritmo

Goes, marca ya consolidada en el segmento scooter y quad, aborda su primer proyecto de moto de marchas. La Goes 125 NK es una 125 diferente, de líneas agresivas, filosofía mecánica de moto ciudadana, ¡y muy musical!

Para entrar en el mercado de la moto, en un segmento tan competitivo como las 125, Goes ha empleado la estrategia habitual. La firma francesa no es una marca que fabrique motos, sino que buscan motos fabricadas en China, rediseñando y ajustando componentes y las importan bajo su marca. Eso empezaron haciendo con quads, con buenos resultados, lo han seguido haciendo con scooter y ahora empiezan a repetir la jugada con motos de marchas.

En este caso, la moto es fabricada por Senke como modelo T-Leopard 125, aunque aquí se ha denominado Goes 125 NK (NK de "naked"). Es una moto con una estética original y atractiva que en otros países se emplea también para una 300 de mayores prestaciones. Y el resultado es notable. Resulta agradable en marcha, tiene buen tacto en todos sus mandos y llama la atención por sus buenos acabados y detalles de terminación.



No es un planteamiento nuevo. Por ejemplo, Keeway con sus RK o SYM se han hecho fuertes en el segmento de motos de aire naked sport que esconden mecánicas simples, fiables y económicas. Y no cabe duda que en el caso de Keeway les ha ido muy bien. Pero sus RK no son iguales, ni parecidas, a la nueva Goes. Con un estilo original y diferente, algo "manga" en algunos aspectos, cuenta con muchos elementos que le dan un empaque diferente y deportivo. Y otros, como una radio-mp3-bluetooth-USB sobre el depósito, con altavoces escondidos en las aletas del depósito para que ruedes a buen "ritmo".

Cómo es la Goes 125 NK

La Goes 125 NK es una moto bien diseñada. No es pequeña, pero tampoco se ha sobredimensionado para su cilindrada y potencia. Llama la atención por una carrocería verdaderamente atractiva, aunque con algunas exageraciones. Las aletas del depósito, que esconden los altavoces del sistema de sonido, las formas excesivas del portamatrículas trasero o algunos otros detalles podrían simplificarse, pero tampoco comete los errores por exceso de otras motos de la misma procedencia geográfica.



Los plásticos están bien terminados. Parecen de calidad y no hay holguras, malos ajustes o fallos de terminación de la pintura. El cuadro no es muy grande, pero sí completo, del estilo de los Koso o similares, con parte analógica y parte digital, visible y bien resuelto, con ese mismo estilo sport que el resto de la moto. Sobre el depósito incluye los mandos del equipo de música. Consta de cuatro botones para encender y cambiar la fuente de sonido, buscar emisoras y variar el volumen, más una pantalla donde te dice qué esta sonando. En la parte trasera de la moto, bajo el asiento del pasajero (que, por cierto, ajusta muy bien y se abre perfectamente con la llave en la cacha lateral), lleva un pequeño hueco para dejar cosas y el enchufe USB que, en este caso, vale también para llevar tu música sin tener que conectar el teléfono. En el colín se añade un espectacular piloto de LED.



Por el lado mecánico, la moto está diseñada a partir de un chasis de tubo de acero de simple cuna, con el motor atornillado abajo, cerrándolo. En la parte trasera se emplea un original basculante, también en tubo redondo con forma de "cantilever" clásico, llevando así un solo amortiguador central sin bieletas. Delante equipa una horquilla invertida, y en ambos trenes incorpora discos de freno ondulados. Y tal y como obliga la Euro 4, se completa con un sistema de frenada combinada: cuando frenas con el pedal, manda presión de frenos a la pinza delantera.

El motor lógicamente también cumple ya con la Euro 4. Para ello, siendo un derivado de uno de los clásicos 125 de dos válvulas y refrigeración por aire, equipa un nuevo sistema de inyección electrónica firmado por Delphi. Entrega 11 CV a 9.000 rpm y un par de 9,5 Nm a 7.000 rpm, para un peso en vacío de 134 kg declarados.



