Cómo evitar el frío en la moto durante el otoño

22.09.2017 | 12:27

Nos adentramos en el otoño y con él llegan las bajadas del termómetro y las primeras lluvias. No aparques la moto en el garaje y combate el frío y las inclemencias meteorológicas disfrutando de tu moto.

Sacamos el pie a la calle y rápidamente sentimos un intenso frío que nos hiela la sangre. A muchos es posible que les entren las ganas de dejar la moto hasta que el sol y las moscas vuelvan a hacer acto de presencia, ya se utilice la moto para el trabajo o simplemente para el ocio. Así que, tanto para unos como para otros, en Scooting vamos a daros una serie de consejos y trucos para que el frío y la lluvia no echen para atrás tus ganas de salir con tu montura.

¿Qué es la sensación térmica?

En un día sin viento, con una temperatura ambiente de 10°C y a 50 km/h de velocidad, la sensación que tenemos del frío (sensación térmica) pasa a ser de -2°C, debido a la relación existente entre la temperatura ambiente y la velocidad del aire generada por nuestro movimiento. Nuestro cuerpo ha de mantener 37°C de la forma más precisa, así que tiene la capacidad de adaptarse a los cambios de temperatura exterior (dentro de unos límites), poniendo en marcha una serie de mecanismos para mantenerse caliente, activando fuertemente tus músculos (por ejemplo tiritando), generando así el calor que necesitas. A tu alrededor se forma una fina capa de aire caliente que tu piel ha calentado, pero que se desplaza con el viento, sintiendo más frío. Así que cuando hay viento, sientes más frío que cuando está en calma, aunque la temperatura sea la misma. Si a esta situación añadimos además la lluvia, la propia humedad hará que la sensación de frío aumente.

Equipado de pies a cabeza



Equipamiento para cabeza y cuello

Se dice que es por la cabeza por donde perdemos mayor calor corporal (hasta un 40%), y es que la sensación térmica depende mucho de cómo hayamos protegido nuestra cabeza. El casco por sí solo va a ser un gran protector de ella ante el frío y la lluvia. Si, además, utilizamos uno integral o abatible, la protección será mayor. Será interesante que elijas un modelo con pantalla anti-vaho o preinstalación para adaptar un Pinlock, y así evitar los empañamientos y no tener que levantar la visera. Como complemento, te recomendamos la utilización de sotocascos, los cuales mantienen la temperatura de la cabeza de manera estable. Por otro lado, tienen la particularidad de ofrecer un pequeño aislamiento del ruido, algo positivo porque te protege los oídos, pero también negativo porque te aísla del tráfico. Es muy importante que protejas tu cuello, ya que es una zona que sufre mucho y, en ocasiones, las chaquetas no logran aislarlo del todo. Una braga o Buff es un complemento ideal, económico y poco molesto.

Recomendación Scooting: Si no queremos invertir en un sotocasco (aunque no son caros) podrás utilizar la braga o Buff también en la cabeza, de menor inversión, ofreciéndote un similar rendimiento.

Equipamiento para el cuerpo



Vestirse con varias capas asegura una buena protección ante el frío, ya que la fina capa de aire que se genera entre una y otra sirve de aislamiento: si empezamos por la primera capa, la más pegada a nuestro cuerpo, la ropa térmica es una gran aliada ya que, además de aislarte debidamente, te permitirá una gran libertad de movimientos. Las capas intermedias no han de ser muy gruesas para no generar sensación de asfixia. Para la última capa, la externa, existen multitud de opciones en el mercado de cazadoras o chaquetas: elige la que mejor evite la entrada de aire, por ejemplo las que lleven elásticos en la parte inferior o las que posean doble cierre. Si también queremos que nos protejan ante la lluvia, existen chaquetas que incorporan materiales impermeables, así como trajes de lluvia completos.

Recomendación Scooting: En tiendas de deporte encontrarás ropa térmica a precios muy asequibles. Si una chaqueta impermeable se nos sale del presupuesto, lleva un chubasquero en el hueco: no solamente te protegerá en caso de lluvia, también te aislará del frío ante un cambio brusco de temperatura. No compres tallas muy grandes, ya que, aunque no protejan mucho más ante el frío, pararán mejor el viento.



Equipamiento para las manos

Un problema añadido es la pérdida del dominio de la moto provocada por el frío. No es que pierdas los reflejos, pero la capacidad de reacción inmediata muscular disminuye notablemente, por lo que es imprescindible tener las manos bien protegidas. Así que, además de unos buenos guantes invernales (mejor de caña alta), también podrás utilizar sotoguantes que mejoran el aislamiento, sin perder sensibilidad. Como con las prendas, en los comercios de ropa deportiva puedes encontrar guantes bastante económicos de los que se utilizan para correr y utilizarlos a modo de sotoguantes. Ante la lluvia, tejidos con Gore-tex u otros específicos de cada marca (D-Dry, H2O Out,?) ayudarán a mantener tus manos secas.

