Las otras ayudas-moto

No será el único concejal (alcaldes habrá también) que se ocupa de que la moto tenga el espacio en la ciudad que le corresponde, pero Pedro Calvo, concejal  del Área de Gobierno de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, es un personaje pro-moto que ha hecho que Madrid acorte distancias -motociclistas- en los últimos años con las ciudades-moto por excelencia: Barcelona, Valencia o Sevilla-

17.01.2011 | 17:06

Será por eso, será porqué el espacio para circular-aparcar es cada vez más pequeño, lo cierto es que el parque madrileño de automóviles ha descendido porcentualmente, mientras que el de la moto-scooter-ciclomotor ha crecido, de 2001 a 2009, del 5,1 al 7,7 por ciento, y a más tendrá que ir si tomamos en consideración un artículo publicado por El País hace unas fechas titulado -El tráfico de Madrid es Mortal- que hace referencia a las partículas contaminantes que emiten los vehículos con motores diesel que: --entre 2003 y 205 casi doblaron los recomendado por la OMS-, según refleja dicho artículo. Otorguemos al diesel todo lo que el diesel nos endosa de -pecaminoso- al resto de vehículos y especialmente a la moto-scooter-ciclomotor que, por aquello de consumir menos e invertir menos tiempo en llegar de un punto a otro y también en aparcar, sigue siendo el mejor modo de transporte urbano. Pero titular a -cuatro columnas- el pasado 5 de enero unas estadísticas de 2003 a 2005 como si fuese algo que está ocurriendo hoy, lo cierto es que echa por tierra el trabajo que hayan hecho en estos cinco-seis últimos años muchos de los responsables del área de circulación de las grandes ciudades españolas y los `propios fabricantes. Los que no somos madrileños, y algunos -nativos- también habrá, muchas veces tomamos a Madrid como referencia para lo bueno y para lo malo, y a Madrid tomo como referencia para comentar lo que su ayuntamiento ha hecho por la moto-scooter-ciclomotor sobre todo en el último quinquenio: permisibilidad de circular por el carril bus, acceder a las zonas de circulación restringida, dotarla, por los datos que tengo a día de hoy (no de 2003-2005) de 388 espacios con reservas de plazas para aparcamiento de moto, unas 4.000 plazas, o no encelarse con las motos aparcadas en las aceras. Todo esto no sé si será porque a Pedro Calvo le gustan las motos o porque la moto es el remedio de la ciudad, y a las razones antes expuestas me remito, además de las de índole económico por lo que cuesta su adquisición y mantenimiento.¿Y? Con las instituciones hemos topado. La moto es la solución, y no sólo para las grandes urbes como las mencionadas, sino incluso para aquellas que -se pelean- por los 100.000 habitantes. Eso lo tienen claro incluso los alcaldes-concejales que -no nos ven claro-, pero hay que echarle una mano a la moto desde todas las esferas para que en España represente lo que representa la moto para la movilidad urbana en Roma, Milán o Génova. Y no tanto por razones de ayuda a una industria, a un comercio, que eso ya está muy explotado o no ha dado resultado, y no hay más que ver como ha acabado el Plan Moto-E, con más de la mitad de los millones de ayuda previstos devueltos a la Administración. Las ayudas no tienen que venir por ahí -bueno, si vienen también por ahí, tampoco vamos a ser tan escrupulosos-, sino en forma de eso que en Madrid hemos visto que está dando resultados: fomentando su utilización. ¿Os imagináis, barceloneses, que un día os diera a todos por dejar la bike en casa? Al alcalde Hereu, que creo no es muy pro-moto, se le caería el sombrajo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
anteriorsiguiente