Presentación Bultaco Albero: Brinco hacia la ciudad

Comentar Publicado el viernes 01 de diciembre de 2017
Presentación Bultaco Albero: Brinco hacia la ciudad

Bultaco sigue su camino, con las ideas muy claras y con pasos cortos pero firmes hacia su futuro como marca de motos eléctricas. El primer paso fue aquella Brinco que hoy día sigue constituyendo casi toda su gama. La Albero es un segundo pa-so.

Bultaco insiste en que lo que fabrican es una "moto-bici". De hecho, es difícil, en persona, pillarlos en un renuncio y que se refieran a sus productos como "bici". Siempre hablan de moto. Pero si te pasa lo que a mi, que soy más aficionado a las motos que a las bicicletas, encuentras una distancia enorme entre lo que es una moto y estas nuevas Bultaco.

Lo cierto es que Bultaco fue una marca de motos y lo volverá a ser. Además, Bultaco es, para muchos, algo más que una simple marca de motos, por supuesto mucho más que un logo muy chulo y antiguo que ahora adorna camisetas, cascos, relojes€o bicicletas. Supone pasión, competición y motos de altas prestaciones, siempre cercanas a las carreras. Lógicamente, si se pretende volver a hacer motos así, por algún sitio hay que empezar. E intentarlo, desde cero, con motos "normales" es poco menos que imposible. ¿Crees que simplemente con algo de dinero y alguna buena idea puedes convertirte en una amenaza para Honda o KTM? No. Es imposible.



Sin embargo, la tecnología eléctrica sí puede lograrlo. Bultaco nace de la experiencia y tecnología de LGN, pequeña empresa que consiguió hacer una de las motos eléctricas de competición más llamativas y efectivas de los últimos años. Cuando esta empresa se encuentra con la posibilidad de trabajar bajo la marca Bultaco, conscientes de lo que eso significaba, se planteó una estrategia a largo plazo, de forma que al final de ese camino, Bultaco ocupase el lugar que le corresponde. Ahora, en un plan que supone cuatro pasos, estamos todavía en el primero.

Bultaco ha dividido el mercado al que quiere llegar en cuatro rangos de utilización de sus productos. La tecnología, la extensión de las redes de recarga y la maduración del mercado de vehículos eléctricos así lo aconsejan. Esos cuatro rangos son el que va hasta los 5 kilómetros del centro de las ciudades. Un segundo rango serán motos que alcancen una utilización de hasta 30 kilómetros. Se puede decir que sería toda una ciudad. Un tercer nivel serán las motos que puedas utilizar desde fuera de la ciudad hasta legar al centro de ella, un rango de 50 kilómetros. El último serán las motos para cualquier uso, las que sean capaces de viajar un radio de 500 kilómetros. La tecnología la tienen, porque desarrollaron hace ya años aquella LGN de carreras y después la famosa Rapitán de la que nos dicen que ha crecido mucho como proyecto. Simplemente, no es el momento de lanzarla.

La marca Bultaco está creciendo. Llevan vendidas alrededor de 2.000 Brinco. No es suficiente desde un punto de vista financiero, pero permite estar ya en el mer-cado. Se hizo para ello una inversión de 23 millones de euros y ahora se invertirán 50 más en nuevos proyectos, en crecimiento de la red internacional y en la llegada a un mercado tan importante, difícil y enorme como el de Estados Unidos.



¿Qué es la Bultaco Albero?

La Bultaco Albero, dentro de esta estrategia, sigue siendo el primer pasito hacia ese futuro. Es la segunda "moto-bike" de la marca, pero está dentro de ese "primer rango" de utilización. Técnicamente es una Brinco especialmente desarrollada para el uso en ciudad. Supone acercar el concepto a una masa de público más grande y amplia. Ya no es una moto eléctrica para los aficionados al off-road, sino un ciclomotor ciudadano perfectamente capacitado para ser una alternativa de transporte divertida, diferente y suficiente en todos los sentidos. Cuenta con unos 100 kilómetros de autonomía real y una velocidad máxima que ronda los 50 km/h. Ahora bien, no es barata. Bultaco es, por ahora, una marca Premium y quiere seguir siéndolo.