Cómo va la Goes 125 NK

Goes está haciendo un trabajo muy serio. Una moto, como cualquier otro objeto, tiene que entrar primero por los ojos. Y esta Goes 125 NK lo hace. Es un modelo llamativo, bonito en general. Cuando te acercas y observas más detenidamente ves que además está bien terminada en todos sus detalles. Pintura, plásticos, ajustes€ todo está correcto y es justo reconocer que las motos de producción china, hoy día, están al nivel de las europeas o japonesas cuando el fabricante se lo propone. Y en este caso, es así, claramente. Hay puntos todavía (unas placas laterales demasiado historiadas, el equipo de sonido o el adorno del centro del cuadro) de los que se podía haber prescindido y hubiese sido hasta mejor, pero tampoco hay detalles estrambóticos que en otros tiempos hubieses encontrado en una moto así, tales como llantas cromadas o gráficos con llamas sobre el depósito.

Subirte a ella es fácil. Lleva un asiento en doble altura, pero la parte trasera no está tan alta como para molestar. La moto mide 815 mm de altura de asiento, pero es muy estrecha y reposapiés, manillar, asiento y demás están bien posicionados. Es cómoda, al final con los mandos a buena distancia y con un tacto perfecto. Sí llama la atención que los botones de las piñas son en color azul claro.

Equipa pata de cabra y caballete central, algo de lo que no pueden presumir ya todas las 125 cc de su precio. Se agradecen, pero son mejorables. El caballete central tiene poca palanca y cuesta subir la moto más de lo debido para su peso, aunque con práctica se hace bien. Y la pata lateral es de las que apagan el motor en cuanto la extiendes, aunque el motor esté en punto muerto. Sobre la moto, arrancas con botón de arranque con toda facilidad y el motor emite el clásico sonido de estos monocilíndricos. No hay ruidos mecánicos ni vibraciones.



El cambio es muy preciso y suave. Las marchas entran con facilidad y el embrague es suave y progresivo. Una primera muy corta permite salir sin apenas acelerar. La horquilla invertida, uno de los aspectos más llamativos de su estética, limita algo el radio de giro y obliga a hacer maniobras para girar en sitios estrechos. Pero no en marcha, circulando con normalidad. El resto de marchas se sienten con la misma suavidad y precisión hasta 5ª, la última relación de su caja de cambios. Se aprecia que todas ellas son algo cortas. Es fácil llegar en todas ellas al corte de encendido. Además, el cuentarrevoluciones es un tanto optimista y tiene la zona roja por encima de las 10.000 rpm€ con el corte de encendido bastante antes. Pero sí presenta una ventaja: esta moto permitirá, sin muchos problemas, alargar un poco el desarrollo, algo que le vendrá bien para circular por carretera, porque en velocidad máxima se queda un tanto justa.

El chasis y la parte ciclo va sobrada para sus 11 CV de potencia máxima. Las suspensiones están equilibradas y la moto amortigua de forma similar delante y detrás. Se ha elegido para ella un reglaje algo más deportivo del necesario. Resulta firme, algo seco, pero no incómodo, y ello permite ciertas confianzas a la hora de entrar rápido en curvas. No está pensada para eso, vaya por delante, pero lo permite. Con buenos frenos, muy potentes y de buen tacto, opta por un sistema de frenada combinada que no varía el tacto de los mandos. Puedes usar solo el pedal y la moto frena bien o puedes usar los dos (como se debe), pero con cierto cuidado, porque si ya has frenado de pedal, la maneta complementa la frenada. Es decir, si te pasas, puedes llegar a bloquear. Pero repito que ofrece buen tacto y deberías darte cuenta antes de que ocurra.



