Los chicos de la curva 16

20.10.2014 | 12:51
Los chicos de la curva 16
Los chicos de la curva 16

Una preguntica: ¿qué tienes que hacer el finde del Domingo de Ramos? ¿Y eso cuándo es? 11-12-13 de abril. Mmmmm, creo que nada importante. Necesitamos gente para llevar un paso en la procesión. Me debió cambiar hasta la cara, no me veía con un santo a cuestas, la verdad. Menos mal que enseguida me dijo: ¿Quieres venir de mototaxi a Superbike en Motorland? ¡Pues claro! Creo que con esos santos me entenderé mucho mejor.

Había vivido las carreras desde casi todos los sitios. Como piloto, en el box, en las gradas, en el paddock, en los viales, en la sala de prensa?. pero nunca me había parado a pensar cómo era el trabajo de toda esa gente de la que, en una parte tan  importante como es la seguridad,  depende que todo salga bien. Esa gente que trabaja en la sombra y que aparece, como por arte de magia, cuando un piloto se cae o tiene algún problema en la pista. Nunca hasta escuchar a mi amigo Adrián (comisario del circuito de Motorland) contar algunas de sus batallitas laborales. Eso despertó mi curiosidad, así que qué mejor manera de conocerlo que uniéndome ellos.

Nada más llegar a la nave de oficiales para fichar y recoger mi scooter, se me hizo un nudo en el estómago al ver la cantidad de gente que había allí. Para eventos como los Campeonatos del Mundo de Superbike o MotoGP, en un circuito como Motorland, el número de comisarios en pista supera los 200. Algunos son personal de plantilla del circuito, pero la mayoría son voluntarios.  La jornada de trabajo empieza a horas totalmente indecentes, entre las 6 y las 7 de la mañana, y acaba sobre esa misma hora, pero de la tarde. Desde luego hay que ser un auténtico apasionado de las carreras para estar ahí.



Tras confirmar los puestos de control que todo el material está preparado en cada uno de ellos, se hace el reconocimiento de pista, en el que médicos, comisarios y motos se sitúan ante la línea blanca para que los encargados de seguridad, dando una vuelta al circuito, puedan verificar que todo está listo para que las motos salgan a pista.

En cada puesto de control hay varios comisarios. Su trabajo es seguir en todo momento lo que pasa en la pista. Ante cualquier incidente, señalizan inmediatamente a los pilotos la información necesaria mediante las banderas, informan a dirección de carrera de los percances ocurridos en pista así como de los pilotos implicados, y asisten a los pilotos en caso de accidente. 

En las actuaciones rápidas, como la caída de un piloto, es el jefe de puesto quién decide la actuación a seguir. Se saca la bandera correspondiente y se retira la moto de la pista, o si el piloto y la moto pueden seguir se le ayuda para que su incorporación sea lo más rápida. En caso de otro tipo de actuaciones, como sacar bandera roja, sanciones, actuaciones fuera de la zona, etc, es dirección de carrera quien toma esas decisiones.

Yo era la Mototaxi 5, que junto a la Motoreport 5 y el Recovery 5 asistiríamos los incidentes que se produjeran en la curva 16. Esto abarca la recta de atrás y la curva de final de recta (trazado SBK) hasta la recta de meta. El Recovery se encarga de llevarse la moto, la Mototaxi al piloto, y la Motoreport las partes dela moto restantes u otros pilotos si hubiera más de uno implicado en un accidente. Otra de las funciones de las motos es la de Motopipi, que como su nombre indica, se encargan de acercar a los comisarios de los distintos puestos de la zona al baño durante los minutos en los que no hay motos en pista.

9 de la mañana: ¡Motos a pista! 

No voy a negar que estaba un poco nerviosa. ¿Quién sería mi primer "cliente"? 

¿Mi habitual despiste me haría equivocarme de vial al volver al box y acabaríamos a saber dónde? Anda que como me caiga...

Pues venga, para darle un poquito más de tensión, el primer afortunado en volver al box  conmigo sería el mismísimo Eugene Laverty. Creo que me temblaban hasta las piernas.  Y es que no todos los días se te sube de paquete un subcampeón del mundo de Supersport y Superbike. Menos mal que Laverty es un chico simpático y se subió al scooter con una sonrisa. Dejo al piloto sano y salvo en su box, así que ¡objetivo cumplido! 

Lo de la sonrisa no siempre es así, ya que si tienes que llevarle al box, está claro que es porque no puede llegar él con su moto, bien por una avería o por una caída?.y en esos momentos el buen humor de un piloto se vende bastante caro. Algunos van todo el camino "jurando en arameo" y no te atreves a decirles ni una sola palabra. Otros consiguen que salga todo tu instinto maternal al verles tan desolados. Y hay también quién se agarra tan fuerte que tienes que "sugerirle" que deje correr un poquito el aire. De buen rollo, por supuesto.

Ver las carreras en primera fila suena divertido, ¿verdad? Desde luego que lo es, pero a su vez deben ser muy responsabilidades y asumen muchos riesgos est@s chic@s. ¿Recordáis el incidente en Brno hace unas semanas cuando Rossi cae y su moto sale disparada hacia los comisarios? O aquella caída de Márquez en Silverstone a final de recta en el warm up, cuando los comisarios estaban recogiendo aún la moto de Cal Crutchlow y la moto de Marc casi se los lleva por delante...

Los comisarios tienen que andar siempre alerta, no pueden quitar nunca la vista de la pista, tanto desde su puesto como cuando tiene que salir a ésta por cualquier circunstancia, donde además tiene que actuar muy rápido.

Y para rapidez, la actuación de todo el personal del circuito tras la espectacular rotura del motor de la Kawasaki de Jeremy Guarnoni en la recta de meta durante la primera superpole. Unos minutos bastaron para dejar la pista en perfectas condiciones y poder reanudar la sesión. ¡Impresionante!

También son muchas horas a pie de pista en las que compartes con tus compañeros las  risas, el frío, el calor, la lluvia, el cansancio, penas y alegrías. Desayunas, comes, meriendas y, a veces, cenas también con ellos cuando acaba la jornada... para volver a desayunar juntos pocas horas después. Incluso puedes acabar haciendo un equipo para la próxima carrera de Vespas y las que nos quedan por hacer, ¿verdad compis?

Después de ésta, he repetido en el Campeonato de España de Velocidad y luego en MotoGP. No tuve la suerte de llevar a Valentino de paquete, pero sí la de volver a pasar un gran fin de semana con mis chicos de la curva 16. ¡Muchas gracias a todos y enhorabuena por vuestro trabajo!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LOCALIZACIÓN  
fórmulamoto.es es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de fórmulamoto.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Otros medios del grupo: Luike | Autofácil | Quad & Jet Datos Editorial | Política de Privacidad | Aviso legal