Técnicamente ha cambiado poco con respecto a la Brinco S a la que sustituye. Dentro de la gama Bultaco Brinco, ésta era la que venía con suspensiones más cortas y ruedas de carretera para uso ciudadano. La Bultaco Albero la mejora en algunos detalles y, sobre todo estéticamente. Los colores elegidos, el marrón oscuro y el gris plata, le sientan bien y le devuelven ese aire Premium de debe tener.



Como las Brinco, sigue teniendo esa parte indiscutible de bicicleta. Lleva pedales, ruedas, suspensiones, frenos, asiento y manillar de bici, todo ello de la mejor calidad. Y de moto ofrece la potencia de un ciclomotor, un puño de acelerador (no lleva pedaleo asistido: el motor actúa si aceleras y si no, no) y la posición de las manetas de freno tradicionales, es decir, maneta derecha para el freno delantero y maneta izquierda para el freno trasero. Puedes cambiarlas sin mucho problema si prefieres los frenos en posición bici. También tiene algunas peculiaridades propias: el cambio de velocidades "de bici" va montado al revés, en el puño izquierdo, con el derecho es el acelerador. Y en el eje de los pedales hay un botón que actúa dándole con el tacón y activa un "overdrive" de pedaleo. Es como cambiar de plato, aunque realmente es un sistema de desmultiplicación interno, no otro plato.

El motor es específico de Bultaco. Va en el eje trasero y entrega 2 kW y un par continuo de 60 Nm. La batería, de ión litio, tiene una capacidad de 1,3 kWh y se carga en cualquier enchufe en 3 horas con un cargador "off board". Esta batería es extraíble, con sistema de seguridad, pesa 8 kilos y puedes sacarla en menos de 15 segundos. La vida estimada de esta batería es de 1000 ciclos de carga al 100%, lo que supone una duración de cerca de 100.000 kilómetros.

La gestión de este sistema se lleva a cabo a través de una controlador de desarrollo propio, con sistemas de protección anti-calentamiento y con tres modos de conducción para tres niveles de entrega de potencia: Sport (2 kW), Touring(1,5 kW) y Eco (0,8 kW). Consigue también un tacto de puño de acelerador muy natural y neutro, sin ese efecto "interruptor" que a veces tienen los vehículos eléctricos de primeras generaciones.

El chasis es un monoviga a la vista, en aluminio. Lleva delante una horquilla invertida de 130 mm, regulable, y un monoamortiguador también regulable. Los frenos son de disco con mando hidráulico, ambos de 203 mm de diámetro, con pinza delantera de 4 pistones y trasera de 2. Con todo ello, la Bultaco Albero pesa 42,26 kilos.

Está prevista la comercialización de la Bultaco Albero en dos versiones. La que nosotros hemos probado es la versión 4.5, de homologación ciclomotor que requiere matriculación y seguro. Habrá una versión 2.5 con velocidad limitada a 25 km/h que, en algunos países europeos, no necesita esto requisitos legales, al ser lo que comúnmente llaman "mopeds". El precio de ambas versiones será el mismo, puesto que la Albero es la misma y solo varía el software: 5.800 € más IVA.

LO MEJOR

- Estética muy llamativa y elegante

- Autonomía real en eléctrico

- Tecnología avanzada

MEJORARÍA CON

- Precio

- Asiento/manillar: ergonomía de bicicleta total

- Retrovisor justo



Recorriendo Málaga con la Bultaco Albero

La prueba de la Bultaco Albero ha tenido lugar en Málaga, con una ruta por la ciudad para demostrar las capacidades de esta moto-bici y cómo se ha adaptado, desde la Brinco original, a este nuevo uso.

Lógicamente, antes de este paseo por la ciudad, Bultaco nos "alecciona" sobre las peculiaridades de este vehículo. Es un ciclomotor, pero no uno cualquiera. Para empezar, y por encima de otra consideración, la Bultaco Albero permite ir pedaleando mientras abres gas con el puño. Esto mejora, como es lógico, sus presta-ciones y su autonomía. Pero si eres un motero 100%, puedes negarte a dar pedales...

