"Unidos por lo que nos importa" 

Un año sin Javier Herrero: Le recordamos con sus editoriales

19.12.2014 | 14:13
Un año sin Javier Herrero: Le recordamos con sus editoriales
Un año sin Javier Herrero: Le recordamos con sus editoriales

El día 21 de diciembre se cumple el primer aniversario del fallecimiento de Javier Herrero. Durante los próximos días incluiremos algunas de las editoriales que firmó con su sello inconfundible durante los años en los que dirigió la revista Fórmula MOTO (publicación que dio origen a formulamoto.es), una forma de volver a sentir en directo a Javier Herrero.

"Unidos por lo que nos importa", editorial de Javier Herrero en el Nº 25 de Fórmula Moto

Manifestación antiguardarraíles en Madrid en noviembre; otra de Moteros Unidos por la Vida en varias ciudades españolas el Día de la Constitución; otras cuantas más previstas para el 16 de diciembre (he escrito estas líneas unos días antes) convocadas por el mismo colectivo: Moteros Unidos por la Vida. 

¡Unidos por la Vida! Qué frase más corta, pero con cuánto sentido y reivindicando algo tan simple, tan lógico como la vida. Sólo eso: la vida. ¿O es mucho?

Sorprende que el mundo de la moto, un colectivo que si se distingue por algo es por su "andar por libre", por la "libertad" que proporciona la moto, se aglutine de esta forma y tan continuada. Pero es que todo en esta vida tiene un límite, y muchos motociclistas se han cansado de ser protagonistas de accidentes, de presenciarlos, viendo cómo el peor enemigo está siempre ahí, acompañándolo, metro a metro, kilómetro a kilómetro. Y a medida que las carreteras se hicieron "más seguras", más guardarraíles, más cuchillas asesinas como inseparables compañeras de viaje.
El mundo actual se mueve a ritmo de automóvil y no sorprende que las carreteras, sus protecciones, se hayan hecho siempre pensando en los vehículos de cuatro ruedas.

¿No sorprende? Podía no sorprender cuando la moto ocupaba un lugar marginal en la utilización de la carretera en largas distancias. Sin embargo, desde hace 20-25 años, la motocicleta comparte con el automóvil el uso de la vía en las grandes rutas, la mayoría de las veces actuando como elemento de ocio, pero eso es algo que nos ha dado un sistema de vida más próspero y eso no implica renunciar a nada, incluido lo más importante, la seguridad, la vida. 

Aunque se dice que los políticos "se mojan" en los mítines pre-campaña electoral a favor del colectivo motero, lo cierto es que son pocos, muy pocos los que lo hacen. Y si lo hacen, son de memoria tan frágil que, o al mes se les olvida lo propuesto –no digo prometido, porque de eso, aún menos– o, si hacen algo, es tan simple, tan nimio, que no sé a quién quieren convencer con sus actuaciones.

Claro que, pedir que de la noche a la mañana todos los guardarraíles de las carreteras españolas estén protegidos, que blondas, aunque sean rígidas, cubran los postes y la posibilidad de que el cuerpo de un motorista caído se deslice bajo ellas, es un tanto utópico. Pero lo que no es utópico, sino sangrante, es que desde que el mundo de la moto clamó con insistencia por la protección de los guardarraíles –no quiero alargarme tanto en el tiempo como para llegar a cuando Andrés Pérez Rubio, hoy trabajador incansable por la causa, sufrió la amputación de sus manos contra un guardarrail– se hayan hecho mínimos esfuerzos por corregir este mal, por dotar a las nuevas carreteras, a las revisadas protecciones, de esta mínima medida de seguridad. Es más, hace años, en las márgenes del río Manzanares en Madrid (M-30) se pudo ver cómo se instalaba una segunda blonda, pero no por debajo de la existente, sino por arriba, con el fin de que algún automovilista no acabara en el río. Bien, pero en el pensamiento del regidor también tendría que haber estado lo que le podía ocurrir a un motociclista en caso de derrapar sobre el, en muchas ocasiones, resbaladizo asfalto.

Aunque personalmente no estaba muy de acuerdo con la "fórmula" de la movilización del Día de la Constitución, ralentizando el tráfico (un conocido me brindó la frase: "me abstengo de opinar") lo cierto es que el colectivo motociclista dio, en la de noviembre en Madrid y en la del 6 de diciembre en ésta y otras ciudades, una lección de civismo, de saber hacer, molestando lo menos posible a la vez que haciéndose ver, notar.Gracias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LOCALIZACIÓN  
fórmulamoto.es es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de fórmulamoto.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Otros medios del grupo: Luike | Autofácil | Quad & Jet Datos Editorial | Política de Privacidad | Aviso legal