Ducati Monster 821 2018: sin fecha de caducidad

Comentar Publicado el lunes 27 de noviembre de 2017
Ducati Monster 821 2018: sin fecha de caducidad

El 24 de octubre de 1992 nació la primera Ducati Monster. 25 años después, y tras casi 350.000 unidades vendidas, el mito sigue más vivo que nunca. Y para muestra un botón: la Ducati Monster 821.

El creador de la leyenda fue el argentino Miguel Ángel Galluzzi, quien inventó el concepto de moto deportiva desprovista de toda protección como naked de diseño minimalista y útil tanto para extraer sensaciones sport como para el uso en el día a día. Se podría resumir en el siguiente lema: "todo lo que necesitas para hacer una moto es un asiento, un depósito, un motor, dos ruedas y un manillar. Todo lo demás es superfluo".

Esta es la filosofía que se ha convertido en la referencia del mercado actual y la Ducati Monster ha estado siempre ahí presente desde la primera M 900. Incluso después de que Galluzzi abandonara Ducati para pasar a las filas de Aprilia en 2006, no ha cesado de evolucionar y de expandirse en versiones y cilindradas. La Ducati Monster 821 que se lanzó por primera vez en 2014 con motor refrigerado por agua Testastretta 11º, ha dado pie ahora a una nueva edición que conmemora el 25 aniversario de la Monster y que se basa en la versión 1200 renovada hace solo un año.



No hay que olvidar que la Monster ha sido el pilar de la superviviencia de Ducati. Gracias a sus excelentes cifras de venta, la marca italiana pudo mantener su actividad previa a su entrada en Grupo Audi/VW en 2012. Sin su aportación, quizá no habríamos asistido a hitos como el Mundial de MotoGP logrado por Casey Stoner o de la sucesión de 14 Mundiales de pilotos de Superbike y 17 de marcas obtenidos en esta misma competición. No solo ha sido un icono estético, también financiero. Algo así como el Super Cub en el caso de Honda, del que se han vendido más de 100 millones de unidades desde su debut en 1956. Gracias a las ganancias conseguidas con este modelo, Honda pudo comenzar su programa de GP. Así que demos las gracias a las Monster por su aportación en la serie 916 hasta la nueva Panigale V4.

Ducati Monster 821 en el punto medio

Al igual que la división Panigale 950-1200 (en 2018 ya 1260), las Monster se dividen en versiones más o menos "top" en términos de tecnología. La Monster 821 con motor de agua y basculante de doble brazo se sitúa en un término medio entre la exclusividad de la Monster 1200 con su basculante monobrazo y la 797 de aire.

La adaptación a la normativa Euro 4 le ha pasado factura a la Ducati Monster 821 2018. Se declara una potencia máxima de 109 CV a 9.250 rpm, 3 CV menos que en la edición anterior al mismo régimen de giro. También el par motor se reduce en 3,4 Nm. No obstante, gracias al buen trabajo realizado por los ingenieros del departamento de I+D de Ducati, capitaneados por Giuseppe Caprara, en la puesta a punto del "mapping" del motor y en la adaptación del nuevo escape, la incidencia en la conducción de esta rebaja es nula. De hecho, se siente más poderosa y más dinámica que su predecesora, y la banda de potencia y par útil se han ensanchado, sobre todo esta última.



De ahí que la Ducati Monster 821 2018 empuje con contundencia en sexta desde solo 2.500 rpm sin que la transmisión muestre ninguna duda, y así hasta las 10.500 rpm del corte de encendido. La alimentación es soberbia en cualquiera de los tres mapas de motor, sobre todo en el Touring, donde la primera apertura del gas es muy dulce. En Sport es un poco más brusca, pero siempre perfectamente controlable. El mejor rango de uso de este motor se encuentra entre 3.000 rpm y 7.000 rpm, y aunque te permite subirlo mucho más de vueltas, no tiene mucho sentido, ya que sus medios son prodigiosos.

Es un motor que da gusto pilotar y tengo que admitir que te entra un poco el mismo síndrome que en la Ducati Multistrada 950, porque para la vida real es mucho más lógica que la Ducati Monster 1200. La razón es que para ir rápido con la 821 tienes que proponértelo, mientras que en la 1200 solo tienes que girar el puño derecho, y es mucho más satisfactorio "currártelo" que cuando simplemente te lo dan. Pero lo importante es que es más racional y fácil para la conducción que realizarás el 99% del tiempo que ruedes sobre ella.