Recomendación Scooting: Cuando adquieras unos guantes de invierno, intenta llevar contigo a la tienda tu cazadora o chaqueta para elegir los que mejor se adapten a ella y evitar molestas entradas de aire entre ambos. Hidrata las manos con crema antes de salir para aislarlas y protegerlas y, si en marcha no cogen suficiente temperatura, haz pequeños ejercicios con ellas (abrirlas y cerrarlas, por ejemplo). Además, ello ayudará a expulsar el agua de los guantes en caso de lluvia.

Equipamiento para los pies



Unas buenas botas de moto son la mejor solución y si, por motivos laborales o de ocio no puedes utilizarlas con estética muy "racing", existen muchas opciones hoy en día con diseño de calle. Ahora bien, si no quieres hacerte con unas de moto, cálzate siempre botas, de montaña o de vestir, y así tendrás más protección que con unos simples zapatos (ya sea ante el frío o ante las caídas y pequeños roces). El material estrella ante la lluvia vuelve a ser el Gore-tex, presente tanto en el calzado motorista como en otros. Pero una solución que te permitirá usar calzado habitual e ir protegido es el uso de cubrebotas, generalmente realizado en nailon impermeable, y que te protegerá ante un eventual chaparrón. Casi tan importante como el calzado es que la unión con el pantalón sea perfecta para que no se te cuele el aire.

Recomendación Scooting: Ojo con los gruesos calcetines de esquiar o similares, te harán sudar el pie y, en consecuencia, pasar más frío. Mejor unos calcetines largos y ajustados y, si el frío aprieta mucho, utiliza dos pares. Si te pilla la lluvia sin ninguna protección, no dudes en coger un par de bolsas de plástico y ponértelas cubriendo tu calzado, de pésima estética pero fabuloso resultado.



Equipamiento para las piernas

Un tema también peculiar por las necesidades que a veces tenemos de vestir para acudir al trabajo o simplemente pasar un rato de ocio. Afortunadamente, a día de hoy podrás encontrar pantalones de moto con la estética de ropa de calle (por ejemplo vaqueros con inserciones en aramida o kevlar que evitan abrasiones en el trasero, caderas y rodillas, tejidos en Cordura o con tratamientos térmicos) que te protegerá adecuadamente. Pero si el frío aprieta de lo lindo, pantalones de moto con Gore-tex y tejidos interiores térmicos se muestran como imprescindibles, por su gran aislamiento del frío, viento y lluvia. Además, los pantalones de moto suelen poseer cremalleras para unir con las chaquetas y evitar la entrada de aire, así como un ajuste mucho más preciso de la pernera con el calzado. Y, al igual que con el calzado, los cubrepantalones para la lluvia son ideales para compatibilizar con nuestra ropa habitual. Y si el termómetro marca cifras de récord, utiliza mallas térmicas, no alterarán tu "look" y te protegerán del frío intenso.

Recomendación Scooting: los pantalones chubasqueros que se utilizan para el senderismo son una opción alternativa de excelente precio que podrás llevar en cualquier sitio y que te serán muy prácticos tanto para la lluvia como para días fríos de viento.

¿Y el equipamiento para tu moto?

La moto también necesita una serie de cuidados para afrontar el frío y la lluvia que se avecina. Un buen mantenimiento hará que vaya como un reloj y no te deje tirado a las primeras de cambio. Además de seguir rigurosamente las indicaciones del fabricante respecto al mantenimiento periódico, ten en cuenta varios puntos:



  • Vigila el estado de la batería, reemplazándola si es necesario. Una buena compra es un cargador, te servirá para tenerla al día. No está de más que mantengas engrasados los bornes.
  • En caso de que tu moto posea refrigeración líquida, rellena con líquido anticongelante de cara a las bajas temperaturas.
  • Controla además el estado del aceite (sufre mucho con los grandes cambios de temperatura) y del fluido hidráulico de los frenos, fundamentales para el aporte extra de seguridad que vas a necesitar con el firme deslizante.
  • Siempre es importante que mantengas los neumáticos en buen estado, pero además, con lluvia, vas a demandar aún un agarre superior. No escatimes en este apartado.
  • Si tu scooter o motocicleta posee cadena, engrásala (sin pasarte) con mayor frecuencia, para combatir el óxido generado por la humedad.
  • Mantén limpia tu moto evitando la entrada de suciedad en partes móviles.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

Accesorios

Conoce todo el equipamiento retro y vintage de Dainese

Visitamos la Dainese Store de Madrid para que conozcas, en vídeo, la gama retro que Dainese pone a...

Nace Dainese Settantadue, una nueva marca de accesorios para el motorista

Nace Dainese Settantadue, una nueva marca de accesorios para el motorista

La nueva marca lanzada por el Grupo Dainese conjuga el amor por la innovación y la investigación...

Garibaldi Heritage, la chaqueta de toda la vida

Garibaldi Heritage, la chaqueta de toda la vida

En plena euforia de la corriente retro, firmas como Garibaldi, con un enorme respaldo histórico,...

FUCHS Silkolene, el aceite para tu moto clásica

FUCHS Silkolene, el aceite para tu moto clásica

FUCHS Silkolene pone a disposición de sus usuarios su amplia gama de aceites para motores clásicos...

anteriorsiguiente