Yamaha 2015, Pol o Vale

19.11.2013 | 10:06
Yamaha 2015, Pol o Vale
Yamaha 2015, Pol o Vale

Para uno es el objetivo, para el otro la permanencia. Pol ha sido llamado por Yamaha para afrontar el fenómeno Márquez. Es su apuesta de futuro mediato. No hay más dilación que un año de aprendizaje en MotoGP al amparo de Tech3.

El 2014 será decisivo para entrar en el Yamaha Factory Team 2015. Hará el rodaje en el equipo filial galo con motos muy próximas a las oficiales, si no iguales. Ha de ser escudero de Lorenzo para recuperar el título. El segundo hombre de los diapasones. Luego, presumible líder. Suposición nada descabellada a tenor del fino olfato de Lin Jarvis. Nadie olvide el fichaje de Lorenzo cuando Rossi era indiscutible Nº1. En 2008 no se contaba con él para desbancar al Dottore. Lo logró en 2010. Con Pol podría repetirse la historia a pesar de la plenitud de Jorge.



Su debut con la M1 en Valencia ha sido pletórico.
Tras 110 vueltas en los tres días de estreno, se quedó a 0,765" de Lorenzo y a 0,183" de Rossi. Cifras más que elocuentes de su potencial. Ciertamente, los "oficiales de fábrica" solo rodaron las dos primeras jornadas de test, pero ello no le resta mérito alguno. La diferente experiencia de unos y otro con la M1 avala la gesta de Pol. Tras ese centenar de vueltas debutantes, se permitió el lujo de rodar más rápido que lo hicieron ellos en carrera (-0,168 que Jorge y -0´454 que Rossi) y, por supuesto, que los dos hombres de Tech3, Crutchlow y Smith. Prometedor bautismo en MotoGP. El de Granollers apunta alto. El Yamaha Factory Team es su objetivo. Medirse de nuevo con Márquez, su primer hito.



En el otro extremo de la balanza Yamaha se encuentra Valentino Rossi. Se ve obligado a defender su posición de Nº 2 del equipo con resultados que le vienen siendo esquivos. Vale no está a la altura de los "Tres Mosqueteros" de MotoGP. Le falta ese último medio segundo, tan difícil de arañar, para mezclarse en la pelea por el podio. Después de licenciar a su fiel técnico Jeremy Burgess, se ha dado de plazo las primeras siete carreras de 2014 para intentar obtener la renovación de contrato para el bienio siguiente. Es su intención hecha pública sin ambages. Sabe que solo los resultados le permitirán prolongar su trayectoria deportiva. Tan extensa como exitosa, ciertamente, pero eso forma parte del pasado. Trabajará duro e intensamente para lograrlo, así lo ha manifestado. Ahora, confía en el nuevo técnico -Silvano Galbusera- para llevar la M1 con la soltura y eficacia de antes. Los 35 años que acarrea son irremediable lastre. La juventud llega con impulso y decisión. Pol es su amenaza de jubilación.


Muy pocos, por no decir escasos, creen que Rossi logre la permanencia hasta el 2017. Lin Jarvis, a tenor de su proceder, incluido. Como dijo su fiel Jeremy "Llevamos todo el año persiguiendo el arco iris". Metáfora que no fue del agrado de Vale. Burgess ha regresado a Australia cabizbajo, con mal regusto, sin poder jubilarse con la sonrisa en la cara y el último título en las manos. Rossi lleva el mismo camino. Nadie confía que 2014 le devuelva la corona que le arrebató Lorenzo en 2010. Su carisma no es suficiente para mantenerse en el equipo oficial Yamaha. Necesita continuidad de  resultados. Pol es el heredero natural de su plaza. ¿En 2015?

 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LOCALIZACIÓN  
fórmulamoto.es es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de fórmulamoto.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Otros medios del grupo: Luike | Autofácil | Quad & Jet Datos Editorial | Política de Privacidad | Aviso legal