Amarillo como al principio

El color amarillo rememora la decoración de la primera Monster M 900 de la historia. Y este fue uno de los colores seleccionados por Ducati para realizar la presentación internacional celebrada en Rimini (Italia). Lo que antes eran carreteras perfectamente asfaltadas que recuerdo de numerosas pruebas con modelos de Bimota (cuya fábrica se encontraba en esta zona), ahora se han convertido en pisos infames. En estas circunstancias, las suspensiones, con una horquilla Kayaba no regulable y un amortiguador Sachs ajustable en precarga y extensión, se comportan más que bien, ofreciendo una calidad de conducción elevada. También es lo que esperas de la Monster más equilibrada de toda la gama, en el centro exacto desde la básica 797 y una 1200 R smás dirigida a los circuitos.



La adaptación de un depósito derivado del presente en la Monster 1200 (aunque también con menor capacidad) y la inclusión de un manillar bastante elevado como el de hace 25 años, hace que el espacio disponible para el piloto sea amplio. También que la dirección sea ligera, aunque las geometrías se mantengan sin variación. Además, ara mi estatura de 1,80 m, la altura de asiento de 810 mm va perfecta.

La respuesta de la parte ciclo hace que la moto se sienta más ligera de lo que realmente es. Pesa 181,5 kg en seco, 206 kg con todos los llenos hechos, lo que se traduce en un reparto de pesos de 47,5/52,5%. Resulta evidentemente más pesada que la Monster 797 con sus 175 kg, pero en la práctica parece al contrario por la forma como la 821 cambia de dirección sin esfuerzo, sobre todo en curvas enlazadas de montaña.

El paquete de seguridad DSP (Ducati Safety Pack) que equipa de serie incorpora tres niveles de actuación del ABS y ocho para el control de tracción. Se pueden personalizar en caso de que no te gusten los predeterminados en los tres modos de conducción posibles gracias al acelerador electrónico que porta la ECU Magneti Marelli. Y permite hacer tu selección en marcha con tan solo cerrar el gas.

Ducati Monster 821 mejor en modo Touring

El modo Urban es realmente un tipo "rain", con una respuesta de acelerador demasiado tranquila para utilizarse en seco. Es mucho mejor confiar en el modo Touring para obtener mejor aceleración, mientras que el Sport queda reservado para lo que indica su nombre. Sus posibilidades electrónicas son mucho más amplias que en muchas de sus rivales directas y el intenso trabajo entre Ducati y Magneti Marelli desde hace tanto tiempo está dando sus frutos en motos muy fáciles de llevar en la vida real.



La Euro 4 no ha coartado el sonido de la Ducati Monster 821. No es demasiado alto, sino lo suficiente para llegarte al alma. Retumba a bajas vueltas como solo un V-Twin puede hacerlo y más aún cuando sube de vueltas. Es mágico. Esas subidas de régimen son instantáneas gracias a sus poderosos medios, más de lo que esperas de una moto de media cilindrada como ésta. Por eso es idónea en la ciudad, ¡siempre que elijas el modo Touring! Otra razón es la ligereza de accionamiento de su embrague, una delicia. Igualito que las Ducati de antaño...

Como arma urbana, solo le puedes reprochar tres aspectos: a veces no es fácil encontrar el punto muerto (aunque quizá sea debido a que mi unidad tenía poco menos de 500 kn de rodaje); es sencillo que toques el claxon cuando quieres dar los intermitentes; y, en parado, sale mucho calor del motor hacia ti, sobre todo por el lado derecho. Por pedir, yo habría instalado un cambio semiautomático de serie. Es un elemento que se incluye en otras Monster y que en ésta habría venido a la perfección. Al menos se encuentra en el catálogo oficial de accesorios.

Los frenos son excepcionales, como esperas de un conjunto Brembo monobloque en disposición radial que ofrecen adecuadas dosis de progresividad. Aunque el mordiente es muy bueno, no es igual que el que te encuentras en motos deportivas con este equipo. Algo me dice que la gente de Brembo ha trabajado muy estrechamente con los de Ducati para ofrecer una respuesta más adaptada a una moto que va a ser utilizada en todo tipo de circunstancias, incluso por pilotos con no excesiva experiencia. En combinación con el ABS firmado por Bosch, es un aparatado al menos tan bueno como el mejor que puedas encontrar entre sus rivales.

La nueva instrumentación TFT es muy fácil de leer y te facilita el cambio entre los modos de motor, de control de tracción o ABS. Por primera vez en la Ducati Monster 821 se incluye un indicador de marcha engranada que te permite conocer esta información con un simple vistazo. Todo ello ha mejorado mucho respecto a la versión anterior.

La nueva Monster es el resultado de un fantástico trabajo de la gente de desarrollo de Ducati. Parece que esta familia italiana no tiene fecha de caducidad.



0
 
Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Ducati.
Precios del Ducati Monster 821 con ficha técnica y equipamiento completo.