El tamaño no importa

29.07.2013 | 12:39
El tamaño no importa
El tamaño no importa

Hay quien sólo es capaz de divertirse cuando tiene un buen "pepino" entre sus piernas. Así, de primeras, parece lo más práctico, ¿verdad? Otros prefieren disfrutar sacando todo el jugo a "aparatos"más pequeños.

Es cuestión de gustos, porque siempre que el tamaño es el tema a debatir, lo más probable es que acabe en una interminable discusión. Y esas mejor las dejamos aparte, que podrían estropearnos la carrera.
 
Ya sé que cuando empecé a escribir en este blog decía, totalmente convencida, que aunque de alguna manera seguiría estando en el mundo de las motos, nunca más volvería a correr. Que si ya se me ha pasado el arroz, que mira la que liaste la última vez, que ya va siendo hora de pasar página. Bla, bla, bla…
 
El año pasado fui invitada por Adrián, oficial de pista del circuito de Motorland (más conocido como “el chico de la curva”), a participar en las 6 horas de Resistencia en Vespa que se celebraba en el karting del circuito alcañizano. Al final no pudimos hacerla y, desde entonces, tenía curiosidad por ese tipo de carreras. Jamás me había subido en una Vespa, lo que hacía que la idea fuera más tentadora aún.
 
El caso es que aún no sé ni cómo ni porqué, un par de amigos me liaron (o quizá les lié yo a ellos) para comprar una Vespa y hacer unas carreritas de resistencia. Una Vespa, unos amigos, unas carreras, ¿se puede pedir algo más para pasarlo bien? Porque, aunque no voy a negar que echaba de menos las carreras, lo que realmente me apetecía era volver a vivir ese buen ambiente que reinaba en el paddock que conocí y tanto disfruté en las carreras de resistencia.

Una Vespa de Correos
 
¡Dicho y hecho! A los pocos días rescatábamos de ser desguazada una vespita que les había facilitado su trabajo durante años a nuestros amigos los carteros. Le lavamos un poquito la cara, le reparamos los pequeños daños producidos por el paso del tiempo y los kilómetros, y ya teníamos preparada nuestra máquina de carreras.



Para ir viendo de qué iba esto, nos apuntamos al Trofeo Mini Endurance que organizaba el Circuito de Motorland, un campeonato con varias pruebas de resistencia de 3 horas.
 
Si nunca has cogido una Vespa, es posible que quieras bajarte en marcha en la primera curva. Si tuviera que definirla de alguna manera, sería “La Antimoto”. Sin embargo, su  inestabilidad, la postura tan antinatural, esa sensación de que la moto se descompone en cada curva, hace que, vuelta tras vuelta, te vaya enganchando un poquito más. En nuestra primera carrera de este trofeo, moto y pilotos aguantamos las 3 horitas, haciendo un tercer puesto en nuestra categoría que nos hizo volver a casa con muchas ganas de empezar a preparar la siguiente.
 
No tardó mucho en llegar, pero esta vez el reto era un poquito mayor. La siguiente carrera serían “Las 6 Horas de Resistencia Vespa en Motorland”. Una de las novedades de este año es el cambio de horario. La carrera finalizará a media noche, por lo que tendrá ese toque mágico nocturno.
 
 
 
¡Comienzan las 6 Horas de Resistencia Vespa en Motorland!
 
Ray, uno de los pilotos, no puede venir. Ha preferido irse a hacer “las Américas”. Se lo comentó a Sito, un buen amigo, y le apetece la idea. La de correr en Vespa, porque de carreras y de resistencia ya tiene el culo “pelao”.
 
El viernes hay entrenamientos libres con el mismo horario de la carrera. ¡Perfecto! Sito nunca ha cogido una Vespa y todos queremos probar la moto y la visibilidad del circuito por la noche. La verdad es que muchas vueltas no dimos, las  suficientes para ver que nuestra Vespa no corría nada y no estaba por la labor de salir con ningún tipo de alegría de las curvas. A ver si mañana conseguimos hacer que corra un poquito más.
 