Así vemos la Goes 125 NK

En carretera: 3

En ciudad: 4

Pasajero: 3

Confort: 4

Equipamiento: 4

Autovía: 2

La Goes es polivalente, agradable en todos los sentido y cumple con su cometido de llevarte de un sitio a otro de forma efectiva y económica. Va bien en todo tipo de situaciones, ya que se tiene lo suficiente, con un comportamiento noble en todas las facetas gracias a sus buenos frenos y suspensiones. No corre mucho, algo normal con un motor de 11 CV, pero que a buen seguro se le puede sacar algo más alargando un poco el desarrollo (un piñón de ataque de un diente más, por ejemplo), ya que viene de serie algo corto para una utilización mixta ciudad y carretera.

En la ciudad la moto se mueve bien, algo justa de radio de giro en maniobras que requieren girar mucho debido a su horquilla invertida, pero es estrecha y ligera, por lo que se puede mover bien incluso sin bajarte de la moto. Se puede calificar como cómoda para el pasajero. Tiene una zona propia en el asiento elevado, con reposapiés en buena posición y dos asas laterales a las que se puede agarrar sin inconvenientes. También es cómoda para el piloto, porque los mandos están donde deben y la posición de conducción es agradable. Permite moverte si así quieres y puedes pasar tiempo sobre el asiento sin problemas, aunque podría ser más blando. Muy buen nivel de equipamiento, con un cuadro completo, pata y caballete, piloto de LED y otros detalles como un equipo de sonido. En la autovía, igual que en carretera, se defiende, pero sería más aconsejable un desarrollo más.



El detalle de la Goes 125 NK

No es, ni mucho menos, la primera moto que monta un sistema de sonido de serie. El Riya Adonis, por ejemplo, exhibe un sistema parecido, o hace unos años, aquella CSR 250 Automática, una custom futurista sin marchas, también lo llevaba. Pero lo cierto es que en ninguna de estas motos pasa de ser más allá que un detalle simpático y gracioso. Con casco puesto, en marcha, suenan más bien poco o nada y no muy bien. Claro, no tiene nada que ver con los sistemas de sonido de calidad "top" de algunas motos de Gran Turismo, donde se han desarrollado sistemas que varían de volumen con la velocidad y el ruido ambiente, y los altavoces se han colocado de forma estudiada en un túnel de viento o, al menos, con las pruebas oportunas para ser verdaderamente funcionales. El sistema de la Goes incluye radio y conexión USB y Bluetooth para tu música. Mientras que estés parado, se escucha. En marcha, a baja velocidad, si lo pones alto, también, pero entonces no pasarás precisamente inadvertido por la calle. En carretera€olvídate de escuchar música.



0

Scooter 125

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado
Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

Uno de los aspectos que más interesa a la hora de comprar un scooter nuevo de 125 cc es su...

10 razones para no abandonar el scooter en invierno

10 razones para no abandonar el scooter en invierno

Conducir un scooter en invierno no es siempre agradable, sobre todo por dos razones: llueve y hace...

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

La velocidad máxima de un scooter de 125 cc es un aspecto muy importante para decidir la compra de...

Subasta de scooter 125 desde 150 €

Subasta de scooter 125 desde 150 €

La web especializada en subastas Escrapalia tiene abierto el plazo para pujar por más de 50 lotes...

Novedades

DUCATI MULTISTRADA 1260: cuarta generación

En 2017 se cumplen diez años del lanzamiento de la primera edición Ducati Multistrada 1200. Para...

Torrot Velocípedo: revolución eléctrica en tres ruedas

Torrot Velocípedo: revolución eléctrica en tres ruedas

Torrot sigue adelante con su evolución como marca centrada en la movilidad eléctrica y su próximo...

Macbor, la marca propia de Motos Bordoy, se presenta con seis modelos inéditos

Macbor, la marca propia de Motos Bordoy, se presenta con seis modelos inéditos

Macbor irrumpe en el mercado con modernos modelos de 125cc y 250cc de diseño propio para diversos...

Thor 130 Evo, el nuevo motor de Polini

Thor 130 Evo, el nuevo motor de Polini

La marca italiana de componentes para moto nos presenta un nuevo motor, bautizado como Thor 130...