Avenida Pere Navarro

No, nada que ver con lo de la memoria histórica esto de dedicar calles. Cosas mías.

15.02.2011 | 00:05

Al director general de Tráfico, Pere Navarro, por el -articulo 48- de mi Constitución, tengo a bien dedicarle la finiquitada (para los 417 obreros de Yamaha España) calle Aiguaders de Palau de Plegamans, donde por el momento se asienta Yamaha, pero bien sabéis todos ya que sus días aquí, como factoría, están contados. ¿Que qué tiene que ver Pere Navarro con el cierre de la fábrica barcelonesa? El que no tiene nada que ver es -el ciego de Cuatro Caminos-. Las cosas van tan mal en España a nivel industrial y comercial, que las decisiones que ha tomado en ínclito (RAE: ilustre, esclarecido, afamado-) director de la DGT en el tema moto, no significa que este cierre se haya debido a él, pero todo ayuda. Así que, muy agradecido Sr. Navarro por lo que le toca, en nombre de todos los afectados por esta decisión que afecta a esos 417 empleos directos- y los que guste poner de indirectos, entre los que nos incluimos, y no tanto por el tema comercial, porque Yamaha seguirá viva en ese campo, sino como españoles que ven -volar- una fábrica que nos ha dado mucha vida en su cuarto de siglo de existencia. Ya he comentado más de una vez que Pere Navarro juega con ventaja, la que le dan las estadísticas de los accidentes, aunque en esa información que parece grabada de una semana para otro en los -telediarios-, todos sean debidos a exceso de velocidad o conducción temeraria. Nada de mal estado de las carreteras, mala señalización o a esos guardarrailes que Rodríguez Zapatero prometió proteger en esta legislatura. Por prometer- Pero aun jugando con ventaja, no siempre tiene razón Pere Navarro. Por estar donde está, nadie osa -enmendarle la plana-, y no por nada en especial, sino porque cualquier político, del color que sea, no se atreve a traspasar esa raya que delataría su ignorancia en el tema y le pudiese dejar fuera de juego. ¿Que el PSOE, el PP- tienen en el Congreso expertos en el tema? Pues ahora que lo pienso, me parece que sí, pero sólo para un día al año, cuando hay que hacer notar el por qué están allí. El resto de los 364 días del año, uno más en 2012, que es bisiesto, nada. Y no a verlas venir, sino a dejarlas pasar. ¿Que Pere Navarro dice que el ciclomotor hay que empezar a llevarlo a los 15 años? Todos: -Si wuana-, los del PSOE porque no está permitido llevar la contraria a uno de los suyos, y los del PP también porque -no conocen a la contraria-, es decir, dicen NO pero sin saber que el SÍ tiene su espacio con argumentos. Y el argumento (fabril y comercial al margen porque cuando se habla de seguridad no hay tu tía) es que un chaval que quiere conducir, lo que sea, lo que necesita es foguearse con un vehículo a esos 14 años que siempre nos parecieron acertados. ¿Y qué diferencia hay entre 14 y 15 años? ¡Un mundo! Con 14 años tienes dos, como mínimo, para animarte a acceder a un -cincuenta-. Con 15 años, el otro carné está a la vuelta de la esquina- y esperas. Sin practicar para llevar un vehículo de mayor cilindrada, pero esperas. Ese es mi argumento para que la licencia de ciclomotor se hubiese mantenido en los 14 años. Y si de paso permite a unos fabricantes de motocicletas, que se venden en España y también se exportan, seguir manteniendo la actividad, mira por dónde. Está claro que Pere Navarro no tiene nada que ver con el cierre de la fábrica de Palau de Plegamans, pero si -su ayuda- ayudó a ello, ninguno de los 417 empleados de Yamaha-España me va a hacer el feo de quitar la placa que sustituya a la de -Aiguaders-. Por cierto, que tampoco he visto mucho movimiento, más bien nada, de los empleados de las fábricas, de los empleados de las comerciales con ocasión de las manifestaciones pro-moto, manillar con manillar, convocadas por los motociclistas. Y ya puestos, tampoco del fenecido Tripartito catalán, ni de CiU, que les toca de lleno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
anteriorsiguiente