 
De repente aparece un espontáneo con muchas ganas de probarla. Ismael Bonilla acaba de llegar a Motorland para entrenar al día siguiente con su pequeño gran piloto “Manugas”.  ¡Teníais que haberle visto echando chispas en todas las curvas!  Creo que durante todo el tiempo que estuvo en pista tuve el estómago encogido y los dedos cruzados para que no volviera con la moto hecha un puzzle.
 
¿Decía yo que el tamaño no importa? El de esta foto es enorme. Momento inolvidable.



El sábado por la mañana comienza una jornada maratoniana en el circuito. Verificaciones, libres y cronometrados, todo antes de comer. 36 equipos inscritos y 100 pilotos participan en alguna de las cuatro categorías convocadas: Series 125, Series 200, Prototipos chasis corto y Prototipos chasis largo.
 
Hay pilotos de todas las edades y niveles. Motos de serie y motos con una preparación impresionante. Quien se lo toma totalmente en serio y quien simplemente busca pasar un buen fin de semana entre amigos. Pero sin olvidar que esto es una carrera de resistencia, y sólo aguantar en pista las 6 horas ya es un auténtico reto.
 
La salida es tipo “Le Mans”. Pilotos a un lado, motos a otro…. y banderazo de salida.



Pronto los más rápidos empiezan a doblar a los que “no tienen tanta prisa”. Comienza el movimiento en boxes y pit lane: repostajes y cambios de piloto. El trabajo en el box es tan importante como en pista. Tiene que ser un trabajo en equipo. De otra manera, es muy difícil que la carrera acabe bien.
 
Llega la noche y con ella la lluvia, no muy fuerte, pero lo suficiente para que la pista se moje totalmente. El momento es perfecto, la pista se ve perfectamente y al bajar la temperatura, nuestra moto parece que anda un poco mejor.  Aunque con el agua y el cansancio también empiezan las caídas. Empiezo a adelantar gente que ha bajado el ritmo por el agua y con ello a divertirme aún más. Pero según salgo de una curva, la moto se para, quedándome literalmente clavada en medio de la pista. Aún no sé cómo no me pasaron por encima los dos pilotos que venían pegados a mi. 
 
En ese momento caigo en que no se ha repostado al hacer el relevo, y pongo la reserva. La moto arranca pero se vuelve a parar. Toca volver a boxes empujando la moto y , cómo no, estoy justo en el punto más lejano del circuito. Hay que cruzar la pista y volver por una zona de grava. La moto pesa poco, pero se hunde, y como está mojado me voy resbalando al intentar sacarla de ahí. Cuando por fin llego a la zona donde alguien del equipo ya  puede ayudarme a llevarla... ¡No hay nadie! Llego tan asfixiada al box que le digo a Sito que salga él. Acaba su relevo y sale Isma a pista. Disfruta como un enano durante todo su relevo, hasta que la bandera a cuadros pone fin a la carrera.

Así quedó la clasificación por categorías:
 
En Clase 1 - Series 125 los tres primeros fueron: John Deere, Los Cinco Magníficos y Team Stihl Rubiella. En clase 2 - Series 200: Camaral Racing, Rodi V&Classics y Team Scooter ZGZ99. En clase 3 – Protos chasis corto, los tres escalones del podium los ocuparon: Motos Iñaki, Team Vespa Constanti y Rolando Racing Motorodelo y finalmente en la clase 4 – Protos chasis largo: Equipo del Amor, Taxi Vespa y Six Team Endurance 2.

6 horas dan para mucho. Hay muchas maneras diferentes de vivirlas, muchas anécdotas. Yo que tú no me perdería la oportunidad de hacerlo al menos una vez en la vida.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LOCALIZACIÓN  
fórmulamoto.es es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de fórmulamoto.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Otros medios del grupo: Luike | Autofácil | Quad & Jet Datos Editorial | Política de Privacidad | Aviso legal