Experimenté en valorar la Bultaco Albero como un auténtico ciclomotor eléctrico. Mis compañeros expertos en bicicletas dicen que, como bici, es una maravilla.. Pero, ¿como ciclomotor urbano, cumple? Te lo adelanto que sí, de sobra.

Para ponerla en marcha debes acercar una pulsera al cuadro de mandos. Rozas con ella la parte frontal del mismo y se enciende. Hay, si lo prefieres, una tarjeta de formato como las de crédito para lo mismo, pero la pulsera es una opción cómoda. Al lado del acelerador encuentras un interruptor que apaga el mando del gas. Es una inteligente medida de precaución, ya que tiene mucho par y una respuesta rápida. Si de forma despistada al apoyarte, alguien que se te acerca sin que lo veas o cualquier otra circunstancia, y se gira el puño del acelerador, sale disparada. Algún "problemilla" puede haber con este asunto al no apagar el puño de gas.



No es especialmente baja y hay que tumbarla para subirte si no eres muy alto, como cualquier bicicleta. Hay, como opción, un subchasis más bajo que reconozco que con mi poco más de 1,60 m me hubiera venido muy bien. En parado, también como en cualquier bicicleta, lo más cómodo es estar de pie, por delante del asiento y el pie sobre el pedal derecho.

Sales abriendo algo el puño y dando esa primera pedalada. A partir de ahí, como quieras: das pedales solo, abres gas y pedaleas, o únicamente gas. Es suave, progresiva, agradable de respuesta y suficientemente potente como para salir en las primeras posiciones de los semáforos. Es estable y resulta más fácil que una bici normal de mantener en línea a baja velocidad.

También rápida. Ves subir la velocidad, tanto en llano como bajando, de forma totalmente lineal hasta ver los 50 km/h en el marcador, sin dar más que esa primera pedalada de salida. Subiendo corre algo menos, pero sorprende. En cuestas "de las de verdad", de la que en bici te dan ganas de venderla desde bien abajo, la Bultaco Albero sube con buena velocidad y sin dar muestras de desfallecimiento.

Al final de la mañana habíamos hecho algo más de 21 kilómetros. En el marcador de mi bici, que indica velocidad, modo de respuesta, potencia entregada cuando abres gas y autonomía, me queda, aproximadamente, un 80% de batería. No te dice autonomía ni te da ese porcentaje. Es un indicador de barras apiladas, pero solo había gastado 2 de unos 10 que lleva. En mi caso, di las menos pedaladas que pude, salvo alguna subida para ayudar y comprobar que subes con una sensación de pedaleo similar a la de una bici normal en plano y alguna recta vacía para ver si de verdad la hacía pasar de esos 50 km/h. Lo conseguí, pero por poco. El resto fue todo a base de motor eléctrico.

Va como un ciclomotor; pero sin ruido, con más suavidad y una agilidad más propia de esa bicicleta que no quiere ser que del ciclomotor que sí quiere ser. Ahora bien, el asiento, el manillar, la posición sobre ella, también son de bici. Para mi, poco acostumbrado a ellas, resulta incómoda si tengo que pasar varias horas es ese asiento. Una experiencia.



FICHA TÉCNICA Bultaco Albero

Motor

Eléctrico de flujo radial sin escobillas, en el buje trasero

Potencia máxima declarada

2 kW

Par máximo declarado

60 Nm

Cambio/Transmisión

Directo (motor) 9 marchas+Overdrive (pedales)

Chasis

Monoviga en aluminio

Suspensión delantera

Horquilla invertida regulable

Suspensión trasera

Monoamortiguador regulable

Freno delantero

Disco 203 mm, pinza 4 pistones

Freno trasero

Disco 203 mm, pinza 2 pistones

Neumático delantero

24"

Neumático trasero

24"

Entre ejes

N.D

Altura asiento

Regulable

Capacidad baterías

1,3 kWh

Peso declarado

42,26 kg

PRECIO

7.018 €



0
 
Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Bultaco.
Precios del Bultaco con ficha técnica y equipamiento completo.