Tormenta electrónica en el Mundial

02.07.2015 | 10:45
Tormenta electrónica en el Mundial
Tormenta electrónica en el Mundial

El "café para todos" electrónico en el Mundial es motivo de desavenencias entre las marcas. Ducati está enfrentada con Honda y Yamaha por la plataforma inercial, único dispositivo de elección libre. Aprilia y Suzuki se alinean con la marca italiana, pero entre las tres no alcanzan el 66% preceptivo.

La minoría gana a la mayoría. El reglamento interno de la MSMA tiene establecido alcanzar la mayoría por dos tercios para decidir votaciones. Así lo pidió Ducati en su día y ahora es víctima de su propia exigencia. Tres votos de cinco posibles solo dan el 60%. Les faltan seis puntos para poder decidir. Gana la postura Honda - Yamaha. Otro asunto será en 2017 cuando KTM participe de pleno derecho en el Mundial. Mientras, asiste a las reuniones MSMA en calidad de oyente. Todavía no tiene derecho a voto. El suyo, permitirá alcanzar esa mayoría en 2017 caso de alinearse con los tres disconformes actuales.

Shuhei NakamotoShuhei Nakamoto y Gigi Dall’Igna están enfrentados desde que el ingeniero italiano decidió inscribir a Ducati (Sepang, febrero 2014) en la subclase Open para aprovecharse de las sustanciales ventajas que eso les otorgaba. Fue hábil para hurgar en un agujero del reglamento dejado abierto por falta de previsión de quienes lo redactaron. Los reglamentos de Dorna nunca han sido modelo de referencia. Aquella maniobra no gustó a Nakamoto. Así lo expresó en su día, pero la dejó pasar mientras la Ducati (GP14) no fue competitiva. Luego, cuando aterrizó la eficaz GP15, puso toda clase de objeciones para que las motos italianas dejaran de tener ese beneficio en 2016 y participasen como las auténticas Factory que son.

DucatiDe esa disconformidad surge el nuevo reglamento de puntuaciones anunciado por Dorna en función de resultados de podio y del que ya dimos baremo en La Tertulia de Assen (1 pto. x 3º; 2 ptos. x 2º y 3 ptos. x 1º). Fue decisión de la G.P. Commission presionada por las partes disconformes: Cuando una marca alcance los seis puntos, se le retiran las prebendas para la próxima temporada. Ducati, con los podios cosechados este año, ya acumula diez puntos y perderá esos derechos en 2016. Entonces se regirá por el nuevo reglamento Factory, menos restrictivo que el vigente (siete motores/año en lugar de cinco y libertad de pruebas con los pilotos oficiales). El sentido común se ha impuesto. De nada ha servido la disconformidad de Ducati por el cambio de reglas en plena vigencia. Cabe interpretarlo como un parche al error original de Dorna. Dall’ Igna pretendía alargar sus prebendas hasta el 2017 cuando entre en vigor el nuevo reglamento que acabará con la clase Open.

Moto gpEntonces, todos utilizarán las mismas centralitas electrónicas Magneti Marelli y software único con idénticos sensores para todos. Solo se ha dejado libertad de elección individual para la plataforma inercial. Componente de alta participación en la gestión de la compleja electrónica requerida para mantener en pie las potentes MotoGP durante las brutales descargas de potencia de la rueda al suelo. Dicen voces técnicas autorizadas que la plataforma inercial libre –ahora no considerada como sensor común a todas las motos- abre una ventana añadida a la gestión electrónica de la ECU. Apuntan los expertos que mediante informaciones expresamente modificadas enviadas a la plataforma inercial, es factible engañar a la centralita. Eso permitiría hacer trabajar la ECU con el software único de manera distinta a lo prestablecido contraviniendo el espíritu del reglamento. Nada nuevo bajo el sol: “hecha le ley, hecha la trampa”. En eso siempre ha destacado la inventiva y creatividad de los ingenieros para soslayar los límites de las limitaciones técnicas reguladas. La genialidad, siempre ha sido hecho diferencial en la alta competición.

Honda dispuesta a vender su plataforma inercial a Ducati

HondaLa terna opositora encabezada por Ducati, pretende que la plataforma inercial sea única y común a todos, o al menos se pueda adquirir en el mercado como cualquier otro de los sensores homologados. Llegado a este extremo, en el transcurso de una tensa reunión de la MSMA, Shuhei Nakamoto atajó a Giggi Dall’Igna anunciándole que si lo desea y está en condiciones de encargarla con tiempo (es componente artesanal hecho a la unidad) Honda está dispuesta a venderle su propia plataforma inercial.

Puede sonar a ofrecimiento prepotente para zanjar la gran discusión que hoy se abate sobre la MSMA y sobre el Mundial, pero ese alarde tiene un precedente similar en la historia de Honda. Ocurrió en 1992, tras la retirada de Honda de la F-1 como suministrador de motores para McLaren y Williams. Había ganado seis títulos mundiales (1986-1991) con Ayrton Senna, Alain Prost y Nelson Piquet, cuando el entonces presidente de Honda, Nobuhiko Kawamoto, acordó ceder su victoriosa tecnología a Ferrari. La gran diferencia es que entonces se habían retirado de la competición y ahora están en plena pugna deportivo-tecnológica con Yamaha, en primer lugar, y con Ducati a continuación.

No cabe la menor duda que la situación es más que tensa y disconforme. Tampoco parece haber espacio para la duda acerca de la conformidad de Dorna para dar libertad a la plataforma inercial. Una decisión que aparenta estar impulsada por Honda en el intercambio de cromos para aceptar la centralita y software únicos a lo que se opuso desde el inicio. El asunto traerá cola.

 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LOCALIZACIÓN  
fórmulamoto.es es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de fórmulamoto.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Otros medios del grupo: Luike | Autofácil | Quad & Jet Datos Editorial | Política de Privacidad | Aviso legal